Una nación ante la intervención y el saqueo sin fin

Grecia, una caldera en ebullición

Las encuestas muestran el constante crecimiento de la coalición de izquierdas antihegemonista Syriza, que en unas próximas elecciones podrí­a convertirse ya en la fuerza polí­tica más votada del paí­s. Una fuerza polí­tica que en su programa electoral no sólo contempla el rechazo a los planes de ajuste y a la intervención del FMI y Berlí­n sobre su paí­s, sino que además propone la salida de Grecia de la OTAN y la retirada de las bases militares extranjeras.

0
0 votos
08-11-2012
Publicidad
El último paquete de recortes impuesto por Merkel y el FMI ha creado una nueva crisis de gobierno en Grecia. De los tres partidos que lo componen, sólo uno lo apoya, mientras los otros dos (PASOK e Izquierda democrática) lo rechazan y amenazan con romper la coalición.
 El pasado mes de septiembre, la quinta huelga general contra las medidas del gobierno ha sido masiva
El pasado mes de septiembre, la quinta huelga general contra las medidas del gobierno ha sido masiva
El último paquete de recortes impuesto por Merkel y el FMI ha creado una nueva crisis de gobierno en Grecia. De los tres partidos que lo componen, sólo uno lo apoya, mientras los otros dos (PASOK e Izquierda democrática) lo rechazan y amenazan con romper la coalición.

Mientras, en el seno del PASOK sigue el goteo de deserciones. Desde las elecciones del pasado mes de junio, de los 33 diputados que sacó ya son cuatro los que han abandonado el grupo, negándose a apoyar los nuevos recortes.

La Troika exige a Grecia recortes por valor de 11.500 millones de euros durante los años 2013 y 2014 con el fin de cumplir los objetivos de déficit acordados en el segundo plan de rescate firmado con el FMI, la Comisión Europea y el BCE. Recortes que afectan en primer lugar a los subsidios de desempleo y las pensiones. Recortes que sólo van a hundir más a una economía que lleva dos años cayendo al 6% y multiplicar el paro y la pobreza entre amplísimos sectores de la población. "Berlín sigue empeñado en echar gasolina al fuego griego. Veremos cuanto tarda en quemarse"

Y mientras tanto, la rebelión en el país crece como la espuma. Grecia empieza a convertirse en una caldera en ebullición. 

Las encuestas muestran el constante crecimiento de la coalición de izquierdas antihegemonista Syriza, que en unas próximas elecciones podría convertirse ya en la fuerza política más votada del país. Una fuerza política que en su programa electoral no sólo contempla el rechazo a los planes de ajuste y a la intervención del FMI y Berlín sobre su país, sino que además propone la salida de Grecia de la OTAN y la retirada de las bases militares extranjeras. 

El pasado mes de septiembre, la quinta huelga general contra las medidas del gobierno ha sido masiva, sumando nuevas fuerzas contra la intervención y el saqueo dictado por la Troika.

Hace unos días,  la justicia absolvía al periodista que difundió el listado de más de 2.000 evasores fiscales, entre los que se encuentran numerosos altos cargos del partido del gobierno. Trataron de silenciarlo acusándolo de atacar la privacidad y el honor de los defraudadores.  El tribunal ha dado la vuelta al caso preguntándose porqué los ministros de Economía de Grecia desde 2010, que conocían la lista de defraudadores porque se la hizo llegar el mismísimo FMI, no han tomado ninguna medida al respecto. 

Y para acabar de completar el cuadro de descomposición del modelo político hegemonista, el Tribunal Supremo griego declaraba inconstitucionales hace poco mas de 72 horas una serie de disposiciones de las medidas de austeridad impulsadas por el Gobierno, entre ellas el recorte a las pensiones.

En concreto, el máximo tribunal griego sentenciaba que los recortes de las pagas extra de los trabajadores públicos, la reducción de las pensiones y la elevación de la edad de jubilación  a los 67 años entran abiertamente en conflicto con las disposiciones constitucionales sobre el respeto y la protección de la dignidad humana, los principios de igualdad y proporcionalidad y la protección del trabajo. 

Sentencia que viene a sumarse a la emitida recientemente por el Consejo de Europa, que juzgó como ilegales varias provisiones de las anteriores reformas laborales impuestas por la Troika. 

Berlín sigue empeñado en echar gasolina al fuego griego. Veremos cuanto tarda en quemarse.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS