Luchas jornaleros

Huelga de jornaleros.

Mientras se enfrentan jornaleros y patronos, las grndes superficies ponen el precio y hacen caja.

0
0 votos
27-01-2009
Publicidad
El pasado domingo los jornaleros de Córdoba se manifestaban en la puerta de la sede de la patronal Asaja debido a la paralización en la que se encuentra la negociación del nuevo convenio. Es el punto de partida de una huelga general indefiida.
Sindicatos y patronal están frontalmente enfrentados, lo que produjo la agresión a uno de los representantes de Asaja. Si bien el convenio no ha variado apenas desde el año 60 en el que se redactó, es necesaria la unidad de ambos colectivos, ya que el enemigo es común.
Los agricultores se enfrentan a unos precios en ocasiones por debajo del coste, mientras que al consumidor le llega incrementado, en ocasiones, hasta un 1000%, incremento injustificado ya que requiere una manipulación mínima. El grueso del precio final en consecuencia, son beneficios de las grandes superficies.
Grandes superficies como Carrefour, Mercadona y Eroski  son en gran medida las responsables de este aumento, facturando el 49% del total, frente a los 900 000 agricultores y cerca de 4 000 entidades de todo el país.
Por esto es necesario la unidad de acción y de lucha frente al enemigo común. Si bién hay que pelear por una negociación del ya antiguo convenio, en los precios pagados en origen podemos ver una trayectoria igual de estranguladora, ya que mientras se bajan los precios al que produce, se le suben al que consume. Por tanto la situación es muy similar y el camino para solucionar ambos problemas pasa por un frente común.
La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía, presentaba el pasado mayo del 2008 unas medidas que podrían ser la línea de lucha a seguir. Estos exigen una ley de márgenes comerciales frente a los abusos de las grandes distribuidoras a los productores y al ciudadano que compra el producto.
La lucha de la negociación del convenio de los trabajadores del campo debe unirse en ese sentido a la de los pequeños agricultores frente a las distribuidoras ya que no es posible el uno sin el otro, son ambos consecuencias de un mismo mal. Y si el camino que se toma es el de dividir, los únicos que saldrán tremendamente beneficiados son las distribuidoras, que son las que mientras esto sucede hacen caja.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad