Se superan los 5 millones de parados registrados... en realidad son seis millones

Cuanto más saqueo del FMI y Merkel Más paro en España

Las imposiciones de Washington y Berlí­n impiden que las familias activen el consumo interno, frenan el crédito y la inversión, y que la economí­a crezca. El resultado: 6 millones de parados

5
5 votos
12-03-2013
Publicidad
Un mes más las dramáticas cifras del paro sacuden los cimientos de la sociedad española. Los más de 5 millones de parados inscritos en los Servicios Públicos de Empleo confirman los 6 millones de parados reales que refleja la Encuesta de Población Activa (EPA), de los que la mitad, 2,5 millones, no cobran ningún tipo de prestación. Este drama sin fin no obedece a ninguna "maldición bí­blica", ni "son los efectos sobre España de una crisis mundial", sus causas directas hay que buscarlas en la intervención y el saqueo a que nos tienen sometidos Washington y Berlí­n.
 Es mentira que no haya otra salida que la de quienes nos auguran diez años más de recesión, recortes y más paro bajo el gobierno de la "Troika".
Es mentira que no haya otra salida que la de quienes nos auguran diez años más de recesión, recortes y más paro bajo el gobierno de la "Troika".
Un mes más las dramáticas cifras del paro sacuden los cimientos de la sociedad española. Los más de 5 millones de parados inscritos en los Servicios Públicos de Empleo confirman los 6 millones de parados reales que refleja la Encuesta de Población Activa (EPA), de los que la mitad, 2,5 millones, no cobran ningún tipo de prestación. Este drama sin fin no obedece a ninguna "maldición bí­blica", ni "son los efectos sobre España de una crisis mundial", sus causas directas hay que buscarlas en la intervención y el saqueo a que nos tienen sometidos Washington y Berlí­n.

El paro registrado aumentó en febrero en 59.444 personas. El número total de parados inscritos en el antiguo INEM supera por primera vez los 5 millones, 5.040.222 trabajadores en paro. En realidad 5,6 millones inscritos si, como denuncia USO, se añade el medio millón con disponibilidad limitada o con demandas de empleo especiales no contabilizados por el ministerio. "Para acabar con el paro necesitamos soberanía nacional para poder decidir como pais lo que más nos interesa, por encima de las imposiciones de la Troika"

El paro registrado sube en todos los sectores, desde los 40.000 en servicios a los 1.377 de la construcción, 1.501 de la industria, 7.987 de la agricultura o los casi 9.000 del colectivo sin empleo anterior. Sube en todas las Comunidades excepto en Baleares, con Andalucía en cabeza (22.722). Sigue empeorando el empleo juvenil, 16.026 parados más en febrero entre los menores de 25 años, y aumentando la precarización ya que los contratos indefinidos no llegaron ni al 10% del total. Además la Seguridad Social registró 28.691 afiliados menos, bajando a 16,1 millones de afiliados, el peor dato de afiliación de toda la década.

El paro, principal índice de saqueo e intervención
El desbocado crecimiento del paro y la masiva destrucción de millones de puestos de trabajo es el resultado de la intervención de la “Troika”, de Washington y Berlín, para imponer draconianos planes de ajuste y el rescate público de bancos y monopolios. Y de un saqueo sistemático de la población y los recursos nacionales que dejan al país sin capacidad para llevar adelante políticas de estímulo al crecimiento e inversión productiva.


Nos han impuesto una rebaja general de salarios –entre el 6% y el 10% sólo en 2012-. Un recorte de miles de millones en pensiones, prestaciones de desempleo, educación, sanidad, dependencia…. Una subida masiva de impuestos (IVA; IRPF; IBI…), tasas y tarifas de los servicios básicos (luz, agua, gas, transporte…). Una cadena de “rescates” bancarios con dinero público de más de 300.000 millones de euros. Una escalada de la deuda pública y sus intereses de 500.000 millones de euros en los últimos cinco años, a base de reconvertir en deuda pública los rescates bancarios, y manipular el mercado a través de sus agencias de intervención, Moody´s, Standard & Poor´s o Fitch. ¡Y hasta una reforma de la Constitución, aprobada con nocturnidad y alevosía un fin de semana de agosto por Zapatero y Rajoy, para que cobren antes los bancos alemanes y franceses y los fondos norteamericanos que los jubilados o parados españoles!


Los resultados son cientos de miles de millones trasvasados hacia las cuentas del gran capital financiero extranjero y una parte de la gran banca española. Y destructivas consecuencias para nuestra economía: empobrecimiento de las familias y hundimiento del consumo interno; colapso del crédito y la inversión, especialmente para millones de pymes y autónomos; recesión con caídas del PIB del 1,5% anual… Y, en la cumbre de este gigantesco iceberg, la destrucción de empleo, 6 millones de parados, dos o tres generaciones de jóvenes sacrificadas y millones de familias empobrecidas.


Ahí están las verdaderas causas del paro, al igual que está ocurriendo en Grecia o Portugal: ¡No es crisis y paro, es Intervención y Saqueo!

¡Que se joda la “Troika”, Redistribución!
Es mentira que no haya otra salida que la de quienes nos auguran diez años más de recesión, recortes y más paro bajo el gobierno de la “Troika” –FMI, BCE y Comisión Europea-. Sí existe una alternativa para salir de la crisis en beneficio de la mayoría basada en dos ejes fundamentales:


Redistribución. Es mentira que no haya recursos suficientes para generar nueva riqueza y empleo. Bastaría con frenar la sangría de la deuda pública, renegociando una quita y aplazamientos del 70% de la deuda y sus intereses en los próximos cuatro años. Recuperar en estos años el dinero público entregado a la banca y monopolios, creando un banco público con el ICO y las cajas nacionalizadas para garantizar el crédito, la inversión productiva y la I+D+i. Acabar con los privilegios fiscales de las grandes fortunas y sus SICAV, de bancos y monopolios, impulsando una reforma fiscal realmente progresiva, recuperando el impuesto de patrimonio para las grandes fortunas. Y frente a los recortes de salarios y pensiones una redistribución que garantice ningún salario ni pensión por debajo de 1.000 euros al mes, y nadie más de 10.000.


Y soberanía nacional. Hay recursos, sólo hace falta voluntad política para decidir sobre ellos. Voluntad que sólo es posible desde la defensa de la soberanía nacional imprescindible para tener la capacidad de decidir como país lo que más nos interesa por encima de las imposiciones de la “Troika”, del FMI y Berlín.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS