SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Una Italia ingobernable

La Repubblica

5
1 votos
26-02-2013
http://www.repubblica.it/speciali/politica/elezioni2013/2013/02/25/news/analisi_del_voto-53415209/?ref=HREA-1 http://www.repubblica.it/speciali/politica/elezioni2013/2013/02/25/news/analisi_del_voto-53415209/?ref=HREA-1

Un país ingobernable. Políticamente, pero también técnicamente. Con pocas vías de arreglo en base a alianzas casi intransitables o insuficientes numéricamente. Con la perspectiva de volver a votar (por ambas cámaras del Parlamento o sólo para el Senado) después de tratar de hacer una ley electoral muy difícil de imaginar. La protesta ha afectado al centro-izquierda y el centro-derecha, ha catapultado a Grillo a las puertas de una victoria contundente y a devuelto a Berlusconi (que, como PDL, ha perdido más de 15 puntos desde el 37,6% en 2008 al 21,6% de este fin de semana con una pérdida de 7,5 millones de votos) la posibilidad de marcar las diferencias, para evitar, con la mayoría en el Senado, la formación de cualquier gobierno.

Grillo ha ganado y con él la gente que está pidiendo un cambio radical de la política. Sin embargo, los parlamentarios del Movimiento 5 Estrellas se verán inmediatamente involucrados en una de las más intrincadas fases posteriores a las elecciones que nuestro país ha experimentado jamás. Un período en el que tendrán que responder en rápida sucesión una serie de preguntas que alteran el pulso: 1) ¿Es posible, y si es así, con que "extraña" mayoría, dar un gobierno del país? 2) En caso de duda, ¿es mejor un gran gobierno de coalición o ir a nuevas elecciones?, 3) Sin embargo, para evitar otro desastre como el que sale de estas elecciones, haría falta una nueva ley. ¿Las fuerzas políticas son capaces de hacero, tratando de no mirar a sus propios intereses sino los del país? 4) Para hacer una ley electoral, se necesita un acuerdo entre Pd-PDL-M5S-Monti. ¿Es posible? 5) Como si eso fuera poco, a mediados de abril o así, tendremos que elegir al Presidente de la República. ¿Con este Parlamento? Probablemente. Por las razones que acabamos de ver.

En definitiva, el Parlamento más ingobernable de la historia del país, estará llamado a una titánica empresa, incluyendo un cambio en la ley electoral equivocada y absurda que disfrutamos desde septiembre de 2005 y nunca hemos sido capaces de cambiar. El Parlamento, sin embargo, fue votado por el 75,16% de los votantes: 5 puntos inferior al 80,5% de 2008, pero aún así, una participación que otros países sólo pueden soñar.

Todo ello sin quitar nada a las razones de cada uno. A los votantes grillinos que han demostrado que el país estaba mucho más cansado de los políticos de lo que muchos jamás imaginaron. A los del centro-izquierda que, una vez más, pensaron que habían ganado la confianza de las gente dando vida al gobierno de Monti, pero no han podido interpretar el deseo de cambio que, tal vez, hubiera sido capaz de ver mejor Renzi que Bersani. A quienes votaron incluso a Berlusconi, que luchó como una fiera herida para conseguir una "derrota" (más de seis millones de votos menos que en 2008 como coalición) que, tal vez, era exactamente lo que quería.

Los datos, esta vez dicen que el centro-izquierda, en el Senado, consigue un poco más de nueve y medio millones de votos (tres menos que en 2008) donde también aparece como la primera coalición de voto y, con dificultad, incluso de escaños . Pero la división en "tres tercios" del electorado entre el centro-izquierda, el centro-derecha y Grillo, con Monti muy a la baja y un inexistente Ingroia, no permite la distribución de escaños que muchos creyeron sería la única alianza posible para gobernar: es decir, entre el primer ministro Bersani y el “tecnócrata” saliente.

Pero ni siquiera el centro-izquierda puede hacer nada para formar un gobierno con los pocos (18) escaños de Monti. ¿Pensar en una alianza Berlusconi-Grillo? Simplemente ficción si la cave no fuera un intento poco probable de salir de Europa. ¿Una alianza de gobierno entre el centro-izquierda y los Grillinis? Políticamente un poco menos loco, pero, por supuesto, muy difícil de imaginar. Aunque con alguien, tras ganar la Cámara, deberá tratar de hablar Bersani. Y su electorado, tal vez, preferiría un diálogo con los Grillini que con los "berluscones". Otras posibilidades, no existen. A excepción de un nuevo "gobierno de unidad nacional" entre las personas que acaban de terminar a la greña durante la campaña electoral y con frecuencia tienen visiones diametralmente opuestas de las cosas que hay que hacer.

En el Senado, todo hay que decirlo, el absurdo de la ley se debe también (pero, a su vez, era inevitable) al hecho de que, con razón, el entonces Presidente de la República (Carlo Azeglio Ciampi) se opuso al premio de mayoría nacional que hoy habría dado la victoria a una de las dos coaliciones, recordando todo lo que está escrito en la Constitución acerca de que el Senado es elegido sobre una base regional y que, por tanto, el premio no podría ser distribuido a nivel nacional.

Todo esto, sin mencionar que la mayoría de la Cámara (escasísima en votos, sólo 124 mil de ventaja) es del centro-izquierda. Gracias al "porcellum", por lo tanto, Bersani tiene el 55% de los escaños y 340 diputados. Así que tendrá en el bolsillo la mitad del "ticket" necesario para gobernar: el proporcionado por la Cámara. Pero la otra mitad parece casi imposible de encontrar. Un marco que llevaría directo a nuevas elecciones.

Y aquí volvemos a las preguntas iniciales: ¿con cuál ley electoral? ¿Y donde hay una mayoría para cambiarla dando satisfacción a todos? La respuesta, será casi imposible. Y todavía más. ¿Puede el país puede sobrevivir sin gobierno hasta el advenimiento de la elección del nuevo Jefe de Estado (a mediados de abril, o tal vez un poco antes, Napolitano decidirá si debe acelerar la puesta en práctica de su renuncia)? Si la respuesta es "no", quién (Bersani, un tecnócrata, un buen barquero?) deberá presentarse a las Cámaras con la tarea de formar un gobierno de transición hasta la nueva votación. Probablemente no recibirá la confianza, pero puede (más legítimamente que Monti) servir para la administración ordinaria.

Por último, una variable que hay que recordar aunque sólo sea como hipótesis teórica. El Presidente de la República (el próximo, ya que Napolitano, en el semestre blanco, no puede hacerlo) podría decidir la disolución de una sola rama del Parlamento: el que es ingobernable, es decir, el Senado. Pero el asunto, a los ojos de todos, sonaría como una invitación implícita al pueblo soberano a dar la mayoría a los mismos que ya la tienen en la Cámara. Es difícil creer que los demás estén de acuerdo.

¿Qué te ha parecido el artículo?