SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Deutsche Bank y el fraude de ocultar enormes pérdidas

Der Spiegel

5
1 votos
13-12-2012
Publicidad
http://www.spiegel.de/international/business/whistleblower-accuses-deutsche-bank-of-concealing-billions-in-losses-a-871933.html http://www.spiegel.de/international/business/whistleblower-accuses-deutsche-bank-of-concealing-billions-in-losses-a-871933.html

Una de las especialidades de la firma legal de renombre de Nueva York Labaton Sucharow, es representar a los denunciantes del mundo financiero: los empleados de banca que quieren exponer las prácticas dudosas o ilegales de sus empleadores. Es por eso que el Dr. Eric Ben-Artzi, mirando con cara de sueño y tenso, está sentado en las lujosas oficinas de la empresa en el piso 35 de un rascacielos con una vista de Wall Street y a sólo 300 metros de la torre de oficinas de su antiguo empleador: Deutsche Bank.
 
Hasta finales del año pasado, Ben-Artzi trabajó en la sede norteamericana del grupo bancario con sede en Francfort, en Manhattan. Su título era vicepresidente de la División de Riesgo Legal y de Capital, y sus responsabilidades incluyen la divulgación de "aplicaciones inadecuadas de modelos cuantitativos para la evaluación de opciones apalancadas super-senior, garantizados por tramos, los swaps de aseguramiento de crédito."

Suena terriblemente complicado y misterioso, pero eso se debe a que el trabajo de Ben-Artzi era examinar y vigilar los instrumentos financieros más complejos y exóticos, los que muchos banqueros mismos ya no entienden, pero se comercializaban en cantidades enormes en los años anteriores a la crisis financiera.

Ben-Artzi se ha sumergido en números y modelos informáticos, y examinó si lo que el banco le dijo a los clientes acerca de sus enrevesados valores y la colocación en sus estados financieros era realmente cierto. Al final, llegó a la conclusión de que no era así.

Según los cálculos de Ben-Artzi, hubo miles de millones en los pasivos que deberían haber figurado en el balance del banco, pero no se hizo. El ex analista de riesgo está convencido de que Deutsche Bank ocultó las cifras de las transacciones de alto riesgo, y que, al hacerlo, actuó de manera ilegal. Según Ben-Artzi, "es un fraude."

Ben-Artzi habló primero con sus superiores acerca de sus preocupaciones, luego se puso en contacto con los miembros de más alto rango de la administración y, por último, a la dirección más alta del banco. Unos meses más tarde, a finales de 2011, fue despedido. El banco le dijo que era porque su departamento estaba siendo disuelto e incorporado a la nueva central de riesgos en Berlín, pero Ben-Artzi insiste en que se trataba de castigarlo por su perseverancia.

Mientras tanto, Ben-Artzi se lo había notificado a la Securities and Exchange Commission (SEC) de EEUU. Al final resultó que no fue el primero. En la primavera de 2010, otro empleado de Deutsche Bank –supuestamente un comercial llamado Matthew Simpson– dijo a sus superiores que las transacciones complejas se habían colocado incorrectamente. Deutsche Bank inicialmente investigó las denuncias internamente y luego contactó con la SEC en marzo. Otro empleado había también habría informado a la SEC acerca de prácticas contables inadecuadas en el banco.

Los reguladores han estado investigando Deutsche Bank desde entonces.

Si las acusaciones son ciertas, las consecuencias serán enormes, porque significaría que el Deutsche Bank había embellecido sus estados financieros. Lo que es peor, las pérdidas que se ocultaban, que suman miles de millones, pueden haber sido tan graves que el banco habría tenido que ser rescatado por el gobierno. Y tanto el actual co-presidente ejecutivo Anshu Jain como su predecesor, Josef Ackermann, deben haber conocido y aprobado esas prácticas.

El banco niega con vehemencia la sospecha. "Las acusaciones de prácticas de información inadecuadas de Deutsche Bank tiene más de dos años y medio", dijo el banco, señalando que fueron objeto de una investigación cuidadosa y extensa y ha demostrado ser infundadas. "Hemos cooperado con la SEC en esta materia y seguiremos haciéndolo".

No es la primera vez que el Deutsche Bank se enfrenta a graves acusaciones. Muchos clientes lo han demandado por daños y perjuicios en los últimos años porque se sintieron engañados por las ofertas de hipotecas complejas de Estados Unidos. Incluso el Departamento de Justicia de EEUU demandó al banco.

La mayoría de las disputas legales se originaron en los tumultuosos años entre el comienzo del nuevo milenio y la escalada de la crisis financiera en 2008. Durante ese tiempo, Deutsche Bank, dirigido por Ackermann y Jain, quien se encargaba de los negocios del banco en los mercados de capitales, llegó a convertirse en uno de los bancos de inversión más importantes del mundo.

La clave de su ascenso estaba en los Estados Unidos, y específicamente en el negocio de la participación de instrumentos financieros cada vez más arriesgados. Deutsche Bank creó los valores, en primer lugar para venderlos a inversionistas y luego otra vez para ganar dinero comerciando con ellos más adelante.

El negocio fue espléndidamente durante años, y su éxito ayudó a Jain a posicionarse como heredero de la corona de Ackermann. Pero entonces estalló la burbuja hipotecaria norteamericana y muchas apuestas financieras que se habían basado en esta burbuja se vinieron abajo. Finalmente los bancos colapsaron.
 
El Deutsche Bank no se derrumbó. Ni siquiera necesitó ayuda del gobierno, como Ackermann siempre señaló, a pesar de que se benefició enormemente de los rescates de muchos otros bancos. "Me daría vergüenza si aceptáramos dinero del gobierno en esta crisis", dijo a los gerentes del banco en octubre de 2008.

Pero el caso de Ben-Artzi, que ahora ha salido a primera plana, plantea la cuestión de si el Deutsche Bank sólo pudo atravesar la crisis relativamente bien porque camufló las cifras de su balance.

Hasta ahora, sólo una cosa es cierta, y es que los números en cuestión se referían a acuerdos con instrumentos financieros exóticos, los que Deutsche Bank tenía en realidad la intención de vender a los clientes, pero que terminó quedándose con ellos cuando estalló la crisis financiera.

La crisis financiera es también la razón de por qué es tan difícil determinar si Deutsche Bank contabilizó sus cifras correctamente. Cuando un banco tiene valores puramente para revenderlas, siempre los tiene que valorar a precios corrientes. Pero el mercado de muchos títulos complejos se derrumbó durante este periodo, por lo que no había precios fiables. Por esta razón, los bancos debían introducir los valores de estos derivado indicados en sus hojas de balance según este modelos. Pero sin llegar a valoraciones arbitrarias.

Las valoraciones críticas de Ben-Artzi giran en torno a "apalancadas Super Senior Notes" (LSS). En términos simplificados, se trata de valores basados en una cesta muy grande de una amplia gama de instrumentos de crédito. En este polémico caso, por ejemplo, incluían bonos de las corporaciones globales.

Las LSS son una póliza de seguros de todo tipo para estas cestas. En una crisis, el valor de mercado de este seguro aumenta, mientras que los valores que hay detrás de las obligaciones de deuda pierden valor al mismo tiempo. El ex gestor de riesgos alega que Deutsche Bank no representó correctamente la pérdida de valor. Según Ben-Artzi, no es sólo cuestión de una evaluación de riesgos defectuosa, que es algo que dice que está abierto a debate (...)

La diferencia entre las valoraciones pueden ser de importancia vital para la estabilidad de un banco en una crisis financiera. En el momento en que se centran las acusaciones, Deutsche Bank tenía en la mano notas LSS con un valor nominal de 13.000 millones de dólares. El propio banco señaló en una ocasión que era el mejor jugador en el negocio y con una cuota de mercado de hasta el 80 por ciento.

Sus críticos dicen que si Deutsche Bank hubiera informado de los números en la forma en que debía haberlo hecho, podría haber incurrido en una pérdida de 4 mil millones de dólares, y que podrían haber sido incluso superiores.

¿Es por eso que el banco registró incorrectamente las cifras de la época, como alega Ben-Artzi? ¿Estaba claro para los actores clave que la única manera en que el banco podría hacerlo durante la crisis financiera era mintiendo a sus clientes, accionistas, el público y los reguladores bancarios?

Y si ese hubiera sido el caso, ¿qué tipo de cultura prevalece en una empresa cuando los empleados cuyo trabajo consiste en descubrir los problemas son silenciados?

Las respuestas a estas preguntas podría ser fatales para la reputación del Deutsche Bank. Y podrían destruir la imagen, tan cuidadosamente cultivado por sus gestores, que Deutsche Bank es uno de los pocos jugadores grandes de Wall Street que ha surgido ileso de la crisis financiera.

Es poco probable que los cargos se diluyan o que el banco pueda desacreditar a Ben-Artzi. Sus calificaciones difícilmente puede ser puestas en duda. Tiene un doctorado en matemáticas de la Universidad de Nueva York y trabajó en Goldman Sachs antes de ir a Deutsche Bank. Tampoco se le puede presentar como una persona imprudente o un elemento perturbador. Por el contrario, tiene la imagen de un modelo de banquero de inversión, con su cara de niño y traje azul oscuro, chaqueta y corbata a rayas. Todavía suena entusiasta cuando habla acerca de las finanzas.

¿Por qué entonces está atacando a su propio empleador de manera tan agresiva? "Yo nunca quise ser un delator", dice Ben-Artzi, y señaló que en un principio no hizo nada más que trasladar a sus superiores la convicción de lo que sentía era un problema obvio. Entonces, dice, también habló con los directores de otros departamentos, incluyendo algunos en el departamento responsable de la valoración de los instrumentos financieros. Pero sus preocupaciones no fueron disipadas. Por el contrario, dice, "sólo se puso peor y peor".

Después de haber llevado sus críticas a niveles más altos dentro del banco, utilizando los canales oficiales, toda la discusión se detuvo de repente. En cambio, dice Ben-Artzi, que se sintió "aislado", "reprochado" y "acosado".

¿Por qué no dejó el asunto cuando se hizo evidente que no estaba haciendo ningún progreso e incluso podría poner en riesgo su carrera?

"En el momento en que di la señal de alarma, estaba preocupado acerca de verme implicado yo mismo en el fraude. Lo que básicamente me hacía cómplice de un encubrimiento" (...) por lo que dio aviso a la SEC.

Algunos también cuestionan los motivos de Ben-Artzi. Dicen que no es casualidad que ahora esté haciendo públicas sus acusaciones más, porque tiene la esperanza de recibir la recompensa prometida a los denunciantes en los Estados Unidos: potencialmente, hasta un 30 por ciento de la multa impuesta. Hace unos meses, el caso de un importante ex empleado del banco suizo UBS causó un gran revuelo cuando cobró más de 100 millones de dólares por la información que había proporcionado en la evasión de impuestos.

Sin importar a qué conclusión se llegue al final de estos asuntos controversiales: muchos en el banco estuvieron involucrados en ellos, hasta el más alto nivel de gestión. El enfoque de valoración para las notas LSS fue desarrollado en el Departamento de Mercados Global, el departamento dirigido Anshu Jain en ese momento. Sin embargo, los expertos informaron que el director financiero Stefan Krause también examinó los modelos de contabilidad.

El Departamento de Gestión de Riesgos, bajo Hugo Bänziger, analizó las ofertas. Al igual que los auditores de KPMG, que llegaron a la conclusión de que no era un problema. Aunque conocedores de asunto, los auditores llegaron a una menor valoración global de la cartera de valores del banco en 2009, muchas otras transacciones estaban involucradas, y la cantidad total en cuestión era sólo en cientos millones.

En la primavera de 2010, cuando los denunciantes hicieron las primeras criticas a las prácticas contables del Banco, se contrató a la empresa legal Fried Frank, la cual llegó a la conclusión de que la práctica era correcta.

Cuestiones de la magnitud en cuestión son revisados por el Comité de Riesgos del Consejo de Vigilancia, el cual, en 2009, incluía a Clemens Borsig, el jefe de la comisión, al ex CEO de SAP, Henning Kagermann y al británico Peter Work. La Autoridad Federal de Supervisión Financiera de Alemania (BaFin) también asiste regularmente a las reuniones del comité de riesgos de la entidad.

Algunos en los círculos financieros también señalan que las investigaciones de la SEC no dio ningún resultado en dos años y medio, y que el Deutsche Bank no ha recibido ni una citación para entregar documentos. Por otra parte, no es raro que la SEC se tome su tiempo con sus investigaciones.

Esto no significa nada, dice el abogado de Ben-Artzi, Jordan Thomas. Si el banco está respondiendo voluntariamente a las preguntas de la SEC, explica, no hay necesidad de una orden judicial para obligarlo a cumplir. Thomas debe saberlo, después de haber trabajado en la SEC anteriormente. Esto ciertamente no mejora la situación de Deutsche Bank. Es poco probable que uno de los mejores bufetes de abogados de Nueva York, y de los más reconocidos especialistas en finanzas y un ex funcionario de la SEC arriesguen su reputación en un caso que no tiene futuro.

Es igual de improbable que la SEC simplemente abriera una investigación para después detenerla. Después de la crisis financiera, la SEC enfrentó duras críticas por haber ignorado repetidamente señales de maniobras dudosas. Este es precisamente el motivo por el que el nuevo jefe de la SEC, Mary Schapiro, estableció una línea directa para los denunciantes, que Ben-Artzi ha utilizado – y que ahora se convierte en uno de los primeros casos prominentes sobre si el nuevo sistema realmente funcionará.

Para Deutsche Bank, las nuevas noticias acerca de las prácticas de contabilidad polémicas llegan en un mal momento. Las consecuencias de las turbias operaciones financieras ya influyeron en la disputa sobre quién iba a suceder a Ackermann. Pero incluso desde que Jain y Jürgen Fitschen lo reemplazaron en junio, el estado de ánimo ha sido tenso.

"El nuevo liderazgo está en una carrera constante contra el pasado", dijo un allegado, señalando que el banco va a tener que lidiar con los problemas derivados del pasado, la mayoría de los cuales provienen de la división de banca de inversión encabezado por Jain. De acuerdo con las informaciones, es como una caja de Pandora que se sigue abriendo permanentemente.

Es por esto por lo que los críticos internos de Jain se sienten reivindicados por las acusaciones de Ben-Artzi, aunque la responsabilidad de la denuncia de las transacciones LSS esté repartido entre muchos otros en la alta dirección. "Pero este es otro torpedo que podría estar disparado contra Jain", dice un gerente de banco.

La reacción del nuevo presidente del consejo de supervisión, Paul Achleitner, demuestra la seriedad con que la alta dirección e ha tomado el " caso Ben-Artzi ". Achleitner, quien sucedió a Clemens Börsig en junio, ha anunciado internamente que planea revisar cuidadosamete la causa. Aunque la junta ya tomó una opinión clara sobre el caso, dice Achleitner, quiere revisar lo que sucedió una vez más, porque él, sin embargo, no estaba en el banco durante el período de tiempo que cubren las acusaciones.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS