SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Aznar formula una enmienda a la totalidad

El Mundo

5
1 votos
22-05-2013
Publicidad
www.elmundo.es www.elmundo.es

LAS FORMULACIONES expresadas anoche por José María Aznar en su entrevista en Antena 3 suponen una enmienda a la totalidad a la gestión de Mariano Rajoy, aunque el ex presidente se esforzó en mantener un tono de respeto hacia el actual inquilino de La Moncloa sin disimular sus divergencias de fondo. Lo que dijo Aznar de forma sincera y valiente es lo que piensa la mayoría de las bases del PP y buena parte de sus dirigentes que no se atreven a expresarlo: que el Gobierno tiene que aplicar el programa que le llevó a obtener la mayoría absoluta en las pasadas elecciones.

«Hay que actuar no con lánguida resignación sino proponiendo objetivos y proyectos históricos», subrayó tras manifestar que el Gobierno está obligado a tomar decisiones «todos los días».
El desacuerdo más notable de Aznar con lo que está haciendo Rajoy es la política fiscal. El ex presidente recordó que en su etapa en el poder bajó los impuestos en dos ocasiones y abogó por una reforma urgente. Aludió al ministro Cristóbal Montoro cuando apuntó que «no faltan quienes han olvidado aquellas reformas fiscales, incluyendo a algunos de los que participaron». Y sostuvo que él no dudaría en reducir los impuestos «ahora» por su impacto beneficioso sobre la actividad económica.
Aznar propuso también una reforma del Estado para hacerlo «viable, eficaz y sostenible», un acuerdo para las pensiones y una regeneración de las instituciones. Se mostró, en cambio, en contra de un gran pacto para salir de la crisis, señalando que el Gobierno tiene mayoría para gobernar.
Uno de los aspectos más interesantes de la entrevista fueron sus referencias a Cataluña. Aznar calificó el desafío de Artur Mas de «muy serio» y subrayó que el Gobierno debe hacer cumplir la ley. Cuando fue preguntado por el déficit a la carta, señaló que este debate es «una muestra de lo mal que está el país». Sus palabras podrían ser interpretadas como un velado reproche a la pasividad de Rajoy respecto a Artur Mas.
Aznar aseguró también que él estaba convencido de que las cuentas del PP «reflejan la realidad» y manifestó que él cobraba un sueldo como presidente del partido y otro como diputado. Al ser elegido presidente del Gobierno, dejó de percibir esos ingresos del partido.
Por último, al ser interrogado sobre si albergaba planes para volver a la política, Aznar sugirió que sí al responder de esta forma: «Siempre he actuado conforme con mis responsabilidades, con mi conciencia, con mi partido y con mi país».
No hay la menor duda de que las declaraciones de Aznar van a abrir un debate interno en el PP. Y sería un error que Rajoy no escuchara algunas de las reflexiones de su predecesor. Lo ideal sería que lo hiciera porque es lo que piensa la mayoría de sus votantes. Pero si Rajoy no está dispuesto a cambiar de política, debería ser el partido a través de un congreso extraordinario quien se pronunciara sobre el líder y el programa.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS