Música

La 33: "Gózalo"

Por las calles por las que paseaba Jorge Eliécer corre un nuevo alzamiento nacido en el convento de San Juan Evangelista

0
0 votos
27-01-2009
Publicidad
En 1933 en el antiguo resguardo indí­gena de Pueblo Viejo, en el Distrito Capital de Bogotá, el empresario Oswaldo Buckie y el arquitecto Herrera Carrizosa emprendieron la construcción de la actual Teusaquillo, la localidad número 13. Al igual que Chapinero y La Soledad, Teusaquillo rezuma tudor en sus arcadas en punta con blasones que recuerdan "la jay" - la élite - que allí­ residí­a en los años 40. En 1933 en el antiguo resguardo indí­gena de Pueblo Viejo, en el Distrito Capital de Bogotá, el empresario Oswaldo Buckie y el arquitecto Herrera Carrizosa emprendieron la construcción de la actual Teusaquillo, la localidad número 13. Al igual que Chapinero y La Soledad, Teusaquillo rezuma tudor en sus arcadas en punta con blasones que recuerdan "la jay" - la élite - que allí­ residí­a en los años 40.
El mismísimo Jorge Eliécer Gaitán vivía allí, digamos que entre la 26 y la 45. Todavía hoy se recuerda el inmediato alzamiento popular – El Bogotazo – que sucedió a su asesinato. Espontáneo, masivo y unitario, hasta los oficiales armaban a la multitud en las comisarías de policía.
 
Al mismo tiempo y en el mismo año de 1948 Benigno Holguín funda la primera escuela de salsa en el barrio de Sucre de Cali, La Comparsita. Y corrió como la pólvora… Gaitán, El Caney, 12 de octubre, Mariano Ramos, La Fortaleza… barrios con sabor salsero al pie de las escaleras de cualquier casa.
 
Medio siglo después, en el mismo tramo por el que paseaba Jorge Eliécer, en la calle 33 nació un de las mejores orquestas del momento; La 33. EL 3 de Mayo del 2003 los hermanos Mejía dieron a luz al retoño con una pléyade de padrinos de rigor: Cipriano Rojas (conga), Diego Sánchez (bongo), Juan David Fernández (timbales), Roland Nieto (trompeta), Juan Felipe Cárdenas (saxo), José Miguel Vega (trombón), Vladimir Romero (trombón), David Cantillo (voz) y Guillermo Celis León (cantante).
 
Con inspiración en el jazz, el rock, el reggae y el ska, este ejército del son renombra un estilo que nunca existió, y que sin embargo tantas son las madres merecidas que tiene: montuno, guaracha, guaguancó, mambo, chachachá, la plena, bomba, yambú-columbia, bogaloo…
 
Cuba, Colombia y Puerto Rico se visten de gala para aplaudir a la joven orquesta. Entraron por una puerta chiquita y de la mano de la ”Pantera Mambo” se dieron a conocer arrastrando pies pareados y descoyuntando caderas. A sombrero quitao del mismísimo Chucho Valdés, La 33 ha editado 2 discos de éxito rotundo; “La 33” y “Gozalo”.
 
Cuentan con su propia productora independiente y así desparraman son colombiano por todo el mundo. En las calles por las que sangró el Bogotazo corre un nuevo alzamiento nacido, en esta ocasión, en el convento de San Juan Evangelista de la calle 33. 
 
Hace un año extendieron el malevaje en el Festival de Cali para dejar claro como suena la salsa a pie de escalera. La crítica se rindió.
 
El 2 de noviembre causaron conmoción en el WOMEX 2008 en Sevilla capital y el 21 del mismo mes despidieron en Cali la gira que les ha llevado por media Europa y parte de Japón. Y así estamos, a la espera… 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad