SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Después de Morsi, consecuencias geopolí­ticas

Asia Times (Hong Kong)

5
1 votos
06-07-2013
Publicidad
http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/MID-05-030713.html http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/MID-05-030713.html

La decisión del ejército egipcio de lanzar un ultimátum a Mohamed Morsi ha sido criticado por los partidarios del acosado presidente como un intento de golpe de Estado ilegal para destronar a un líder elegido democráticamente. Después de que varios ministros del gabinete renunciaran en una expresión de solidaridad con los manifestantes en la plaza Tahrir que buscan poner fin a su mandato, un acuerdo sustancial para "compartir el poder" parece la única vía de Morsi para evitar un choque con los militares y su inevitable expulsión.

Un golpe militar en Egipto obligaría a la mayor nación del mundo árabe a una nueva e incierta fase de la crisis política con ramificaciones geopolíticas claras. La lista de preguntas pendientes de responder es larga, e incluye preocupaciones por la duración del gobierno militar y la rapidez con que la transición a otro gobierno civil podría llevarse a cabo a través de unas elecciones, ¿cómo responderán los seguidores de Morsi, y cuál será el nivel probable de violencia tras el golpe de Estado? Por último, ¿qué ajustes de política exterior hará el ejército egipcio después de derrocar Morsi?

Es instructivo examinar la política exterior de Morsi durante el experimento (de corta duración) de ajuste de la agenda de la política exterior de Egipto de los Hermanos Musulmanes. Desde el principio, Morsi trató de adoptar una línea "independiente" y dio a conocer a las potencias occidentales de que el pasado de avergonzada obediencia a sus intereses había terminado. Egipto estaba dispuesto a actuar de acuerdo a sus propios intereses.

Fue la búsqueda de esta nueva orientación lo que llevó a Morsi a Teherán en agosto pasado para participar en la Cumbre de Países No Alineados, ocasión que aprovechó para expresar su solidaridad con el pueblo sirio en lucha contra el régimen de Assad, y para proponer un "cuarteto de Siria", incluyendo a Irán, Turquía y Arabia Saudita. Los saudíes nunca mostraron interés en esta propuesta y boicotearon la reunión del Cuarteto en El Cairo el año pasado. Tampoco los saudíes o los qataríes, dos principales financiadores de El Cairo, dieron nunca la bienvenida inicial a la idea de Morsi de jugar con un acercamiento diplomático con la República Islámica.

En consecuencia, atrapado entre las prioridades en conflicto, Morsi desechó un acuerdo para el establecimiento de vuelos directos entre Teherán y El Cairo, o la facilitación de los requisitos de visado para los turistas iraníes, y retrocedió lentamente en la idea del cuarteto en favor de la línea dura frente a Siria favorecida por Arabia, lo que se reflejó en su decisión el mes pasado de cerrar la embajada siria en El Cairo, coincidiendo con un préstamo generoso de Arabia a Egipto.

Con respecto a Israel y el futuro de las relaciones árabe-israelíes, a pesar de la promesa de mantener los acuerdos de Camp David y el cierre de los túneles fronterizos excavados por los palestinos encerrados en Gaza, Morsi nunca fue capaz de asegurarse la confianza estadounidense-israelí sobre sus intenciones. Él siempre fue considerado con la sospecha de que su intención era consolidar su poder antes de volverse en contra de los acuerdos, que los Hermanos Musulmanes habían denunciado en el pasado como una traición. Sin duda, la caída de Morsi será visto como el inicio de una política exterior más adecuada para Washington y Tel Aviv, cuyos líderes temieron las señales positivas de Morsi hacia Irán y su enfoque de la política exterior.

Por lo tanto, en retrospectiva, y suponiendo que el destino de Morsi haya sido sellado el fin de semana lo que todas las señales indican, su año de presidencia probablemente será considerado por los historiadores del futuro como un intento de corta duración en la reorientación de la política exterior encaminada a elevar el papel de Egipto como un actor regional independiente –y que fue atrapado tanto por el dilema de lealtades en conflicto, como por el hecho de que su cercamiento a los iraníes chiítas tenía sentido en el plano geopolítico, pero no en la línea de falla que divide a chiítas y sunitas.

A su vez, esto condujo a políticas incoherentes que al final no satisficieron a nadie y se vio agravada por la falta de habilidad diplomática y la incapacidad para negociar duro y sacar provecho de Morsi.

A partir de ahora, un Egipto post-Morsi probablemente se integrará más firmemente en el campo conservador liderado por Arabia, tomará un papel más activo frente la crisis en Siria, proporcionará mayor seguridad a Israel y pondrá a descansar las preocupaciones de EE.UU. e Israel sobre cualquier reajuste regional, en otras palabras, una restauración "termidoriana" del status quo en la política exterior a favor de las recalcitrantes fuerzas armadas egipcias.

Por supuesto, este desarrollo en Egipto es la antítesis de los intereses de Irán, Siria y Hezbolá en el Líbano, por no hablar de Hamas en los territorios palestinos ocupados, y libera las manos de los israelíes aún más con respecto a su actual política de expansión de los asentamientos, su desprecio por el proceso de paz en Oriente Medio, y el estrangulamiento de Gaza. De hecho, mirando el discurso los israelíes sobre el "Gran Medio Oriente" se hace evidente que un Egipto independiente y seguro de sí mismo nunca formó parte de su ecuación. Naturalmente, ellos y sus patronos estadounidenses prefieren un Egipto dócil y no problemático que simplemente siga a pies juntillas su línea, tal como lo hizo durante décadas antes de los tumultos de la primavera árabe en 2011. Pero ahora, con la 'caída' de Egipto desde el dominio de la hegemonía estadounidense al provocarse una detención de su desarrollo, la gran pregunta es cómo hará frente un régimen golpista en Egipto a los poderosos sentimientos que llevaron a Morsi al poder hace exactamente un año.

Sin duda, la eliminación por la fuerza de un gobierno elegido democráticamente estigmatizará a los golpistas y sus partidarios occidentales (a la luz de la discreta luz verde americana). Lo más probable es que en lugar de restaurar la estabilidad arrojará Egipto en el seno de un mayor caos y represión, lo que refleja el aumento de la violencia étnica y sectaria.

El hecho de que la oposición fuera capaz de reunir una gran manifestación en las calles de El Cairo no es suficiente para un cambio de régimen, al igual que las protestas masivas en la plaza Taksim de Estambul no han sido interpretados por ninguna persona, el ejército turco y las potencias occidentales, como prueba suficiente de que el primer ministro del país se deba ir. Egipto, después de todo, tiene un presidente constitucionalmente elegido, su derrocamiento por el ejército citando el poder de "la gente" en la calle sería una burla de los principios democráticos.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS