827.000 familias españolas, casi el doble que en 2007, tienen a todos sus miembros en paro

Abandonados a su suerte

Zapatero obliga a los 3,2 millones de parados, o a las 827.000 familias con todos sus miembros desempleados, a cotizar obligatoriamente al fondo de rescate bancario de 250.000 millones de euros

0
0 votos
24-01-2009
Publicidad
Casi un millón de familias (827.000) tienen a todos sus miembros en el paro. Una cifra que se ha incrementado ¡un 87%! durante el pasado año. En 2008 las familias donde el desempleo alcanza a todos los miembros aumentaron en 385.000. Y, por el contrario, el número de hogares donde todos trabajan descendió en 596.300.
 (EFE)
(EFE)
Casi un millón de familias (827.000) tienen a todos sus miembros en el paro. Una cifra que se ha incrementado ¡un 87%! durante el pasado año. En 2008 las familias donde el desempleo alcanza a todos los miembros aumentaron en 385.000. Y, por el contrario, el número de hogares donde todos trabajan descendió en 596.300.
Pero las cifras pueden ser todavía peores. Sólo el último trimestre, el número de hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentó en 189.100 respecto al trimestre anterior. De seguir esta tendencia, el número anual habría ascendido a 756.400 –casi el doble de los datos globales de 2008-. Esto es lo que nos espera en 2009.
Esta cifra se une a la de los 900.000 parados que no cobran prestación alguna. Un número que, en la medida que la crisis se agudice y los parados de larga duración aumenten, se incrementará en 2009.
Es decir, el número de familias sin fuente de ingresos ninguna, puede ascender a varios cientos de miles. Hogares que, a pesar de esto, deben seguir pagando la cuota de la hipoteca, el alquiler, las facturas, los créditos...
La vicepresidenta del gobierno, Fernández de la Vega, ha afirmado que “el Gobierno vigilará la situación de los hogares con todos sus miembros desempleados para cumplir con el compromiso de no abandonar a nadie a su suerte”.
Pero la realidad es que el número de impagos, desahucios, o incluso familias que se ven obligadas a depender de Cáritas para subsistir, aumenta vertiginosamente.
“No abandonaremos a nadie a su suerte”. Esta declaración de intenciones puede traducirse en alguna de las inocuas medidas –desde los 400 euros al aplazamiento de pago de hipotecas, incumplido por los bancos- del gobierno de Zapatero.
La política social que anuncia de la Vega se parece cada vez más a la caridad y beneficencia de las damas de acción católica. Mientras Solbes anuncia una futura reducción de las pensiones en un 30%, y Corbacho comienza a lanzar globos sonda sobre las dificultades para mantener las prestaciones por desempleo en los niveles actuales si la crisis perdura.
Eso sí, con la banca, el gobierno de Zapatero actúa con una contundencia desconocida, obligando a los 3,2 millones de parados, o a las 827.000 familias con todos sus miembros desempleados, a cotizar obligatoriamente al fondo de rescate bancario de 250.000 millones de euros pagados con fondos públicos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad