SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

El fracaso del liderazgo de Obama

The Washington Post

5
1 votos
05-01-2013
http://www.washingtonpost.com/opinions/robert-j-samuelson-obamas-leadership-failure/2012/12/31/fa34a9b6-5393-11e2-8b9e-dd8773594efc_story.html http://www.washingtonpost.com/opinions/robert-j-samuelson-obamas-leadership-failure/2012/12/31/fa34a9b6-5393-11e2-8b9e-dd8773594efc_story.html

El "precipicio fiscal" es un gran fracaso del liderazgo presidencial. Las negociaciones tediosas y técnicas no son más que un argumento secundario en un drama mayor. El Gobierno ya no puede cumplir todas las promesas que ha hecho a varios sectores electorales. Algunas promesas se reducirán o serán desautorizadas. ¿Cuáles? ¿Por qué? Sólo el presidente puede plantear estas preguntas de una manera que se inicie un debate nacional sobre las decisiones que deben tomarse, pero hacerlo requiere que el presidente diga a la gente lo que no quiere oír. Ese es su trabajo: ayudar a los estadounidenses a enfrentar lo inevitable, aunque sean realidades desagradables. Barack Obama se ha negado a jugar este papel.

En cambio, ha echado el problema presupuestario a largo plazo como una cuestión de si el 1 o el 2% de la población más rica debe pagar más impuestos. No sólo eso, sino que ha insistido en que los mayores impuestos que pagarán por la subida de impuestos, será poco en comparación con la reducción de varios picos fiscales (deducciones, exenciones, tasas preferenciales) de los que gozan en gran medida los estadounidenses de alto nivel. La obsesión con las tasas es una mala política (impuestos más altos pueden poner en peligro la asunción de riesgos, el esfuerzo laboral y la  contratación), pero a él lo califica como buen político: señala que Obama es macho, él es duro con los ricos, que son implícitamente culpables de los presupuestos de la nación y los problemas económicos .

Todo lo que uno piense sobre aumentar los impuestos a los más ricos (y yo no tengo ninguna objeción a ello como parte del paquete de presupuesto global), no es el meollo del problema. El punto central del problema –el problema está en las insostenible promesas bipartidistas para la mayoría de los estadounidenses de conseguir altos beneficios del gobierno con bajos impuestos– surge de una población que envejece y los altos costos de la salud, que provocan un rápido aumento en el gasto en Seguridad Social, Medicare y Medicaid. Permítanme repetir algunas estadísticas que a menudo he citado. En 2012, el Seguro Social, Medicare y Medicaid representaron el 44% del gasto federal. En cuanto a los impuestos, el 5% más rico ha pagado casi el 40% de los impuestos federales en 2009 (y dentro de éste, el 1% más rico ha pagado el 22 por ciento de los impuestos).

La Oficina de Presupuesto del Congreso lo dice de esta manera:

"Con el envejecimiento de la población y los costos de salud por persona que probablemente seguirán creciendo más rápido que la economía [producto interno bruto], los Estados Unidos no pueden sostener los programas de gasto federal ahora vigentes con los impuestos federales (como porcentaje del PIB) que se ha acostumbrado a pagar."

Hasta que Obama no reconozca esta realidad visible y consistente en un lenguaje sencillo e inequívoco –algo que no ha hecho y no da señales de hacer– no puede decirse que se trate honestamente con el presupuesto o con el pueblo estadounidense. La principal razón de que sigamos teniendo estas confrontaciones destructivas y presupuestos provisionales no es simplemente que muchos republicanos hayan sido intransigente con los impuestos. La causa más importante es que Obama se niega a admitir que el Seguro Social, Medicare y Medicaid están impulsando el gasto futuro y el déficit. Así que cuando los republicanos hacen concesiones en los impuestos (como lo han hecho), obtienen poco a cambio. Naturalmente, esto envenena el clima de negociación.

Por supuesto, Obama podría ofender a muchos demócratas si aceptara recortes en las prestaciones del Seguro Social y Medicare: aumento de la edad de elegibilidad, el aumento de las primas para ancianos, profundos cambios estructurales en el sistema de atención de salud para reducir los costos. Al igual que muchos republicanos no quieren aumentar un centavo en impuestos, muchos demócratas no quieren recortar un centavo en las prestaciones (...)

Por desgracia, gran parte de los medios de comunicación han aceptado la narrativa de Obama de que es sólo la rigidez republicana la que frustra las negociaciones y conduce a un punto muerto. Esto significa, por supuesto, que hay incluso menos incentivos para Obama y los demócratas del Congreso a participar en una negociación genuina.

El resultado es que no estamos recibiendo el debate que nos merecemos y que las decisiones presupuestarias se hacen principalmente de forma predeterminada. Igual de importante, los periódicos y feos enfrentamientos sobre la política presupuestaria –y la parálisis y la amargura que implican– corroen la confianza y debilitan la economía. Una economía débil genera pocos puestos de trabajo y la falta de empleo es el problema social del país número uno. La abdicación de Obama de su responsabilidad puede estar en su propio interés político, pero es profundamente hostil a los intereses nacionales.

¿Qué te ha parecido el artículo?