Energí­as renovables

Biomasa

Un concepto de antaño para la ecologí­a del futuro

0
0 votos
23-01-2009
Publicidad
En la actualidad se ha aceptado la biomasa como un tipo de energí­a renovable, basado en la combustión optima de materia orgánica formada por ví­a biológica Las plantas son biomasa vegetal que almacenan energí­a solar durante su crecimiento por medio de el ciclo de fotosí­ntesis. En la actualidad se ha aceptado la biomasa como un tipo de energí­a renovable, basado en la combustión optima de materia orgánica formada por ví­a biológica Las plantas son biomasa vegetal que almacenan energí­a solar durante su crecimiento por medio de el ciclo de fotosí­ntesis.
Esta biomasa si es utilizada dentro de un ciclo de producción –utilización es un recurso energético renovable y respetuoso con el medio ambiente.
La combustión de biomasa no contribuye al efecto invernadero porque el carbono que
libera es el mismo que la planta usó para su desarrollo por lo cual al quemarse el vegetal libera carbono el mismo que usa otro vegetal para desarrollarse este ciclo se denomina neutro.
Actualmente, la contribución de biomasa  a la necesidad de energía primaria esta muy por debajo del potencial disponible.
No obstante la utilización de combustibles vegetales para sistemas de calefacción domestico industrial han experimentado un gran desarrollo y han alcanzado niveles de eficiencia fiabilidad y confort iguales o superiores a los sistemas tradicionales de gas y gasóleo.
Utilizar biomasa para la calefacción o el agua caliente es doblemente beneficioso, es un recurso que se renueva a diario y económico, los combustibles vegetales cuestan mucho menos que los fósiles.
Desde Energial empresa dedicada a las energías renovables se nos comenta que el este tipo de energía avanza lentamente pese a que los sistemas de calderas llegan a rendimientos térmicos superiores al gasóleo, el desconocimiento y la falta de una información plural sobre suministradores de  combustibles hace que el posible usuario desconfié de instalar estos sistemas decantándose en muchos casos por los sistemas de siempre electricidad, gas o gasóleo.
Nos comentan también que en estas calderas se encuentran potencias desde 25kW para usos domésticos o de varios miles para comunidades o uso industrial, otra característica de estas calderas es el riesgo ya que el almacenamiento del combustible es sencillo siendo nulo el riesgo en caso de fugas o derrames.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad