SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

¿Rajoy sin lí­mites?

The Economist

5
1 votos
14-02-2013
Publicidad
http://www.economist.com/blogs/freeexchange/2013/02/spains-economy http://www.economist.com/blogs/freeexchange/2013/02/spains-economy

España está en mejor forma ahora que seis meses atrás. Ese fue el mensaje lanzado desde  la Cumbre España de The Economist ayer en Madrid, donde los ministros del gobierno de Mariano Rajoy transmitieron un mensaje decididamente optimista. La situación de la balanza de pagos ha mejorado notablemente, los inversores no residentes vuelven a comprar deuda soberana del país, el sistema bancario se esta reestructurando, el déficit primario desciende. El estado de ánimo optimista en los mercados financieros desde el inicio del año refleja un verdadero progreso en las reformas. Discusión acerca del rescate, no ha habido prácticamente ninguna.

Pero había también otra narrativa, menos alegre. Los problemas de solvencia que han afectado al gobierno y los bancos pueden estar bajo control, pero las perspectivas de crecimiento de España no son de color rosa. Donde una vez los problemas de España eran agudos, ahora son crónicos: un desempleo arraigado, una gran masa de pequeñas y medianas empresas con baja productividad y, sobre todo, un estrangulamiento del crédito.

Al igual que en otros países de Europa, es difícil desvincular la débil oferta de crédito de la débil demanda interna. Pero orador tras orador señalaron la disponibilidad de crédito como un gran problema. El sistema bancario de España está adelgazando, a medida que los bancos en quiebra se reestructuran. Los analistas de Barclays estiman que los préstamos bancarios se contraerán un 6-7% al año hasta 2016. Mucho tiempo de auge de los préstamos hechos por las cajas de ahorros sobre la base de relaciones personales y locales, a medida que las cajas se reducen, a muchos de sus clientes les resulta difícil cambiar de prestamista porque carecen de las garantías adecuadas.

El desapalancamiento de los bancos no es inusual en Europa. A lo largo de ambas orillas del continente están bajo presión para adelgazar los balances, para cumplir con la nueva ratio de capital y de liquidez, para cumplir con las necesidades de ayuda estatal, para salir de los negocios marginales que simplemente no son lo suficientemente rentables, para proveer capital contra el riesgo de nuevos choques. Sin embargo, la situación española se ve agravada por las debilidades particulares de su sistema bancario y la preponderancia en la economía de las empresas más pequeñas, cuya capacidad de acceder a formas alternativas de financiación es limitada.

Hubo indicios fuertes en la conferencia de programas gubernamentales en preparación, que intentarán desbloquear la financiación de las pequeñas empresas al ofrecer incentivos a los bancos para prestar. Si no son eficaces, las consecuencias económicas de una crisis prolongada podrían ser grave. Un nuevo artículo de Luis Garicano (un panelista en el evento) y Claudia Steinwender de la London School of Economics examina el impacto de las restricciones financieras en las empresas. Mediante la comparación de las empresas españolas de propiedad extranjera, y que por lo tanto tienen acceso a otras formas de financiación, y las que son nacionales, por lo que son dependientes de los bancos locales, los autores analizan lo que la incertidumbre sobre el acceso a la financiación hizo para la toma de decisiones antes y después de la crisis de 2008. Las empresas de propiedad española redujeron la inversión en más del 19% que las empresas de propiedad extranjera, y redujeron el empleo en más del 6%. Eso es suficiente para enfriar la economía, por no hablar del estado de ánimo actual.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS