SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

¿Es hora de disolver la monarquí­a española?

Der Spiegel

5
2 votos
15-03-2013
Publicidad
http://www.spiegel.de/international/europe/a-weakening-bond-between-king-juan-carlos-and-spain-a-888176.html http://www.spiegel.de/international/europe/a-weakening-bond-between-king-juan-carlos-and-spain-a-888176.html

El rey Juan Carlos tenía un pacto tácito con su pueblo: él sería rey y ellos lo respetarían. Pero ahora que ha roto su parte del trato, los españoles parecen dispuestos a rápidamente echar por la borda el suyo. ¿Es hora de disolver la monarquía española?

No está claro si el acuerdo sigue en pie, después de todos los escándalos. Hace 30 años, hubo un acuerdo tácito entre los españoles y su rey: Por un lado, Juan Carlos fue a encarnar la unidad de una nación que lucha por la unidad, a cambio tenía que asegurar que los españoles no tendrían que sentirse avergonzado de su familia real.

Juan Carlos, por lo menos en apariencia, se suponía que tendría un matrimonio ejemplar y preferiblemente sin incidentes con Sofía, así como debía asegurar que su hijo, el príncipe Felipe, se mantuviera fuera de problemas. A cambio, cada español se colocó detrás del rey y lo defendió firmemente contra toda crítica.

Había algo profundamente español en este acuerdo. Era una parte tan importante del país como la preferencia de los españoles por hacer comidas tardías o su incapacidad para hacer coches decentes. La prensa se adhirió a él, los políticos se adhirieron a él, al igual que los sindicatos, los representantes de la iglesia e incluso aquellos que secretamente veían a Juan Carlos como el holgazán más costoso de España. Nadie criticaba al rey. Se le puso por encima de todas las refriegas, aunque a veces se llegaran a decir cosas ridículas. Los alemanes podrían comparar la relación de España con Juan Carlos a su relación con el ex canciller Helmut Schmidt.

Todo iba bien hasta que una mujer alemana entró en la vida del rey, la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, de soltera Larsen, natural de Fráncfort y no nacida en la aristocracia. Estuvo casada con el príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein y mantuvo el nombre después de que la pareja se divorció.

La mayoría de los españoles oyeron hablar de Corinna por primera vez hace un año, cuando su rey se rompió la cadera en Botswana. Después de decirle a su gente cómo pensar sobre el desempleo juvenil le quitaba el sueño Juan Carlos, entonces presidente honorario de la filial española del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), decidió irse a cazar elefantes. La gente estaba indignada. Más tarde hizo algo muy inusual: se disculpó. Corinna co-organizó el viaje de caza, alimentando aún más los rumores de que ella era algo más que una buena amiga. Algo cambió en España en ese momento. Si había habido alguna crítica a la familia real hasta entonces, se dirigía a los yernos. Uno de ellos había obtenido el divorcio de su hija Elena y al parecer tenía un problema con la cocaína, mientras que el otro está envuelta en un escándalo de corrupción.

Pero ahora los españoles también están hablando del mismo monarca. Aparecen libros que son críticos de la monarquía. Uno de ellos, por ejemplo, se ocupa del sufrimiento estoico de la Reina Sofía ante las muchas aventuras amorosas de su esposo. De repente, el príncipe heredero era más popular que su padre. Casi la mitad de los españoles sienten ahora que Felipe debe asumir el trono.

También se están planteando preguntas acerca de si Juan Carlos pudo haber estado más involucrado en la vida de su yerno acusado, Iñaki Urdangarin, de lo que la familia real quiere reconocer en público. Por último, el tribunal también tiene mensajes de correo electrónico sobre la vinculación de Urdangarin con la amiga del rey Corinna. Entonces Corinna lo volvió todo mucho peor al dar tres importantes entrevistas, en las que reafirmó su amistad con el rey y negó tener nada que ver con ningún desagradable fraude. Por desgracia, también mencionó que ella había realizado tareas "sensibles y confidenciales" para el gobierno español, debido a sus buenas conexiones. Es una idea que asusta a muchos españoles. Aunque el gobierno inmediatamente negó la cuestión, el jefe de la inteligencia nacional ha sido llamado a declarar sobre el asunto en un comité parlamentario.

Con Juan Carlos probablemente esté pasando justo lo mismo que con toda España: Ambos están despertando de un sueño. Un sueño muy bonito. España era considerada el alumno modelo de Europa, con una dinámica economía, una cocina moderna y planes de  construcción descabellados.

Juan Carlos sabía muy bien que los españoles no eran necesariamente monárquicos, entre otras cosas porque en el año 1808 su antecesor Carlos IV  prácticamente le regaló el país a Napoleón. No obstante, le estaban agradecidos. Después de la dictadura de Franco, Juan Carlos apoyó el camino hacia la democracia y se opuso valientemente al golpe militar de 1981, al menos según la versión oficial.

Por eso, ningún español echaría en cara a su monarca los aburridos discursos navideños, los viajes de lujo para esquiar y hacer vela, y ni siquiera los 34 millones de euros de manutención que cuestan los palacios y jardines. El motivo es que Juan Carlos fue un símbolo de la democracia, no de la Corona. Sin embargo, España y su Rey están viviendo ahora un choque de realidad.

La crisis le ha demostrado al país dónde no se encuentra con toda seguridad: a la cabeza de Europa. Y también Juan Carlos ha tenido que aprender de repente que los españoles son súbditos pacientes y agradecidos, pero no unos tontos.

Por eso es posible que en breve vuelva a surgir una idea que lleva flotando en el ambiente desde el safari de caza de elefantes: ¿Ha llegado quizás el momento para una disolución de la monarquía en España?

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS