Ciencia

Árboles para datar erupciones volcánicas

Un proyecto que inicialmente tenia como objetivo identificar qué elementos se acumulaban en los anillos de los árboles sirve también para datar eventos vulcanológicos

0
0 votos
22-01-2009
Publicidad
La Dendrocronologí­a (de los términos griegos dendros = árbol, kronos = tiempo, y logos = estudio) estudia los anillos de los árboles para la cronologí­a absoluta de una zona especí­fica. Cada anillo esta formado por dos bandas, una más clara correspondiente a las células desarrolladas en primavera, y otra más oscura, correspondiente al desarrollo del verano. Estos anillos pueden correlacionarse con los de otros árboles, lográndose de este modo la medición de eventos ocurridos en un intervalo máximo de 10.000 años. La Dendrocronologí­a (de los términos griegos dendros = árbol, kronos = tiempo, y logos = estudio) estudia los anillos de los árboles para la cronologí­a absoluta de una zona especí­fica. Cada anillo esta formado por dos bandas, una más clara correspondiente a las células desarrolladas en primavera, y otra más oscura, correspondiente al desarrollo del verano. Estos anillos pueden correlacionarse con los de otros árboles, lográndose de este modo la medición de eventos ocurridos en un intervalo máximo de 10.000 años.
A través del análisis de activación neutrónica (NAA), desarrollado por el equipo del Dr. Kenan Unlu, de la Universidad Estatal de Pensilvania, en los anillos de los árboles se han detectado algunos de ellos con unas concentraciones mayores de oro, que correspondían con años de actividad vulcanológica registrada, como el caso del volcán Soufriere Hills en 1440 o el Santa Helena en 1480.
 
Estas altas concentraciones de oro en los anillos de los árboles estarían ocasionadas por los cambios climatológicos asociados a una erupción volcánica: lluvia ácida, escasez de luz solar, altas temperaturas,... Estas condiciones son nefastas para el desarrollo de los árboles, y ante ello y para salir del paso acumulan todo tipo de nutrientes y en grandes cantidades, como el cobre y el oro. Así como el cobre es asimilado por el árbol para su metabolismo, el oro, sin utilidad alguna, queda acumulado en el anillo que se está formando en ese momento.
 
El inconveniente de este método es que se detectaron algunos anillos con alta concentración de oro que no correspondían a ningún evento vulcanológico. Cabe la posibilidad de que se trate de incendios forestales producidos en la zona. Para descartar los incendios forestales y otro tipo de eventos locales, es necesario ampliar la cantidad de muestras y su emplazamiento, bien sea otros países del continente, bien sea otros continentes, ya que limitarse a un solo árbol o a una zona geográfica reducida no sirve para la datación de eventos globales. La ampliación de muestras analizadas y la diversidad de su procedencia le da un carácter más riguroso al método científico.
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad