Goya Mejor Pelí­cula, Mejor Dirección, Mejor Guión Original por "Camino"

Entrevista a Javier Fesser

"Rotundamente, la pelí­cula es una historia de amor. Del amor de una niña de 11 años, platónico ,el primer amor, el que mueve montañas, transparente, que no pide nada a cambio."

0
0 votos
02-02-2009
Publicidad
 (efe) "Camino" Mejor Pelí­cula en  el XIV Premio Cinematográfico José Marí­a Forqué
(efe) "Camino" Mejor Pelí­cula en el XIV Premio Cinematográfico José Marí­a Forqué
Acabas de ganar el Premio José María Forqué a la mejor película del año, que es el premio de los productores. ¿Antesala del Goya?
 
No tengo ni idea. Valoro el presente, no el futuro. Es un premio valioso
 
Tú te diste a conocer con “El milagro de P Tinto”, una película de éxito y muy premiada. Después vino “Mortadelo y Filemón, que conectó también muy bien con el público. Y después un trabajo menos conocido, “Binta y la gran idea” rodada en Senegal y por la que estuviste nominado al Oscar. Háblanos un poco de ella.
 
Tuve la suerte de participar en un proyecto con Unicef sobre los niños africanos. Fue una gran experiencia, aprendí mucho cinematográfica y vitalmente. Me unió a África... desde entonces voy muy a menudo. Me hizo interesarme más por lo que me rodea, no sólo a lo que está en mi cabeza. Intentar dar luz a lo que no la tiene.
 
Y ahora, “Camino”, una película de tema inusual: la historia de una niña de 11 años con un cáncer terminal, rodeada de una familia del Opus Dei, basada en un caso real y cuya protagonista está ahora en proceso de beatificación. Ahora sabemos que ha triunfado en taquilla y tiene 7 nominaciones a los Goya, pero en principio era una apuesta fuerte, un riesgo, ¿no?
 
El riesgo es fundamental para la creatividad, lo necesita. La historia me conmovió desde el principio, y entendí que necesitaba un tono distinto a las anteriores, de sentimientos, muy humana.
 
Has comentado que “Camino” es una historia de amor. Explica un poco eso
 
Rotundamente, es una historia de amor. Del amor de una niña de 11 años, platónico, el primer amor, el que mueve montañas, transparente, que no pide nada a cambio. La película está basada en hechos reales, he querido transmitir emociones en ella, amor y dolor, vida y muerte, luz y oscuridad...
 
Se la has dedicado a los niños objeto de causas abiertas de beatificación. Decías que se les utiliza para dar sentido al discurso de quienes les rodean.
 
Aunque me documenté sobre varios casos de niños, yo se la he dedicado a Alexia González Barros. Sin ella la película no existiría.
 
Quise contar la historia de uno de esos niños como creo que la verían ellos; siempre son casos contados por terceras personas, y siempre se repite lo mismo: la imagen del niño sufriente, candidato a la canonización. Yo he querido dar otra visión.
 
Te han acusado desde algunos sectores del Opus Dei de tergiversar la memoria de Alexia. Sin embargo, el tratamiento en la película a Camino no puede ser más respetuoso y cariñoso. ¿Por qué esa reacción?
 
Yo adoro a mi personaje, estoy enamorado de ella, a película es un acto de amor a esa niña. No sé si esos que dices sienten por ella esa misma adoración.
 
La escena de la muerte, en la que hay un aplauso de todos los presentes, ese homenaje tan sorprendente, y sin embargo a ellos les ha causado tanta indignación...
 
No me creo nada. Esos comentarios que hacen son cosas que pasan cuando se habla de una película sin haberla visto.
 
Has sacado lo mejor de dos actrices muy distintas, ambas nominadas. Nerea Camacho, una, actriz novel de 12 años, y la otra, Carmen Elías, una veterana que hace uno de los mejores papeles de su vida. Háblanos del trabajo de ellas y de los demás actores.
 
Hemos trabajado con personajes que son de verdad, muy creíbles. El casting de Luís S Narciso ha sido un acierto. El nivel de interpretación ha sido muy alto, nos ha permitido dibujar pinceladas y sutilezas sobre los personajes, que han quedado preciosos. Efectivamente, Carmen y Nerea son muy distintas, son la inexperiencia y la experiencia respectivamente. Las dos han dado lo mejor de sí. Sobre todo el trabajo con Nerea ha sido una gozada, una niña de 12 años que nunca ha hecho nada, y que es una gran actriz. Inviertes un esfuerzo que luego se te devuelve con creces en una interpretación magistral.
 
Desde el principio has trabajado con tu propia productora, Pendelton. De ella han salido todos tus trabajos. ¿Una declaración de independencia?
 
Absolutamente. Es muy importante. Poder controlar lo que estás haciendo. No me veo de director contratado. Para mí es fundamental poner en marcha un proyecto y dirigirlo desde el principio hasta el final.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad