SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

AT&T-Telefónica: las empresas españolas baratas y en el punto de mira

Capital Madrid

5
1 votos
25-06-2013
Publicidad
http://www.capitalmadrid.com/2013/6/25/0000030174/atttelefonica_las_empresas_espanolas_baratas_y_en_el_punto_de_mira.html http://www.capitalmadrid.com/2013/6/25/0000030174/atttelefonica_las_empresas_espanolas_baratas_y_en_el_punto_de_mira.html

El castigo sufrido por las empresas españolas que cotizan en el mercado de valores, reflejado en que su valor en bolsa es inferior al valor de sus activos en libros, es lo que ha despertado el apetito de inversores como el de la compañía estadounidense AT&T por hacerse con el control de Telefónica, lo que ha revolucionado la corrala del Ibex 35 pese a ser un acontecimiento esperado por la mayoría de los analistas nacionales y extranjeros con conocimiento del funcionamiento de los mercados. El nunca confirmado intento de Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA) de la multinacional estadounidense sobre la empresa española, no es sino el comienzo de un proceso típico de las primeras fases de la anunciada reactivación económica, aunque también refleja el interés de las grandes multinacionales por una economía que es la cuarta de la zona euro y por un país con más de 45 millones de habitantes o consumidores.

España está barata y por tanto, está en venta como consecuencia de la caída experimentada en bolsa en los últimos cinco años y sus cotizadas están, como se dice vulgarmente, a tiro de OPA.

Una buena parte de las empresas que integran el selectivo de la bolsa española, a tenor de su capitalización, resultan una ganga y ello no pasa desapercibido para ningún analista que se precie, aunque éste viva en el más recóndito rincón del mundo y por ello, muchas de ellas son susceptibles de ser "opadas".

Capitalización bursátil en mill.€

2007 2013

Inditex 31.000 61.000

Santander 94.000 57.000

Telefónica 110.000 47.000

BBVA 64.000 37.000

Iberdrola 52.000 27.000

Repsol 31.000 22.500

Por eso, la sorpresa que parece conmocionó al mundo financiero español de que un numero 1 mundial estuviera dispuesto a lanzar una OPA sobre la gran operadora española, no de deja de ser una ficción, en la medida en que era algo esperado y que puede producirse en el corto/medio plazo con otras, ya que son muchas las multinacionales extranjeras y los distintos fondos de inversión en busca de escenarios que puedan reportar atractivos dividendos a sus inversiones y que además cuentan con liquidez suficiente y capacidad de endeudarse a tipos muy bajos para iniciar este tipo de operaciones corporativas.

Hasta ahora la actividad corporativa de las multinacionales en España se ha mantenido muy baja por las dudas de los inversores en relación con la deuda soberana y por los problemas de financiación a que se tienen que enfrentar los inversores españoles dada la nada generosa política crediticia existente en España.

En un futuro relativamente corto, muchos bancos, como consecuencia de su obligada política de desapalancamiento, se van ver obligados a deshacerse de la mayor parte de sus participaciones empresariales en compañías del Ibex 35 como Telefónica, Iberdrola, Repsol, Abertis, BME, Mapfre o Indra y no parece arriesgado afirmar que estas compañías van a tener pronto otros compañeros de viajes distintos de los actuales y que éstos serán de capital extranjero, dada la ausencia de ahorro interno lo que hace inviable que muchas empresas españolas formen parte de esa especie de timba que muchos analistas vislumbran, aunque alguna está en disposición de participar en la partida.

Las oportunidades están ahí y la salida de la crisis comporta ese supuesto "sacrificio" que será demonizado por quienes consideran que todo ello puede suponer una pérdida de soberanía patria, aunque el gobierno no parece que esté en disposición de sobreactuar más allá de lo que le permite su papel en sectores fuertemente regulados como las telecomunicaciones o la energía, sectores en donde ningún inversor extranjero se atrevería a lanzar una OPA sin el beneplácito del ejecutivo de turno.

Han pasado, además, los tiempos de defensa numantina de OPAS como la librada hace unos años por Endesa, sociedad que llegó a desembolsar más de 70 millones de euros "en la defensa de los intereses de la empresa y de sus accionistas", según declaraciones de su entonces presidente Pizarro, ante las OPAS de Gas Natural y de E.On.

Así las cosas, el telón de la nueva temporada de operaciones corporativas parece haberse levantado en España tras años de tedioso aburrimiento y el numero de cotizadas susceptibles de ser "opadas" supera los cálculos realizados por los expertos hace relativamente pocos meses.

Bajo unas condiciones razonablemente simples que se resumen en que tengan un elevado porcentaje de internacionalización; pertenezcan a sectores anticíclicos, tengan una valoración atractiva; un buen equipo directivo; alta generación de caja; fáciles de financiar con deuda, que se pueda reducir el importe de la inversión en capital; con crecimiento histórico y sostenible de ventas, el capital de muchas partes del mundo como China, Rusia o Emiratos Árabes aparecen en la lista de futuros inversores.

Y empresas con las condiciones demandadas por los grupos inversores hay muchas y de sectores, teóricamente marginados hasta ahora, como el de la construcción, compuesto por grandes constructoras presentes en mercados muy importantes en Latinoamérica y que están volviendo a abrir los mercados del Sudeste Asiático, zonas, todas ellas con mucho futuro y buenos crecimientos, lo que las hace especialmente atractivas.

Empresas atractivas en términos de precio/valor contable y que además reúnan las condiciones demandadas las hay también en sectores como el de la energía y la química, considerados como de oportunidad para llevar a cabo adquisiciones por parte de compradores estratégicos y financieros que sean capaces de soportar dificultades transitorias.

De igual manera, el mercado de consumo y la alimentación tiene un atractivo enorme para grupos inversores en busca de gangas y hoy por hoy, en el Ibex 35 y en el mercado continuo hay gangas que cotizan muy por debajo de los precios reales.

 

Post-it

OPA amistosa/ hostil.- Oferta pública de adquisición de acciones de una sociedad realizada con el beneplácito o sin él del Consejo de Administración de la misma.

OPA de exclusión.- Oferta pública de adquisición de acciones de una sociedad realizada con el fin de sacar a una sociedad de la Bolsa, ya sea con el beneplácito de su Consejo de Administración (OPA amistosa), o bien sin contar con su aceptación (OPA hostil). Al igual que sucede con cualquier otra oferta pública de adquisición, ha de ser comunicada a todos los accionistas públicamente, así como a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que será la encargada de realizar el control administrativo de la operación.

OPA obligatoria.- Cuando se presentan por el 100% de las acciones de la compañía a un precio equitativo y no pueden estar sujetas a ninguna condición. La legislación establece determinados supuestos en los que es obligatorio lanzar una opa, como para la toma de control de una empresa o la exclusión y reducción de capital.

Valor contable o Valor en libros.- Valor neto que presenta su contabilidad, esto es, el valor de sus recursos propios, o lo que es lo mismo el pasivo total menos el pasivo exigible. Indica el excedente de bienes y derechos sobre el total de deudas. Valor en libros es el capital contable dividido entre el número de acciones en el mercado, mientras que valor en el mercado es el valor que le da el mercado a la acción. En el valor de mercado entran las expectativas de los inversionistas, el número de acciones en circulación y el número de compra venta de la acción; entre otras cosas, es un precio más subjetivo.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS