Nueva huelga de estudiantes

¿Paí­s de tercera, educación de tercera? ¡No!

España no puede permitirse una "educación de primera", porque debe pagar como "un paí­s de tercera".

5
3 votos
06-02-2013
Publicidad
Ala semana de aprobar los presupuestos generales el pasado abril - que ya reducí­an la inversión educativa en un 21,9%-, el gobierno de Rajoy se vio obligado -ante las presiones de Bruselas y el FMI- a anunciar, de madrugada y sin previo aviso, un "recorte extra" de 10.000 millones... 3.000 de ellos en la enseñanza. La degradación educativa, medida en el recorte del gasto público, está entre el 25% y el 30% en dos años.
 Hay condiciones para unir a todos los sectores de la educación "alumnos, profesores y padres, entorno, a un programa mí­nimo común para una educación nacional, democrática, cientí­fica y al servicio del pueblo.
Hay condiciones para unir a todos los sectores de la educación "alumnos, profesores y padres, entorno, a un programa mí­nimo común para una educación nacional, democrática, cientí­fica y al servicio del pueblo.
Ala semana de aprobar los presupuestos generales el pasado abril - que ya reducí­an la inversión educativa en un 21,9%-, el gobierno de Rajoy se vio obligado -ante las presiones de Bruselas y el FMI- a anunciar, de madrugada y sin previo aviso, un "recorte extra" de 10.000 millones... 3.000 de ellos en la enseñanza. La degradación educativa, medida en el recorte del gasto público, está entre el 25% y el 30% en dos años.

Urgencias financieras

En Valencia el gobierno autonómico anunció un draconiano plan de ajuste de 1.057 millones de € en la inversión pública de los que un 25% eran en educación. El motivo fue un retraso en el pago de un vencimiento de deuda contraído con la banca extranjera - entre ellos el Deustche Bank alemán. "Una auditoría de las necesidades nacionales y sociales, de donde surja una reforma educativa que responda a los problemas reales del aís y del conjunto del pueblo"


Lo que ocurrió en Valencia, se trasladó inmediatamente al resto de comunidades: España no puede permitirse una “educación de primera”, porque debe pagar como “un país de tercera”.

Ataque masivo
Estas imposiciones hegemonistas se han traducido en un ataque masivo contra el 90 de los sectores educativos y contra todas las etapas de la enseñanza. Se han eliminado 13.000 profesores, para una población escolar de 800.000 alumnos más, y se les ha recortado un 25% el salario; se han reducida a la mitad las becas además de soportar un incremento del IVA en los artículos escolares del 4% al 21%; el incremento de las tasas ha alcanzado un 66% y los precios prohibitivos de los masters -obligatorios para completar la formación tras la reforma impuesta por Bolonia- impone una criba elitista al acceso a la universidad.

Marea verde
La respuesta comenzó con la sonada lucha de los estudiantes valencianos, que la inusitada represión no pudo detener, y ha culminado en una huelga general de la enseñanza donde se ha conseguido una unidad histórica. Paró la pública y la concertada, se juntaron padres y alumnos, con el respaldo de los profesores, abarcó a todas las  etapas educativas –desde la infantil a la universidad- …Incluso sectores extremadamente conservadores, como los rectores, se han pronunciado contra los recortes.

Una alternativa unitaria y nacional
Hay condiciones para unir a todos los sectores de la educación –alumnos, profesores y padres, entorno, a un programa mínimo común para una educación nacional, democrática, científica y al servicio del pueblo; y movilizaciones conjuntas a lo largo y ancho de nuestro país, para conseguir:

0.    Es necesaria una auditoría de las necesidades nacionales y sociales, de donde surja una reforma educativa que responda a los problemas reales del país y del conjunto del pueblo. Frente a las restricciones presupuestaras y el corsé que supone Bolonia, la universidad española tiene que ser un motor que impulse el desarrollo independiente del país.

1.- Contra los recortes, redistribución de la riqueza.
Igualarnos con la inversión media europea nos obligaría a invertir 6.911 millones más cada año en la educación española. Exigimos un plan para conseguirlo en el plazo de cinco años mediante la redistribución de salarios, que nadie cobre menos de mil y nadie más de tres mil, el combate al despilfarro y un sistema fiscal progresivo de verdad con el que restablecer todas las ayudas y programas suprimidos por los recortes.

3.- Ampliación de la democracia y de la capacidad de decisión de la comunidad educativa.
Fortalecimiento del papel decisorio de los Consejos Escolares, eliminación del directorn elegido a dedo y de todas las restricciones a la actividad de los profesores y expulsión de los órganos de gestión de las universidades de bancos y monopolios.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS