EE UU bombardea Pakistán

Primer ataque con misiles en Pakistán de la "era Obama"

Se trata de los primeros ataques de este tipo desde la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

0
0 votos
24-01-2009
Publicidad
Aviones no tripulados armados con misiles son usados por fuerzas estadounidenses en la región Aviones no tripulados armados con misiles son usados por fuerzas estadounidenses en la región
Veinte personas murieron y un número indeterminado quedaron heridas en dos ataques con misiles lanzados hoy por aviones estadounidenses en el cinturón tribal pakistaní­ fronterizo con Afganistán.

Se trata de los primeros ataques de este tipo desde la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La frecuencia de los ataques de fuerzas de EEUU destacadas en Afganistán contra supuestos objetivos de la insurgencia en la franja tribal pakistaní­ que bordea con ese paí­s se ha incrementado en los últimos meses, tras la llegada al poder del presidente Asif Alí­ Zardari.

Frustradas por la insurgencia talibán en el vecino Afganistán por parte de combatientes pakistaní­es y temerosas de un reagrupamiento de Al Qaeda, desde comienzos de septiembre las tropas estadounidenses han intensificado los ataques con misiles con aviones no tripulados, dijeron fuentes de seguridad.

Aviones no tripulados armados con misiles son usados por fuerzas estadounidenses en la región, aunque Washington raras veces confirma ataques con esas aeronaves. Pakistán no cuenta con aviones de ese tipo.

Estados Unidos ha realizado más de 30 ataques con misiles en el interior de Pakistán desde agosto del año pasado, una andanada considerada como una muestra del malestar de la Casa Blanca respecto a los esfuerzos de Islamabad por controlar a los grupos extremistas que, de acuerdo con Washington, son culpables de la violencia en Afganistán.

Pakistán ha condenado la violación de su soberaní­a argumentando que los ataques alimentan la violencia contra Estados Unidos y socavan sus intentos de reunir el apoyo de la opinión pública a su campaña contra el extremismo.

Las ví­ctimas de los ataques aéreos y las acciones coordinadas por el ejército pakistaní­ en las Áreas Tribales son sus empobrecidos pobladores, que comenzaron a huir a Peshawar y otras localidades del paí­s.

Soldados pakistaní­es y estadounidenses desarrollan una estrategia de "yunke y martillo" contra Al Qaeda en las Áreas Tribales, pero con escaso éxito, mientras proliferan los "daños colaterales", es decir civiles muertos y heridos y destrozos materiales.


Pakistán y Afganistán son dos Estados multiétnicos frágiles. De manera irónica, al ignorar los factores étnicos y definir su lucha contra los yihadistas en términos militares, EEUU está ayudando sin darse cuenta a al-Qaeda y a los talibán a conseguir el liderazgo del nacionalismo pastún.

La Casa Blanca, tras el fracaso de su plan A en Afganistán, que consistí­a en crear un gobierno central afí­n y fuerte, capaz de establecer la seguridad en lo que iba a ser nuevo bastión del Occidente en las fronteras de China, Rusia e Irán

Lanza el plan B que propone desmembrar a Afganistán y Pakistán y convertir a la India en su nuevo aliado. En el 60 aniversario de su independencia, mientras India emerge, Pakistán corre el riesgo de ser sacrificado por Washington.


El asesinato de Benazir Bhutto, la única lí­der de carácter nacional, la posterior destitución del rebelde Musharraf y el establecimiento de un gobierno central sin autoridad y control sobre los territorios federales, que además no goza precisamente del apoyo del cerca del 70% de una población empobrecida, podrán acabar con el mapa actual de este paí­s.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad