SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Abe debe ser más que un lí­der enojado

Global Times (China)

5
1 votos
20-12-2012
Publicidad
http://www.globaltimes.cn/content/750532.shtml http://www.globaltimes.cn/content/750532.shtml

El Partido Liberal Democrático (PLD) ganó ayer las elecciones japonesas con mayoría absoluta en el nuevo parlamento. El presidente del PLD, Shinzo Abe, visto como un líder de la línea dura, se ha convertido en primer ministro por segunda vez. Cuando fue elegido por primera vez en 2006, hizo su primer viaje al extranjero a China, lo que fue visto como un viaje para "romper el hielo". Muchos están esperando a ver cómo va a manejar la relación chino-japonesa.

El punto muerto en la actual relación entre China y Japón se debe a las disputas territoriales y hay pocas posibilidades de que Abe haga otro viaje de "romper el hielo".

Hay dos limitaciones que Abe tiene que tratar. Una de ellas es la tendencia derechista dentro de la sociedad japonesa. El nacionalismo se ha convertido en una consigna de los políticos. La otra es la fuerza creciente de China. La economía japonesa depende de la de China.

Los dos provocan impactos opuestos en Japón, y Abe está dispuesta a buscar un equilibrio entre ambas.

Justo después de su victoria, Abe afirmó que las Islas Diaoyu pertenecen a Japón. Esta apresurada y demagógica declaración se relaciona con la primera limitación. Abe sabe mejor que nadie de la complejidad de la disputa de las Islas Diaoyu, pero su discurso no proporcionó este matiz.

Dentro de la política japonesa, los estadistas han sido reconvertidos en políticos. Tener visión a corto plazo se ha convertido en una práctica popular.

Desde Abe, los primeros ministros de Japón han permanecido en sus puestos no más de un año.

Como ha sido elegido por segunda vez, lo que mas importa es si podrá permanecer en el cargo por un período largo de tiempo.

China debe tratar de obtener el apoyo de los votantes japoneses. Aunque cada vez aumentan los sentimientos japoneses contra China, aquellos que se oponen firmemente a China son sólo unas pocas fuerzas derechistas.

La fuerte reacción de China contra las provocaciones de Japón sobre el conflicto de las Islas Diaoyu en los últimos meses ha conmocionado a Japón. Una vez que tome posesión del cargo de Abe, China debe hacerle saber acerca de su postura firme.

Sólo manteniendo esa presión Abe considerará a China, de lo contrario, pensará que China se encuentra en una posición débil. En los últimos años, cada vez que Japón ha pasado a una política moderada hacia China, ha sido el resultado de una firme postura de China en lugar de hacer concesiones.

Los dos países se han acostumbrado a una relación fría. Antes de que el reforzamiento nacional de China y de Japón vea un cambio dramático, o emerja una influencia poderosa nueva en la región, es poco probable que veamos un cambio histórico en las relaciones bilaterales. Incluso si hay una mejoría breve, fácilmente podría ser invertida.

Sin embargo, es necesario que China mantenga conversaciones con el gobierno de Abe para evitar la posibilidad de una confrontación militar sobre las Islas Diaoyu.

Pero las negociaciones deben basarse en la premisa de que la presencia china en el agua y el espacio aéreo alrededor de las islas Diaoyu permanecerá.

El manejo del conflicto Diaoyu requiere que las dos partes mantengan su visión estratégica realizando  declaraciones y acciones transparentes. Pero Tokio, adicto a los pequeños trucos, no es un aliado franco.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS