Barcelona. El efecto Neira

Enfrentarse al maltratador, salvar a la maltratada

Dos hombres evitan en Barcelona la muerte de una mujer a manos de su ex pareja.

0
0 votos
21-01-2009
Publicidad
Si 2008 fue el año en que el profesor Neira cayó en coma al ser agredido por defender a una mujer maltratada. En 2009 Neira está despierto, aparte de en sentido literal, en la persona de los muchos Neiras que hay en España. Si 2008 fue el año en que el profesor Neira cayó en coma al ser agredido por defender a una mujer maltratada. En 2009 Neira está despierto, aparte de en sentido literal, en la persona de los muchos Neiras que hay en España.
Los restos de papeles, algunos manchados de sangre, estaban por el suelo después del enfrentamiento. Eran los papeles de la carpeta con la que un hombre plantó cara al que iba a ser el próximo homicida de género en Cataluña. Su intervención y la de un trabajador sudamericano salvaron a la chica de una muerte segura. Su ex le había asestado ya seis puñaladas, a plena luz del día, en pleno centro de Baracelona.

Si en un primer momento algunos testigos de una auténtica muerte anunciada retrocedieron ante la agresividad del hombre, dos hombres dieron un giro a la dramática situación. Un trabajador hispanoamericano detuvo su coche para sacar sus “fierros de trabajo y darle". Una herramienta metálica de su trabajo sirvió para golpear al agresor y  arrebatarle a la chica para protegerla en el interior del vehículo.  El otro protagonista, que iba camino de su trabajo con una carpeta repleta de papeles, se ha enfrentado al hombre, quien le ha arrebatado la carpeta y troceado los documentos. L
 
os papeles, teñidos con la sangre de la joven, han quedado esparcidos por el suelo. La actuación de estos dos valientes ha propiciado que más gente participara en acorralar al agresor hasta que ha llegado la policía. Este es, sin duda el camino y  no hay marcha atrás. La actuación de un Neira llama a que salgan todos los Neiras y, contra todos, uno no puede. España estuvo en vilo por la vida del profesor que se atrevió a enfrentarse a un agresor. No era el primero, sin duda, pero el alcance mediático que ha tenido su acción, sus consecuencias, ha servido para que la chica de Barcelona y seguramente otras muchas, salven su vida.

2008 se ha cerrado con unas cifras alarmantes de maltratos y violencia de género. Casi la mitad de las mujeres que llamó al teléfono de ayuda en la Comunidad Valencia llevaba sufriendo maltratos entre uno y cinco años. Sin duda, no sólo hay cada vez más denuncias, sino que la conciencia de que los que estamos alrededor podemos y debemos contribuir a evitar estas muertes permite actuaciones como las de ayer en Barcelona. La valentía del profesor Jesús Neira ha calado, ha funcionado como efecto llamada. Esta es la principal conclusión de los sucesos de Barcelona. Si 2008 ha sido el año en que Neira estuvo en coma, Neira ha despertado en 2009. 

 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad