2012 lo ha sido... 2013 lo tiene que ser todaví­a más...

El año de "¡Las pensiones a la Constitución! ¡Referéndum YA!"

Lo advertimos hace unos meses, las pensiones son el próximo bocado que quieren darnos el FMI y la UE, Washington y Berlí­n. Y los hechos han confirmado que esta es la batalla central en torno a la cual el pueblo español nos jugamos nuestro futuro.

5
7 votos
20-12-2012
Publicidad
Hace dos años, cuando Zapatero "reformó" -eufemismo para no decir la verdad, "recortar"- las pensiones, U.C.E iniciamos una campaña de recogida de firmas.En apenas tres meses acumulamos más de 200.000 firmas. Ahora, cuando el FMI o la UE disparan contra la diana de nuestras pensiones, exigiendo un drástico recorte de las mismas, vamos a impulsar la campaña. Y te esperamos a tí­, que estás de acuerdo, como la inmensa mayorí­a, en que "las pensiones no se tocan", como colaborador activo en una batalla donde nos jugamos nuestro futuro.
 eso el primer objetivo que nos hemos propuesto es que la campaña cuente con un amplio núcleo de colaboradores activos que recojan firmas en todas las poblaciones españolas de más de 20.000 habitantes. Es decir, 400 ciudades y pueblos distribuidos por las 50 provincias y 2 ciudades autónomas que de conjunto agrupan al 70% de la población del paí­s.
eso el primer objetivo que nos hemos propuesto es que la campaña cuente con un amplio núcleo de colaboradores activos que recojan firmas en todas las poblaciones españolas de más de 20.000 habitantes. Es decir, 400 ciudades y pueblos distribuidos por las 50 provincias y 2 ciudades autónomas que de conjunto agrupan al 70% de la población del paí­s.
Hace dos años, cuando Zapatero "reformó" -eufemismo para no decir la verdad, "recortar"- las pensiones, U.C.E iniciamos una campaña de recogida de firmas.En apenas tres meses acumulamos más de 200.000 firmas. Ahora, cuando el FMI o la UE disparan contra la diana de nuestras pensiones, exigiendo un drástico recorte de las mismas, vamos a impulsar la campaña. Y te esperamos a tí­, que estás de acuerdo, como la inmensa mayorí­a, en que "las pensiones no se tocan", como colaborador activo en una batalla donde nos jugamos nuestro futuro.

 

En abril de este mismo año, hace ahora 8 meses, nuestras publicaciones dieron la voz de alarma, ¡vienen a por las pensiones!

A finales de abril, la editorial del De Verdad advertía: “El sistema público de pensiones es una amplia y suculenta ‘caja de resistencia’ – que mueve cada año 110.000 millones de euros en pensiones y cotizaciones sociales– sobre el que pretende abalanzarse el gran capital financiero internacional. "La batalla por el referéndum de las pensiones se ha puesto en marcha. De que cada hombre y mujer consciente de los que nos estamos jugando la tomemos en nuestras manos, depende su resultado"

Apoderarse de esta caja es uno de los mayores bocados que el hegemonismo puede dar a la riqueza del país. Todo apunta a que van a por ella. Y las pensiones se van a convertir muy previsiblemente en la nueva “línea roja” que el gobierno de Rajoy está dispuesto a saltar, contra sus reiteradas promesas electorales. El FMI ha dado el pistoletazo de salida para abalanzarse contra las pensiones. Si sabemos dar la batalla con decisión, unidad e inteligencia política, se abre ante nosotros la posibilidad de empezar a cambiar la correlación de fuerzas en un sentido favorable a los intereses del 90%”.

A lo largo de todo este tiempo, y dada la avalancha de recortes y ataques de todo tipo contra el 90% de la población lanzados en forma de “bomba de racimo”, muchos luchadores se preguntaban si esto era realmente así, si el punto donde debíamos concentrar todas nuestras fuerzas y golpear como un solo hombre era el de las pensiones. Dudando sobre si centrarse en él no era desatender otros frentes más urgentes que requerían una respuesta inmediata y eran, en consecuencia, donde había que concentrar la lucha. 

Hoy, que las pensiones se han convertido en el centro de la próxima batalla, ya no lo decimos sólo nosotros. Lo están diciendo ellos mismos. Desde hace dos semanas, no hay día en que no aparezca esta exigencia en alguno de sus medios de comunicación, nacionales o internacionales. Han empezado a crear el clima de opinión necesario para justificar este nuevo y agresivo ataque.

Lo que reafirma que la exigencia de un referéndum para reformar la Constitución e incluir que ningún gobierno pueda rebajar el poder adquisitivo de los pensionistas ni privatizar, total o parcialmente, el sistema público de pensiones se ha convertido en la batalla principal ante la que nos encontramos. Aquí es donde hay que concentrar todas las fuerzas.

Pero una batalla de la dimensión y envergadura de las pensiones a referéndum exige, en primer lugar, crear una amplísima red social en toda España que la tome en sus manos y la lleve adelante. Y por eso el primer objetivo que nos hemos propuesto es que la campaña cuente con un amplio núcleo de colaboradores activos que recojan firmas en todas las poblaciones españolas de más de 20.000 habitantes. Es decir, 400 ciudades y pueblos distribuidos por las 50 provincias y 2 ciudades autónomas que de conjunto agrupan al 70% de la población del país. 

Extender la campaña territorialmente a todos estos sitios de aquí a finales de enero es el objetivo y el primer reto que nos hemos propuesto. Y cualquiera de vosotros podéis colaborar en conseguirlo.

La experiencia práctica nos ha mostrado a la mayoría de los que estamos aquí cómo recoger firmas para exigir el referéndum sobre las pensiones es extremadamente fácil. La gente a la que se le propone se adhiere de forma rápida, espontánea y entusiasta. Y llevamos recogidas ya más de 200 mil. 

Por eso lo principal de todo es sumar a ella el mayor número de colaboradores, el mayor número de gente para difundirla. Una amplia red en la que todos seamos y nos sintamos partícipes de la campaña y promovamos todas las iniciativas posibles para conseguir que en cada una de nuestras localidades todo el mundo se entere y firme para exigir el referéndum. 

Es un primer objetivo ambicioso, pero que si todos nos unimos para colaborar y añadir nuestro grano de arena, sea grande o pequeño, podemos sin duda conquistar.

La batalla por el referéndum de las pensiones se ha puesto en marcha. De que cada uno de los que estamos, de que cada hombre y mujer consciente de los que nos estamos jugando la tomemos en nuestras manos, depende su resultado. Ellos no son más que una ínfima minoría imponiendo los intereses de una minoría ínfima. Nosotros, por el contrario, somos una inmensa mayoría luchando por los intereses de una mayoría inmensa. 

Uniéndonos y organizándonos, ¡claro que SÍ PODEMOS!

 

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS