SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

La oferta de Obama de un pacto comercial con Europa desata el optimismo

The New York Times

5
1 votos
16-02-2013
Publicidad
http://www.nytimes.com/2013/02/14/world/europe/obama-bid-for-trade-pact-with-europe-stirs-hope.html?_r=0 http://www.nytimes.com/2013/02/14/world/europe/obama-bid-for-trade-pact-with-europe-stirs-hope.html?_r=0

El llamamiento del presidente Obama para un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea ha desatado en ambos lados una ola de optimismo ya que poder lograr un avance así supondría enormes beneficios transatlánticos, no sólo económicos sino también políticos.

Los expertos citan los tiempos económicos difíciles en ambos lados del Atlántico y la necesidad percibida entre los líderes europeos para que una causa unifique su deshilachada unión como razones principales de que el acuerdo pueda ser alcanzado donde los esfuerzos del pasado fracasaron. Pero una consideración aún mayor, dicen, es el creciente poderío económico de China.

"Va a haber un acuerdo al final", dice Claudia Schmucker, jefa del programa de globalización y economía mundial en el Consejo Alemán de Relaciones Exteriores. "Esta será la primera vez en 20 años en el que algo así puede suceder."

Los autores esperan que un acuerdo comercial global no sólo aumentará el crecimiento económico, sino también precios más bajos para los consumidores europeos y americanos y dará un nuevo impulso a una relación a la que le ha faltado el impulso hacia adelante casi desde el final de la guerra fría. Las negociaciones podrían comenzar a finales de mayo o principios de junio.

Las negociaciones no se espera que sean fáciles, dados los intereses creados, especialmente en los sectores protegidos de la industria de la agricultura luchando por mantener sus subsidios y preferencias. Los consumidores europeos han rechazado los tipos de cultivos genéticamente modificados que son comunes en los Estados Unidos, pero que se conocen a través del Atlántico como comida-Frankenstein.

Sin embargo, el anuncio de Obama fue aplaudido por los líderes políticos y grupos empresariales en Europa, especialmente en Alemania, y hasta ahora la noticia no ha provocado la inmediata oposición de los sindicatos en Estados Unidos como ha ocurrido en las negociaciones de libre comercio con los países subdesarrollados de bajos salarios.

Los expertos en comercio están de acuerdo en que diversos factores nuevos convergen para hacer un acuerdo más probable. El estancamiento económico en ambos lados del Atlántico ha aumentado la conciencia de que se necesita un estímulo para el crecimiento. En una administración demócrata, los acuerdos de libre comercio son mucho más fáciles de alcanzar con países sindicados y con mayores salarios, como los europeos, que no asustan a los sindicatos. Y la polinización cruzada entre empresas estadounidenses y europeas, como en el sector automotriz, también se espera que mitigue la oposición de los grupos sindicales.

Sin embargo, China podría constituir el factor más apremiante. Hay una conciencia creciente de que para hacer frente al reto del rápido crecimiento de la economía de China, Europa y Estados Unidos tendrán que aprender a cooperar mejor.

"En toda negociación comercial, que yo sepa, entre Europa y los EEUU, China está en sus mentes, en términos de cómo podemos utilizar las negociaciones comerciales para competir mejor", dice Jeffrey J. Schott, investigador principal sobre la política comercial internacional en el Peterson Institute for International Economics de Washington.

Si bien los tratados comerciales a menudo tardan años en negociarse, un alto funcionario del gobierno de Obama dijo que un pacto es posible en tan sólo 18 meses – antes de que finalicen su mandato los actuales comisarios europeos. Aún así, los expertos en comercio, con experiencia en rondas anteriores, dicen ser muy conscientes de la frecuencia con que empiezan las negociaciones con grandiosos planes llenos de optimismo y terminan con peleas difíciles entre intereses creados.

Karel De Gucht, comisario de la Unión Europea de comercio, dice que completar un pacto comercial podría tomar dos años. En una entrevista dijo que el acuerdo "tendrá un impacto en todo el mundo." Las conversaciones serán "acerca de nuestro lugar, y por nuestro lugar me refiero a los Estados Unidos y Europa, dentro de una década en la escena económica mundial", dijo el Sr. De Gucht,.

Obama dedicó una sola frase al tema en su discurso del Estado de la Unión, pero eso era lo que los defensores de un acuerdo comercial había estado esperando. Su declaración sienta las bases para iniciar las negociaciones para eliminar las barreras arancelarias y los obstáculos reglamentarios entre los Estados Unidos y la Unión Europea, que ya son los dos mayores socios comerciales.

En su discurso del martes, Obama calificó la iniciativa de tratado transatlántico comercial y de inversiones, pero la idea es antigua, y fue muy discutida durante la administración Clinton en el marco del llamado Tafta, algo así como una secuela de la oferta Nafta.

La referencia de Obama a las conversaciones sobre un posible pacto de libre comercio con la Unión Europea fue una adición tardía a su discurso sobre el Estado de la Unión, de acuerdo con un alto funcionario del gobierno, debido a que el grupo de trabajo de Estados Unidos y la Unión Europea sólo había enviado recomendaciones a Washington el martes de que las dos partes estaban lo suficientemente cerca sobre diversas cuestiones como para seguir las conversaciones para un acuerdo de libre comercio más amplio, en lugar de uno más limitada.

Ese grupo de trabajo de alto nivel ha pasado cerca de un año discutiendo si las conversaciones abarcarían sólo las cuestiones arancelarias, o también cuestiones reglamentarias sobre temas de la industria ambiental, farmacéutica y automotriz. El funcionario del gobierno, que pidió no ser identificado, dijo que los europeos, al estar tan impacientes "por cualquier cosa que se parezca a una estrategia de crecimiento" parecían "estar listo para asumir algunas de las cuestiones más difíciles" como la agricultura (...)
 
Los aranceles sobre las mercancías que viajan entre Estados Unidos y Europa son bajos, con un promedio alrededor de 3 por ciento, pero los autores dicen que los ahorros de eliminación de los derechos seguiría siendo significativo ya que el volumen de comercio es enorme. El comercio de mercancías entre Europa y los Estados Unidos ascendió a 646 mil millones de dólares el año pasado, según cifras del gobierno de Estados Unidos.

El martes, dos poderosos senadores estadounidenses en la comisión encargada de examinar cualquier proyecto de acuerdo comercial antes de poder obtener una votación en el Senado, advirtieron que cualquier acuerdo debe abrir Europa a los productos agrícolas estadounidenses.

Max Baucus, demócrata de Montana, quien es presidente del Comité de Finanzas del Senado, y Orrin G. Hatch de Utah, el republicano de más alto rango en el comité, escribieron en una carta a Ron Kirk , el representante comercial de Estados Unidos, que un acuerdo comercial presenta una "oportunidad atractiva". Los líderes europeos, entre ellos el primer ministro David Cameron de Gran Bretaña y la canciller Angela Merkel de Alemania, han estado presionando por un acuerdo comercial como una manera de bajo costo para estimular sus economías en dificultades. Las Cámaras de Comercio de Estados Unidos y grandes empresas como General Electric también han cabildeado para un acuerdo.

Potencialmente más importante que la abolición de los aranceles, pero también mucho más complicado, sería un acuerdo que armonizara las regulaciones sobre productos como alimentos, automóviles, juguetes y productos farmacéuticos. A los fabricantes de automóviles le gustaría llegar a un acuerdo sobre la seguridad y las normas de emisiones para los vehículos, reduciendo o eliminando la necesidad de crear diferentes versiones para el mercado americano y europeo.

Matthias Wissmann, presidente de la Asociación Alemana de la Industria Automotriz, dijo que la armonización de las funciones de seguridad puede ahorrar varios cientos de dólares por automóvil. El Sr. De Gucht, quien se espera que conduzca las negociaciones del lado europeo, dijo que un acuerdo podría proporcionar una ventaja vital sobre potencias emergentes como China.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS