La crisis se agrava en Alemania.

La locomotora se está gripando.

"No hay precedente en la historia de la posguerra para esta contracción económica", ha dicho el ministro de economí­a, Michael Glos. El PIB alemán decrecerá un 2,25%

0
0 votos
22-01-2009
Publicidad
"De mal en peor" dice la BBC de Alemania. Y efectivamente, las nuevas previsiones del gobierno alemán -que preveen una contracción de un 2,25% de la economí­a germana para 2009- son diez veces peores que las hechas hace cuatro meses (un 0,2%), recién ocurrido el cataclismo en Wall Street.
 (EFE) Merkel en el Bundestag defendiendo su segundo plan de rescate de 50.000 millones de euros, un record histórico.
(EFE) Merkel en el Bundestag defendiendo su segundo plan de rescate de 50.000 millones de euros, un record histórico.
"De mal en peor" dice la BBC de Alemania. Y efectivamente, las nuevas previsiones del gobierno alemán -que preveen una contracción de un 2,25% de la economí­a germana para 2009- son diez veces peores que las hechas hace cuatro meses (un 0,2%), recién ocurrido el cataclismo en Wall Street.
Estas previsiones llegan después de que Merkel haya aprobado el segundo plan de rescate de la economía alemana -50.000 millones de euros, el más grande de la historia de Alemania-  que combina inversiones públicas, apoyos a las empresas y alivios fiscales.
 
En el gigante alemán, los índices de producción industrial están descendiendo a niveles ciertamente preocupantes. El volumen de la producción industrial en Alemania ha descendido 3,1% entre octubre y noviembre, un descenso más pronunciado que el 2,0% esperado por los expertos y mayor que la caída del 2,1% registrada en el mes anterior. En términos interanuales, la producción industrial ha caído al 6,4%, casi un punto más de lo esperaba el mercado.
 
El motor de la economía alemana es la producción industrial y la exportación de mercancías. Alemania ha sido hasta hace poco –ya ha sido sobrepasada por China- el principal exportador de mercancías y bienes de equipo del mundo. Y la crisis mundial está provocando que buena parte de los mercados de destino de Alemania estén en recesión, con índices de consumo a la baja. El ministro de economía, Michael Glos ha augurado que esas exportaciones - un factor clave de crecimiento en años recientes - caerán en 8,9% durante 2009.
 
Este es el motivo por el cual la economía alemana decrecerá un 2,25% en 2009. "No hay precedente en la historia de la posguerra para esta contracción económica que desafortunadamente debemos pronosticar", ha dicho Glos. Y efectivamente, después de tasas de crecimiento significativamente altas –en torno a un 3% en 2007-, la locomotora germana frenó en 2008 hasta un crecimiento positivo del 1,3%, hasta la marcha atrás del -2,25% del año entrante.
 
La destrucción de capitales significará que la tasa de desempleo ascenderá aproximadamente a un  8,4% este año, comparado a 7,8% en 2008. Medio millón de alemanes más quedarán en paro a finales de año.
 
Esto supone serias dificultades para la primera potencia europea, que a pesar de la posición inicial de Merkel –que declaró no estar dispuesta a intervenir desde el estado en la economía- lleva ya dos planes de rescate -uno centrado en la banca y otro en la industria- que suman más de 100.000 millones de euros.  
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad