SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

De Guindos afronta una nueva oleada de crí­ticas a su papel en la crisis de Bankia

Capital Madrid

5
1 votos
12-03-2013
Publicidad
http://www.capitalmadrid.com/2013/3/12/0000028973/de_guindos_afronta_una_nueva_oleada_de_criticas_a_su_reforma_bancaria_y_a_su_papel_en_la_crisis_de_bankia.html http://www.capitalmadrid.com/2013/3/12/0000028973/de_guindos_afronta_una_nueva_oleada_de_criticas_a_su_reforma_bancaria_y_a_su_papel_en_la_crisis_de_bankia.html

El duro ejercicio de 2012 para la banca española, con unas millonarias dotaciones por parte de todas las entidades para el saneamiento de los activos tóxicos y el desnudo integral en las pruebas de resistencia de Oliver Wyman, ha servido de poco para despejar las dudas sobre la pureza de los balances de las entidades nacionales, incluidas las que se consideran más sanas. Justo una semana después de aplazarse la subasta de Catalunya Banc, la agencia de calificación Moody's ha vuelto a esgrimir la "desconfianza sobre la reestructuración" en la falta de ofertas firmes por parte de los inversores y considera un grave precedente el esquema de protección de activos (EPA) que el FROB facilitó a BBVA con Unnim o a Banco Sabadell en la adjudicación de la CAM. El ministro de Economía, Luis de Guindos, resta importancia a las críticas, destaca el saneamiento de las tres cajas nacionalizadas y marca distancias con la salida de Rodrigo Rato de Bankia en mayo de 2012. Su previsión, es que estas entidades reactiven el crédito a pymes, que se hunde mes tras mes desde hace un año.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, acude al Congreso de los Diputados en uno de los peores momentos de valoración para su intensa reforma del sistema financiero español. Sus explicaciones en la Cámara Baja sobre las reformas acometidas se producen tras el fuerte tirón de orejas que la agencia de calificación Moody's ha dado a la decisión de suspender, la semana pasada, la subasta de Catalunya Banc ante la falta de ofertas vinculantes atractivas para el Gobierno y el Banco de España.

El propio ministro ha defendido, durante los últimos días, que la intención no era malvender la firma catalana que preside Adolf Todó. Desde luego, los potenciales compradores han mostrado reticencias porque esta subasta no incluía un esquema de protección de activos (EPA), como ocurrió en los casos de las adjudicaciones de Caja del Mediterráneo (CAM) a Banco Sabadell o Unnim a BBVA.

Moody's se muestra categórico al respecto y señala que "este apoyo adicional puede haber establecido una referencia para el FROB [Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria] de cara a vender los bancos en los que participa". La agencia de calificación, además, se suma a algunas tesis sobre lo que aún pueden ocultar en sus balances la banca española sobre activos tóxicos del inmobiliario, incluso los sanos, y considera que los inversores privados no han querido "asumir" el riesgo de comprar Catalunya Banc porque "desconfían de los riesgos que pueden permanecer en su balance".

Flujo del crédito

Luis de Guindos ha insistido, desde hace más de un año con el primer decreto ley para el saneamiento de los balances de la banca, que las medidas para la limpieza de la banca permitiría que el crédito vuelva a fluir, sobre todo hacia los sectores más productivos del tejido empresarial español, como son las pequeñas y medianas empresas (pymes).

El ministro de Economía ha vuelto a descartar la fusión de los tres bancos nacionalizados (Bankia, Catalunya Banc y NCG Banco), pero sí ha adelantado una "coordinación de comportamientos" de estos grupos para que "de una forma razonable y racional" puedan dar créditos a la economía.

Desde luego, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirgolzarri, ya ha indicado que entre sus intenciones está la de abrir ese flujo crediticio hacia las empresas, sobre todo después de la enorme liquidez alcanzada (45.000 millones) tras las ayudas recibidas (24.000 millones de euros).

Pero la situación de Catalunya Banc y de NCG Banco es muy distinta, al no tener el carácter sistémico de Bankia. El grupo catalán entra en un periodo transitorio tras la suspensión de su subasta y la entidad gallega trata de ganar tiempo para la captación de inversores privados y la venta de algunos de sus negocios (Banco Gallego vía FROB y Evo Banco por sus propios medios).

No obstante, las distintas reformas y exigencias de saneamientos a la banca española ha contraído desde hace un año el crédito, tanto a empresas como a familias. Los propios bancos argumentan que no hay una demanda solvente de préstamos, lo que explica estos descensos continuados. Algunos analistas sostienen, además, que si aún hay activos inmobiliarios en los balances de las entidades, el esfuerzo de provisiones y saneamientos deberá prolongarse durante el actual ejercicio, lo que limitará la posibilidad de conceder nuevos préstamos.

Según los últimos datos del Banco de España, la financiación a empresas se redujo en el mes de enero pasado en más de un 9% respecto al primer mes de 2012. La reducción respecto al saldo de financiación al cierre de diciembre es de 0,89%, con una disminución absoluta de más de 10.300 millones de euros. Estas cifras explicarían tanto la falta de disposición por parte de los bancos a conceder nuevos préstamos como la tendencia de muchas empresas a no incrementar su endeudamiento en estos tiempos de crisis económica y disminución de la actividad.

El papel de Luis de Guindos no sólo se cuestiona ahora sobre los resultados de las entidades o la marcha de la reforma emprendida. Su implicación en la salida de Rodrigo Rato de Bankia parece enquistarse con las declaraciones del ex gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. El ministro marca distancias y asegura ahora que la salida de Rato fue una decisión "absolutamente personal".

Desde luego, las sombras sobre la reforma del sistema bancario español crecen a pasos agigantados en los últimos días, incluso con las elevadas retribuciones percibidas por políticos de Navarra al pertenecer a la CAN, una caja que se la tenía por modélica. Sin embargo, la mayoría no espera muchas aclaraciones sobre todos estos casos en la comparecencia parlamentaria prevista de Luis de Guindos. Tal vez se haga algo de luz en las juntas de accionistas de algunas entidades que ya se aproximan en el calendario. Algunos banqueros podrían dar rienda suelta a algunas críticas hasta ahora no formuladas de manera pública.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad