Ante las elecciones catalanas del 25-N

Cataluña, una batalla por la unidad y la redistribución

En sus dos años de gobierno Artur Mas se ha revelado como el discí­pulo más aventajado del FMI y Merkel en aplicar todo tipo de ataques y recortes contra el 90% de la población. Nadie en el resto de España se ha atrevido a ir tan lejos como Mas en los ataques contra la sanidad, la educación y los gastos sociales.

5
3 votos
08-11-2012
Publicidad
El 25 de noviembre hay en juego mucho más que unas elecciones autonómicas. El órdago soberanista lanzado por Mas busca cambiar el terreno de juego en que se disputan. Ha puesto en primer plano la necesidad de que Cataluña disponga de un Estado propio para que no se hable del paro, el empobrecimiento y los recortes salvajes que ha aplicado siguiendo a pies juntillas la polí­tica de intervención y saqueo del FMI y Berlí­n sobre el 90% de la población española, incluida la catalana.
 Nuestro partido, desde luego, va a concentrar en estas semanas todos sus esfuerzos en dar una respuesta, desde la unidad y desde la izquierda, tanto al órdago soberanista de Mas, como a los recortes de Rajoy, Mas, el FMI y Berlí­n.
Nuestro partido, desde luego, va a concentrar en estas semanas todos sus esfuerzos en dar una respuesta, desde la unidad y desde la izquierda, tanto al órdago soberanista de Mas, como a los recortes de Rajoy, Mas, el FMI y Berlí­n.
El 25 de noviembre hay en juego mucho más que unas elecciones autonómicas. El órdago soberanista lanzado por Mas busca cambiar el terreno de juego en que se disputan. Ha puesto en primer plano la necesidad de que Cataluña disponga de un Estado propio para que no se hable del paro, el empobrecimiento y los recortes salvajes que ha aplicado siguiendo a pies juntillas la polí­tica de intervención y saqueo del FMI y Berlí­n sobre el 90% de la población española, incluida la catalana.

Artur Mas miente Y lo hace por triplicado. 

En primer lugar, porque en sus dos años de gobierno se ha revelado como el discípulo más aventajado del FMI y Merkel en aplicar todo tipo de ataques y recortes contra el 90% de la población. Nadie en el resto de España se ha atrevido a ir tan lejos como Mas en los ataques contra la sanidad, la educación y los gastos sociales. "Mas preside el gobierno autonómico que más dinero público gasta de toda España, pero el que menos dedica a sanidad y educación"

Con él al frente, CiU es la única fuerza política que ha apoyado todos y cada uno de los planes de ajuste y recortes aprobados por exigencia de la Troika, primero por Zapatero y ahora por Rajoy. Desde las dos reformas laborales hasta la congelación de las pensiones pasando por las subidas del IVA e IRPF o los recortes en sanidad, educación y subsidios de desempleo. 

En segundo lugar, porque con su afirmación de que “los españoles nos expolian” busca ocultar que él y la casta política que representa son los mayores expoliadores de Cataluña. 

Lo que tiene que explicar el señor Mas es porqué la Generalitat es el gobierno autonómico que más dinero público gasta de toda España, pero el que menos dedica a sanidad y educación. ¿Dónde está la diferencia? ¿Quien se está quedando todo ese dinero? 

Porque al mismo tiempo que cierra ambulatorios y quirófanos, impone un doble copago farmacéutico, despide a 20.000 trabajadores de la sanidad y la educación públicas o hace pagar a los niños 6 euros al día por llevarse la comida de casa al colegio en un tuper, regala cientos y cientos de millones de euros a las grandes fortunas catalanas con todo tipo de exenciones y rebajas fiscales y vota en Madrid todos los rescates bancarios. 

Y eso por no hablar de las famosas comisiones del 3% de las constructoras, del caso Palau o el de las ITV donde sistemáticamente los altos dirigentes de CiU aparecen implicados en casos de flagrante corrupción.

Por último, porque con su órdago soberanista reclamando la creación de un Estado propio está dividiendo al pueblo catalán y enfrentando a éste con el del resto de España. Trabajando así por debilitar y dividir las fuerzas del pueblo y minar la lucha contra los planes del hegemonismo. Colaborando activamente a que Washington y Berlín puedan imponer su proyecto de degradación, intervención y saqueo de España.

El órdago lanzado por Mas parece estar abocado a una ofensiva total dirigida a romper la unidad de España en un horizonte cercano. Sin embargo, para llevar a cabo su proyecto se enfrenta a un punto extremadamente débil. Que no es, como dicen los grandes medios de comunicación, que una Cataluña independiente quedaría automáticamente fuera de la Unión Europea. Sino al hecho de que más del 70% de los catalanes se consideran, en distinta intensidad, tanto catalanes como españoles, como recogen de forma permanente todas las encuestas desde hace décadas. 

La aparición en menos de 15 de tres manifiestos contra la deriva soberanista de Mas, firmados por centenares de personalidades de Cataluña y de resto de España ha puesto sobradamente de manifiesto la fortaleza de las múltiples tramas de lazos históricos, culturales, familiares y de afectos que existen entre la población de Cataluña y la del resto de España. Este es el obstáculo más formidable que se levanta frente a quienes, como Mas, levantan ahora banderas identitarias e insolidarias para preservar sus privilegios, continuar expoliando a los catalanes y convertir a Cataluña en poco menos que un minúsculo satélite periférico atrapado por la órbita de las grandes potencias europeas y mundiales y devorado y saqueado por ellas.

Ellos saben perfectamente que esta es su principal debilidad. Y buscan impedir que se activen estas fuerzas. Nosotros debemos tomar también conciencia de ello. Y trabajar activamente por movilizarlas en torno a un programa de redistribución de la riqueza y a una alternativa de Frente Amplio capaz de unir al 90% de la población de Cataluña y del resto de España. El programa y la alternativa que defienden nuestras candidaturas De Verdad contra la crisis-UCE en Cataluña.

Por la importancia de lo que hay en juego, la batalla de las elecciones catalanas del próximo 25-N nos incumbe a todos. 

Nuestro partido, desde luego, va a concentrar en estas semanas todos sus esfuerzos en dar una respuesta, desde la unidad y desde la izquierda, tanto al órdago soberanista de Mas, como a los recortes de Rajoy, Mas, el FMI y Berlín. Y todos podemos contribuir a ello. Desde acudiendo los fines de semana a apoyar a los amigos, compañeros y camaradas catalanes que están llevando la campaña, hasta colaborando económicamente para que nuestra propaganda, nuestro programa y nuestra alternativa puedan llegar hasta el último rincón de Cataluña. 

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS