SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

La crisis del euro corroe el vientre blando de Europa

Der Spiegel

5
1 votos
23-02-2013
Publicidad
http://www.spiegel.de/international/europe/spanish-economy-and-italian-politics-could-trigger-euro-crisis-return-a-884458.html http://www.spiegel.de/international/europe/spanish-economy-and-italian-politics-could-trigger-euro-crisis-return-a-884458.html

La crisis del euro puede haber salido recientemente de los titulares, pero España e Italia parecen estar haciendo todo lo posible para traerlo de vuelta. La quiebra del gigante inmobiliario Reyal Urbis ha despertado nuevas preocupaciones sobre los bancos españoles y muchos temen que una victoria electoral de Berlusconi podría llevar a Roma a solicitar ayuda de emergencia.

Se había convertido en una tendencia entre los principales políticos europeos predecir que lo peor de la crisis del euro había pasado. El compromiso por parte del Banco Central Europeo de comprar cantidades ilimitadas de bonos soberanos, según fuera necesario, los números prometedores de Grecia que indican que el país estaba finalmente consiguiendo poner su déficit presupuestario bajo control y el gobierno reformista en Roma parecían señalar en la historia a 2012 como el año en que la crisis perdió su peores aristas.

Esta semana, el panorama parece menos optimista. Y gran parte del pesimismo se centra en los dos países vistos a largo plazo como potencialmente más peligrosos si la crisis del euro crece: España e Italia.

La situación es especialmente sombría en Madrid, con el gigante inmobiliario Reyal Urbis presentando preconcurso de acreedores el martes. Con una deuda de 3.600 millones, la quiebra sería la segunda más grande en la historia de España tras la que la compañía inmobiliaria Martinsa-Fadesa presentó en julio de 2008 con una deuda de 7.200 millones. Reyal Urbis tiene hasta el sábado para evitar la insolvencia si llegar a un acuerdo con sus acreedores.

La desaparición de Reyal Urbis no es sólo un problema para España. Varios bancos alemanes también están entre los acreedores de la empresa. Por otra parte, la lista de los tenedores de deuda puede leerse como un quién es quién de la ya i tambaleante ndustria financiera española, incluyendo Santander (que tiene 550 millones en deuda de Reyal Urbis), Banco Popular (220 millones) y BBVA (€ 120 millones) .

El top de la lista es, sin embargo, Bankia a la que debe por lo menos 460 millones, pero que la agencia Reuters eleva hasta 785 millones. Bankia fue puesta bajo el control del gobierno en 2012 y recibió la ayuda de rescate del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM). Además, el "banco malo" de España, la SAREB –creado el año pasado para ayudar a absorber una serie de malas inmobiliario deuda de los libros de las entidades financieras españolas– también está involucrado.

Sin embargo, el concurso no ha sido una sorpresa. El mercado inmobiliario español ha mostrado signos de mejoría en los últimos meses y los precios siguen cayendo – con unas viviendas que han perdido el 40 por ciento de su valor desde 2007. Es un desarrollo que ha golpeado duramente a los gigantes de la construcción, como Reyal Urbis, y es en gran parte responsable de la situación conflictiva de los bancos españoles. Lo que es peor, los expertos no esperan que las cosas mejoren en el corto plazo.

Además, las nuevas regulaciones de Madrid han obligado a las empresas a realizar grandes amortizaciones en sus propiedad es inmobiliarias. Y la creación de un banco malo también significa que ahora a menudo es más probable que las instituciones financieras se desentiendan de los malos préstamos en lugar de estar refinanciándolos con paciencia.

Más allá del sector financiero del país, sin embargo, la insolvencia dispone aún de un indicador adicional en cuanto a qué tan lejos está España de la salud económica. El desempleo se mantiene en un nivel récord de 26 por ciento y los datos del cuarto trimestre de 2012, mostrando una contracción peor a la esperada del 0,7 por ciento, ha puesto en duda la recuperación del crecimiento este año.

Por otra parte, el gobierno del primer ministro Mariano Rajoy está luchando por sobrevivir a una serie cada vez mayor de escándalos de corrupción, algunos de ellos en su propio Partido Popular conservador. Esta semana, los periódicos españoles han informado de que el Rey Juan Carlos puede estar incluso más contaminado de lo pensado por un escándalo que involucra a yerno Iñaki Urdangarin.

A pesar de los problemas en España, sin embargo, es Italia la que tiene a Europa –y a Berlín en particular– con el aliento contenido este mes. La razón son las elecciones generales del país que se celebrarán el domingo y el lunes – y el riesgo real de que el ex primer ministro Silvio Berlusconi pueda ganar la votación.

Aunque las encuestas de opinión pública están prohibidas en el país durante las dos semanas previas a las elecciones, la prensa italiana informa esta semana que la ventaja del partido principal de centro-izquierda, del que Pier Luigi Bersani es su candidato, se ha reducido a un mero 3,5 por ciento respecto a la coalición de Berlusconi. Y si Berlusconi vuelve al timón, la mayoría espera que Roma vueva al abismo en que se encontraba a finales de 2011. De hecho, el mayor banco italiano de inversión, Mediobanca, dijo esta semana que cree que una victoria de Berlusconi daría lugar a una hundimiento de los mercadoa de inversión, lo que conduciría en última instancia a la necesidad de un rescate europeo del endeudado país.

Berlín también ha advertido de una resurrección Berlusconi, con el canciller alemán Guido Westerwelle emitiendo una amonestación apenas disimulada a los votantes italianos el martes. De la que también se hizo eco Ruprecht Polenz, el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores en el Parlamento alemán y miembro destacado de partido de la canciller Angela Merkel.

Norbert Barthle, experto en presupuesto de la CDU en el parlamento, fue aún más allá en su advertencia. En declaraciones a Reuters, dijo: "Si el señor Berlusconi gana las elecciones, este curso (de las reformas) podría estar en peligro y las dudas sobre la solidez de Italia podrían tener graves consecuencias para el euro”.

En última instancia, estas dudas podrían multiplicarse independientemente de quién gane las elecciones. Mario Monti, el tecnócrata primer ministro saliente del país, fue capaz de recortar algunos puntos porcentuales al déficit presupuestario e introducir reformas modestas. Pero en los últimos seis meses de su estadía de 14 meses fue menos productivo, cuando empezó encontrar resistencia. Y el próximo gobierno del país, ya sea desde la derecha o la izquierda, probablemente no tendrá un mandato suficiente para avanzar mucho.

Que tal progreso es muy necesario ha sido bien documentada, y más recientemente por The Economist, que señaló que Italia es uno de los dos únicos países de la eurozona que han visto una caída en el PIB per cápita de desde la introducción del euro. A nivel mundial, ocupa el lugar 169 de 179 desde el año 2000 en términos de crecimiento per cápita del PIB.

El Fondo Monetario Internacional ha advertido recientemente que la economía italiana podría hacer grandes avances de hasta un 10,5% de crecimiento en la próxima década si los políticos del país se ponen de acuerdo sobre un paquete de reformas económicas y del mercado laboral de gran alcance. Pero si Berlusconi gana la próxima semana, lo contrario, al parecer, también es cierto. Italia podría provocar una recaída de la crisis del euro, justo cuando Europa pensaba que estaba fuera de peligro.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS