SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Portugal no da argumentos para que cunda el pánico

The Wall Street Journal

5
1 votos
09-04-2013
Publicidad
http://www.expansion.com/2013/04/09/opinion/1365461098.html http://www.expansion.com/2013/04/09/opinion/1365461098.html

No es así como se forman las crisis. La decisión del Tribunal Constitucional portugués de invalidar algunas medidas de austeridad supone un revés para el Gobierno portugués.

Pero, en este caso, no se trata de que un gobierno haya renegado de las promesas hechas al resto de Europa, así que hay pocas razones para pensar que la eurozona reducirá su ayuda a Portugal, que ha sido elogiado en numerosas ocasiones por acometer las medidas necesarias para sanear sus finanzas públicas.

Es cierto que el Gobierno luso tiene ante sí un reto para determinar de dónde puede recortar unos 1.300 millones de euros de gastos, en torno al 0,8% del producto interior bruto. Pero es posible que el tribunal haya dado al Ejecutivo cobertura política para plantearse recortes antes considerados difíciles de aceptar: el primer ministro Pedro Passos Coelho habló el domingo de reducciones del gasto en educación, sanidad y seguridad social. A la larga, los recortes de gastos deberían representar una vía más duradera de sanear las cuentas públicas que las subidas de impuestos.

Existe el riesgo de que el rescate provoque un efecto rechazo en Portugal. La economía se contrajo un 3,2% el año pasado y el Fondo Monetario Internacional prevé que la recesión continúe este año, cayendo el PIB otro 2,3%.El descontento de la población con el Gobierno ha crecido, aunque era algo que cabía esperar.

Sin embargo, Portugal sigue estando más cerca de Irlanda que de Grecia en cuanto a la aceptación de reformas difíciles, y ya ha conseguido importantes progresos. En concreto, contuvo un déficit por cuenta corriente cercano al 10% del PIB y aumentó las exportaciones. El déficit presupuestario según los cálculos del programa de rescate cayó al 4,9% del PIB en 2012 frente al 10,2% registrado en 2009. Un reto aún mayor para Portugal es el que representa la falta de crecimiento en el resto de países de la eurozona. Si la recuperación, a la que apuntan todos los sondeos, no se produce a finales de 2013, los inversores y las autoridades tendrán motivos para preocuparse.

Por ahora, los inversores parecen hacer bien en ignorar la actual situación. Recientemente, las acciones lusas caían un 1,2%; la rentabilidad de los bonos a diez años subió brevemente 0,2 puntos porcentuales hasta el 6.5% antes de volver a caer. Si Portugal puede recortar el gasto, una medida imprescindible para conseguir una relajación de los términos del préstamo de su rescate, cualquier descenso posterior de los bonos equivaldría a una oportunidad de compra.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS