Música

Sigur Rós: Como Nombrar lo Innombrable

Como en una dictadura fascista hay cosas que ya no se nombran en las canciones. Cuando la música olvida palabras no desaparece su significado, se inventa otro lenguaje: Sigur Rós.

0
0 votos
22-01-2009
Publicidad
En mayo del año que acaba sacó a la venta su sexto disco el grupo islandés Sigur Rós -"Meí° suí° í­ eyrum vií° spilum endalaust" -. Una formación clasificada entre el shoegazing y el minimalismo… auténticos epistemólogos y lingüistas de la música. En mayo del año que acaba sacó a la venta su sexto disco el grupo islandés Sigur Rós -"Meí° suí° í­ eyrum vií° spilum endalaust" -. Una formación clasificada entre el shoegazing y el minimalismo… auténticos epistemólogos y lingüistas de la música.
Leyendo sus letras – www.musica.com – se encuentra un denominador común: Soledad, atomización, esperanza inmediata y desolación futura… haciendo realidad la frase de su tema Glósóli – de su cuarto disco Takk, 2005 - : “Alambre de espinas en la boca me hace sangrar… “
 
Pero aunque se califique de “contenido intimista” o “generación pesimista”, ésta no es más que la superficie y una parte de la realidad. De hecho el término “shoegazing” se acuñó a finales de los ochenta para encasillar a un tipo de bandas de carácter melancólico, cogiendo el gesto de tocar mirando al suelo sin mantener contacto visual con el público.
 
Sigur Rós  - “rosa de victoria” –, pertenecen a lo que se ha llamado música indie. Grupos de trayectoria independiente que avanzan más allá de los límites fijados por las tendencias o por los monopolios, según se mire.
 
Kjartan Sveinsson y Orri Páll DýRason – teclado y batería - han creado además “Lonesome Traveller” con la vocalista del cuarteto de cuerda Anima, María Huld Markan. Y Jonsí Thor Birgisson, el vocalista, ha formado Frakkur con un grupo de músicos de jazz. El tema, inseparable del video, que han editado con el mismo nombre – Frakkur - es un excepcional experimento de armónicos y atmósferas.
 
Se caracterizan por utilizar sonidos ambientales y efectos, guitarras con ecos y voces susurrantes, buscando empastar la canción en un todo armónico con la reiteración de frases musicales que la reducen a lo esencial.
 
Para la mayoría de su público, no islandés, las letras carecen de importancia. Lo que importa es el resultado final: La realidad es innumerable y nada la puede hacer callar. Sigur Rós ha sintetizado un nuevo lenguaje de sensaciones que refuerzan con las formas.
 
Su tercer disco no tiene título, ni las canciones letras. Va acompañado de 8 páginas en blanco que uno puede rellenar, y cualquier enviarles su propuesta de contenido. Las letras se acabarán decidiendo agrupando las que más se repitan en lo recibido. Y sus videos…
 
… un grupo de ancianos haciendo travesuras con una vitalidad desbordante, un ejército de niños que carga levantando el vuelo sobre un precipicio… “la música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido.” Leonard Bernstein.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad