SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

El gobierno alemán juega a los estí­mulos

Der Spiegel

5
1 votos
29-05-2013
http://www.spiegel.de/international/europe/german-government-to-test-stimulus-instead-of-austerity-a-901946.html http://www.spiegel.de/international/europe/german-government-to-test-stimulus-instead-of-austerity-a-901946.html

Wolfgang Schäuble sonaba casi como un nuevo converso ensalzando las maravillas del cielo a medida que elogiaba sus últimas conclusiones sobre el asunto de salvar el euro. "Necesitamos más inversión, y necesitamos más programas", anunció el ministro de Finanzas alemán tras una reunión con Vitor Gaspar, su homólogo portugués.

El papel que estaba interpretando el miércoles pasado era nuevo para Schäuble. El hombre que había mantenido persistentemente su imagen como un comisionado de la austeridad se volvía de repente un campeón del crecimiento. Si Alemania no logra desencadenar una recuperación económica, "nuestra historia de éxito no sería completa", dijo. Y para convencer incluso a los escépticos más recalcitrantes, añadió: "el gobierno alemán está siempre dispuesto a ayudar."

Después de tres años de crisis política, fue una impresión compartida por muy pocas personas en países como Portugal, España y Grecia. Son más propensos a asociar Schäuble y su jefa, la canciller Angela Merkel, con los mandatos de austeridad que han marcado el comienzo de las dificultades, privaciones y desempleo.

Sin embargo, una nueva forma de pensar ha tomado recientemente cuerpo en la capital alemana. A la luz de las nuevas cifras récord de desempleo entre los jóvenes, incluso los alemanes intransigentes se han dado cuenta de que es necesario actuar. "Si no actuamos ahora, corremos el riesgo de perder toda una generación en el sur de Europa", dicen personas cercanas a Schäuble.

Berlín está cambiando de actitud, a pesar de que su objetivo es seguir con su política de austeridad actual. El gobierno alemán ha destacado la consolidación presupuestaria y las reformas estructurales desde 2010, cuando Grecia estaba al borde de la quiebra. Berlín ha utilizado el argumento de que esta es la única manera de infundir confianza entre los maltratados inversores de los países endeudados y ayudar a que sus economías en crisis se recuperen.

Pero hoy, tras varias rondas de recortes, los políticos que habían salido a salvar el euro ahora deben mirar como las economías de los países enfermos del sur de Europa están de nuevo desplomándose mientras que el desempleo va en aumento.

Para volver a enfrentarse con el problema, Merkel y Schäuble están dispuestos a abandonar los férreos principios de su actual filosofía de rescate. En el futuro, tienen la intención de proporcionar asistencia directa para seleccionar los países afectados por la crisis en lugar de esperar a que otros países se unan o que la Comisión Europea tome la iniciativa. Para ello, están incluso dispuestos a enviar más dinero desde Alemania a las regiones con problemas e incorporar nuevas garantías en el presupuesto federal. "Queremos demostrar que no somos sólo los mejores ahorradores del mundo", dice un confidente de Schäuble.

Preocupaciones sobre la imagen y elecciones
El cambio de actitud del gobierno no es sólo un signo de generosidad y compasión. Más que nunca, la canciller y el ministro de Hacienda están preocupados de que con la obsesión de la austeridad la imagen de un Berlín tacaño, sin corazón, pueda consolidarse en toda Europa y hacer un daño político irreparable. Un país exportador que vende dos tercios de sus exportaciones a otros países de Europa no puede ser indiferente por su imagen en el extranjero, sobre todo cuando su gobierno teme que la crítica constante del Partido Social Demócrata (SPD) de centro-izquierda y el Partido Verde, alegando que está actuando como el sepulturero del euro y dividiendo a la UE, lo que podría afectar a la próxima campaña electoral.

Merkel y Schäuble esperan que su iniciativa podría ayudar al gobierno de coalición de Merkel entre su Unión Demócrata Cristiana (CDU) de centro-derecha, el partido bávaro hermano, la Unión Social Cristiana (CSU) y pro-empresarial Partido Liberal Democrático, a reparar sus divisiones. Esta vez, en lugar de actuar en oposición, los ministros del gabinete de los tres socios de la coalición están cooperando activamente.

El martes pasado, Schäuble envió una carta al ministro de Economía Philipp Rösler en la que proponía que los socios de la coalición actúen juntos. "Creo que también deberíamos ofrecer ayuda bilateral alemana", escribió, señalando que espera que este enfoque se traduciría en "el apoyo más rápido de acciones importantes con resultados visibles y psicológicamente efectiva en un plazo previsible."

Schäuble necesita la cooperación de Rösler, porque los ministerios de finanzas y economía son solidariamente responsables por el banco de desarrollo KfW, propiedad del gobierno. La institución con sede en Fráncfort ha de desempeñar un papel clave en el concepto alemán de crecimiento que los expertos de ambos ministerios han comenzado a redactar para España. Las empresas españolas sufren el hecho de que los bancos del país están prestando a sólo relativamente altas tasas de interés. Pero ya que es propiedad del gobierno alemán, el KfW puede pedir dinero prestado a tasas casi tan bajas como el propio gobierno. En el marco del plan de Berlín, el KfW pasaría una parte de este beneficio a la economía española en crisis.

Compartir los beneficios del bajo interés
Así es como se supone que el plan debería funcionar: en primer lugar, el KfW emitiría un préstamo mundial a su banco hermano español, el ICO. Para que luego el banco de desarrollo español use esos fondos para ofrecer préstamos de bajo interés a las empresas nacionales. Como resultado, las empresas españolas podrán beneficiarse de las bajas tasas de interés disponibles en Alemania.

Según los planes, Alemania también podría invertir unos 1.200 millones de euros en fondos de capital de riesgo que se podrían utilizar para apoyar nuevas actividades empresariales. Madrid espera que el programa generará un total de 3.2000 millones en nuevas inversiones.

Los acuerdos con España están destinadas a servir como modelo para una ayuda similar a Portugal e incluso Grecia. Qué tan altos van a ser los préstamos a estos países aún no ha sido determinado. "Van a ser nada despreciables", dicen los funcionarios del Ministerio de Hacienda. El gobierno alemán prevé un gasto total de miles de millones en el programa. Schäuble planea llevarlo al comité de presupuestos del parlamento alemán, el Bundestag, la próxima semana.

Esto es necesario debido a que el KfW se supone que debe servir como un agente del gobierno federal en lugar de actuar por su propia cuenta. Por esta razón, el gobierno federal va a respaldar el programa del KfW con garantías, las cuales requieren la aprobación parlamentaria.

En su carta a Rösler, Schäuble también sugiere que Berlín debería abogar por una relajación de las directrices sobre las ayudas a los países afectados por la crisis. Señala que Alemania ya adquirió una valiosa experiencia en este sentido durante el difícil período posterior a la reunificación, cuando se estaba desarrollando las áreas que alguna vez pertenecieron a la Alemania Oriental comunista. "Creo que la situación en algunos Estados miembros de la UE es, sin duda, comparable a la situación de Alemania en aquel momento", escribe Schäuble, e insta a Rösler para promover el plan en la reunión del Consejo de Competitividad de la UE el miércoles.

Si Rösler tiene éxito, unos 800 millones de euros en financiación podrían ser liberados y puestos a disposición para la ayuda a Portugal, pero todavía están siendo bloqueados debido a problemas relacionados con la competencia.

¿Un mini Plan Marshall?
El hecho de que el ministro de Finanzas y el canciller estén de repente dispuestos a hacer las cosas que hasta ahora habían estado fuera de los límites, también tiene algo que ver con un expediente interno de la Cancillería desde mediados de mayo. La sede del gobierno había pedido a los ministerios que hicieran un balance del pacto de crecimiento de la UE, que fue aprobado en junio de 2012 para apoyar a los programas de austeridad. Los resultados debían, se supone, demostrar lo bien que la estrategia alemana de rescate estaba funcionando. Sin embargo, las conclusiones de los funcionarios sorprendieron incluso a los cálculos más optimistas incluso. En su informe está minuciosamente documentado que los países endeudados, especialmente aquellos que no han tomado ventaja de los programas de rescate de la UE, casi no han hecho ningún progreso en cuanto a las reformas necesarias.

Dado que no tenían otros éxitos que reportar en su estudio, los autores incluyeron elementos como la ampliación de los horarios comerciales en Italia. También escribieron, en una nota positiva, que Francia ha iniciado los preparativos para abrir a la competencia su red ferroviaria a partir de 2019. Y a España se le dio crédito por reformar sus leyes de residencia para los inversores extranjeros.

La evaluación del informe de las reformas en países como Grecia y Portugal fue más positiva. Pero, como los autores observaron sobriamente, se necesitará tiempo para que los cambios importantes tomen fuerza en la economía real. A la luz de la desastrosa situación económica en muchos países, los autores añadieron una advertencia urgente: "Por esta razón, un reto adicional, en términos del éxito del pacto, es hacer una contribución visible a la superación de los problemas urgentes a corto plazo". En otras palabras, según este argumento, los efectos del pacto de crecimiento se deben "sentir dentro de la población lo antes posible."

El nuevo programa de Schäuble está destinado a lograr este objetivo. Las similitudes con el Plan Marshall –es decir, los miles de millones que Estados Unidos gastó para ayudar a una Europa devastada que volviera a levantarse después de la Segunda Guerra Mundial– no son ciertamente no intencionales. Pero, dado su tamaño, el actual plan alemán podría ser caracterizado como algo parecido a un mini-plan Marshall.

Sin embargo, apenas es de esperar que los nuevos programas logren resultados similares. Por el momento, es puramente un esfuerzo alemán, prever que otros países se sumen siguen siendo poco más que una ilusión. Países como Holanda, que antes se consideraban entre los posibles países donantes, han sido golpeados por la crisis ellos mismos.

Escasas posibilidades de éxito
En efecto, Berlín se enfrenta a un dilema. Europa carece de los fondos para los programas masivos de estímulo económico, y hasta ahora el gobierno alemán ha insistido en que incurrir en nueva deuda no es el camino para resolver la crisis de deuda en Europa.

Además, Alemania elegirá un nuevo Parlamento en menos de cuatro meses tras las elecciones de septiembre. Con su administración haciendo frente a la presión del partido anti-euro Alternativa de Alemania, y pese a su iniciativa para ayudar a los países del sur de Europa, Merkel no quiere ser acusada de lanzar aún más dinero alemán buen. Para evitar esto, el objetivo de Berlín es lograr los mayores resultados posibles gastando lo mínimo.

Dando un vistazo a las iniciativas europeas anteriores se llega a la conclusión de que esta hazaña no se podrá lograr. Los eurócratas están extremadamente orgullosos del hecho de que se han destinado para el ejercicio presupuestario que viene, entre 2014 y 2020, 6 mil millones de euros adicionales para luchar contra el desempleo juvenil. Sin embargo, debido a la complicada estructura de la financiación, el dinero sólo se desembolsará lentamente. Según estimaciones internas de la Comisión Europea, sólo alrededor de 3.500 millones del total se habrán gastado efectivamente en 2020.

También queda completamente claro cuál será el efecto de la enormemente exagerada ampliación de capital del Banco Europeo de Inversiones (BEI) de 10.000 millones de euros. El BEI tiene la intención de emitir aproximadamente 60 mil millones en nuevos préstamos a finales de 2015, y espera estimular así un total de 180.000 millones en inversiones.

Pero el programa de estímulo económico amenaza con tener poco recorrido. Hasta el momento, el BEI ha mostrado poca inclinación a distribuir los miles de millones en exclusiva allí donde se necesitan con más urgencia: en el sur de Europa. Y, como el Presidente del BEI, Werner Hoyer ha dicho en cada oportunidad, el banco está decidido a mantener su calificación crediticia en la parte superior para poder seguir financiándose a tasas bajas.

Irónicamente, el Ministerio de Finanzas en Berlín respalda la postura de Hoyer. En una nota interna del Ministerio de Finanzas se lee: "Para preservar la calidad de la cartera y la calificación AAA, el gobierno federal está a favor de que el BEI siga promoviendo proyectos en los países AAA, mientras ejecuta los programas de lucha contra la crisis."

Del mismo modo, aun cuando hay decisiones, buenas intenciones y fondos suficientes para los programas, su aplicación sigue siendo un problema. Las administraciones públicas del sur de Europa siguen siendo demasiado lentas, la burocracia de la UE en Bruselas sigue retrasando las cosas, y los gobiernos siguen retrasando la aplicación  de las reformas prometidas.

En su lugar, estos gobiernos están presionando a Bruselas y a los alemanes, lo que los negociadores de Berlín para la reunión del Consejo Europeo en junio están experimentando actualmente. Mientras el gobierno federal sigue insistiendo en que los países afectados por la crisis deben limpiar sus economías y finanzas públicas en el largo plazo, los propios países quieren un alivio a corto plazo. Más que nada, lo que quieren decir con esto es: una gran cantidad de dinero para nuevos programas de estímulo económico.

¿Qué te ha parecido el artículo?