Director de Campañas de Greenpeace España

Entrevista a Mario Rodrí­guez

"Cuando lo que está en cuestion es el modelo no solo financiero sino de desarrollo en general, lo que subyace es que este modelo está fallando"

0
0 votos
26-01-2009
Publicidad
 Mario Rodrí­guez
Mario Rodrí­guez
¿En qué medida está afectando la crisis mundial al medio ambiente?
 
Que la crisis está afectando al medio ambiente y a la naturaleza es claro, como está afectando a otras facetas de la vida.
 
Lo que creemos es que puede afectar positivamente en vez de negativamente, es decir, cuando lo que está en cuestión es el modelo no solo financiero sino de desarrollo en general, lo que subyace es que este modelo está fallando, y las primeras medidas que se están tomando han sido de “no vamos a tomar las medidas de reducción de emisiones” “vamos a mantener el sistema basado en energías sucias para mantener el empleo…”.
 
Si realmente lo que queremos es salir de la crisis hay que cambiar de modelo y buscar un acercamiento a la naturaleza por motivos incluso egoístas; van a generar más empleo, va evitar migraciones masivas como las de poblaciones de la zona del Magreb a Europa, o en China debido a la construcción de presas hidroeléctricas…
 
Toda destrucción de la naturaleza produce un drama social, humano y económico en las zonas afectadas que a veces no se conoce.
 
¿Y en España?
 
En el caso de España se está produciendo algo parecido. España es un país puntero en energías renovables, pero hay un cierto relentizamiento porque se piensa que genera menos riqueza que otros sistemas tradicionales, y es falso. Se ha renunciado a la política del agua y volvemos a sistemas obsoletos de más trasvases a la costa para mantener un modelo de construcción especulativo que ha fracasado estrepitosamente en el pasado.
 
Hay una oportunidad para cambiar. Hay que buscar un nuevo modelo energético y una nueva gestión del agua que garantice el suministro, pero que no garantice la especulación.
 
Tenemos una visión optimista pero con los pies en el suelo. El empleo verde genera entre 5 y 7 veces más que los sistemas convencionales. España es líder en energías renovables y si cambiásemos el modelo los trabajadores serian fácilmente recolocables.
 
Un modelo diferente va a suponer más estabilidad, empleo y menos dependencia de 4 o 5 multinacionales. En España no hay empleo estable y, sin embargo, se puede dotar de mayor valor al medio rural; un sistema basado en pequeñas empresas que optimicen el interior del país, no solo la costa que está muy machacada y diversificar más la riqueza
 
Los últimos datos dicen que los incendios se han reducido un 50% del 2007 al 2008, pero esto coincide con la reducción del 50% de la construcción y este año será un 20% de lo que se construía en el 2007…
 
El dato es positivo, sin embargo los grandes incendios, estos que dicen que son de más de 500 hectáreas, son cada vez más virulentos y más difíciles de controlar, muy vinculados al cambio climático y las condiciones extremas que estamos sufriendo.
 
Uno de los grandes problemas es que la investigación de causas no esta muy madura. Se investigan y se esclarecen las que están asociadas a negligencias, quemas de pastos, rastrojos, chispas de ferrocarriles, el ocio… pero las que quedan sin esclarecer son muchas todavía, estamos hablando de un 40% o 50%.
 
En los años 80 y 90 veíamos un vinculo directo cerca de las zonas costeras y las grandes ciudades, se quemaba para degradar el entorno y construir, esto era muy típico en las zonas de pinares de Andalucía, en la zona de la Comunidad Valenciana, Murcia… esto ahora no se da pero no porque hayamos mejorado, sino por los convenios que hacen los ayuntamientos con las constructoras a cambio de dinero, hacen inútil el incendio porque el ayuntamiento cede el terreno sin necesidad de que sea degradado, o si una zona protegida lo dificulta pues se descataloga en el Parlamento Autonómico.
   
Pero tampoco hay política centralizada en cuanto al cuerpo de bomberos…
 
Este es un problema en cualquier materia ambiental. Estas competencias fueron las primeras que se cedieron a las Comunidades Autónomas y se incluyeron en la legislación nacional básica de manera que homogeneizase a las Comunidades Autónomas en materia de medio ambiente.
 
Al asumir tan rápido las competencias cuando un incendio trasciende de una Comunidad ya es competencia estatal. Sí hay un mecanismo de coordinación del Estado, pero son mecanismos muy lentos donde no están claras la cadena de decisiones y esto en el momento de un incendio es muy importante porque la primera media hora es básica para poder acabar con él.
 
Luego además hay problemas de coordinación y celo profesional entre bomberos y agentes forestales por ver cuales son sus competencias en todo este maremagno.
 
¿No habría que acabar con la dependencia energética de España que es del 80% y en el caso de la energía nuclear el 100%?
 
Coincidimos. En el ámbito de las energías sucias la dependencia es total, y en el ámbito de la energía nuclear dependemos al 100%, tanto en tecnología como en materias primas que hacen falta para ponerlas en marcha.
 
Nos están vendiendo la energía nuclear como la solución a la dependencia energética, sobre todo cuando aparecen esos problemas con el gas en Ucrania, sin embargo España no depende del gas ucraniano, depende del argelino. En energía solar hemos superado a Alemania, somos líderes mundiales, podríamos ser no solo líderes mundiales sino garantizar su independencia, la doble faceta, podríamos liderar el aspecto energético y no depender.
 
Nosotros hace años que pusimos sobre la mesa la posibilidad de un escenario en el que no se dependiera de las energías sucias, y depender de las energías de aquí al 2050. Salió que si, desmitificamos el absurdo y ahora lo que hace falta es la voluntad política.
 
¿Cuáles son las exigencias para la reunión en Copenhague del Protocolo de Kioto?
 
Este año nos la jugamos, es un momento histórico que afecta al norte y al sur, a los ricos y a los pobres, no se puede poner barreras.
 
Hay que reducir de forma drástica las emisiones, en dos periodos, de aquí al 2020 y hasta el 2050, entre un 30% y un 80% gradualmente en los países industrializados. También los emergentes deben contribuir, siempre y cuando haya transferencia tecnológica.
 
Los bosques son ahora mismo uno de los principales sumideros de CO2, y proponemos un fondo internacional en el que los países contribuyan económicamente generando desarrollo basado en un modelo sostenible que no se base en la deforestación de esos bosques, se pueden extraer recursos pero no de forma que desaparezcan.
 
El cambio de la presidencia norteamericana introduce un factor que todavía no sabemos hacia donde va a ir. Es fundamental que EEUU, China, India y Brasil muevan ficha porque son los grandes emisores. Y la UE, que hasta ahora ha ejercido el liderazgo, debe ser más clara y más valiente, y no debe dejar de tomar la decisión, aunque sea unilateral, de reducir un 30% de emisiones para el 2020.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad