SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

El éxito del presidente Obama

The New York Times

5
1 votos
08-11-2012
Publicidad
http://www.nytimes.com/2012/11/07/opinion/president-obamas-majority.html?hp&_r=0 http://www.nytimes.com/2012/11/07/opinion/president-obamas-majority.html?hp&_r=0

La dramática victoria de Presidente Obama para la reelección no es señal de que una nación fracturada por fin había llegado unida al día de las elecciones. Pero ha sido un fuerte respaldo a las políticas económicas que apuestan por el crecimiento y el empleo, la reforma de la atención sanitaria, los aumentos de impuestos y una reducción del déficit equilibrada –así como de políticas moderadas sobre la inmigración, el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ha sido un repudio claro de la era Reagan basada en la reducción de impuestos, la economía especulativa, y de la política del miedo, la intolerancia y la desinformación.

La victoria del presidente dependía en gran medida del Medio Oeste en Estados como Ohio, donde el rescate de la industria automotriz –que ideó el Sr. Obama y al que se opuso el señor Romney– ha resultado muy popular por la sencilla razón de que ha funcionado.

En términos más generales, los votantes del Medio Oeste parecen respaldar el argumento del presidente de que el gobierno tiene un papel importante en la creación de empleos en el sector privado y en impulsar la economía. Rechazando la posición de Romney de que Washington simplemente debe mantenerse al margen de estas cuestiones y dejar que el libre mercado funcione a su voluntad.

El último recurso de los republicanos intentando ganar Pennsylvania haciendo hincapié en el desempleo ha sido un fracaso allí y en otros lugares. Los votantes que dijeron que el desempleo era un problema grave votaron principalmente por el Sr. Obama.

Vistos los resultados, Romney tomó una decisión fatal durante las primarias respaldando una línea dura sobre la inmigración, lo que le ha valido un rechazo rotundo por los latinos. Al adoptar la insensible postura de que los inmigrantes ilegales puedan ser obligados a "auto-deportarse", y alabando la cruel ley de inmigración de Arizona, el Sr. Romney hizo su camino en Florida y otros Estados cruciales mucho más duro. Sólo un tercio de los votantes dijo que los inmigrantes ilegales deberían ser deportados, mientras que dos tercios aprueba alguna alternativa hacia concederles la residencia legal y la ciudadanía. El enfoque republicano, si se mantiene, les va a costar muy caro en el futuro.

Sin embargo, la victoria de Obama no ha mostrado un país unido. Los estadounidenses más ricos apoyaron al Sr. Romney, mientras que los estadounidenses más pobres tendieron a votar por Obama. También se mantuvo una clara división entre los votantes por sexo, edad, raza y religión.

Los afroamericanos y los hispanos han apoyado abrumadoramente a Obama. Los hombres blancos votaron a favor de Romney, que ganó entre los que dijeron que se oponían al matrimonio gay, querían prohibir el aborto, y favorecer la deportación masiva de inmigrantes ilegales. Ninguna de estas van a ser nunca más posiciones mayoritarias en este país.

La estrategia de Romney de culpar a Obama por casi todo, mientras aseguraba serenamente a los estadounidenses que tenía un plan para reducir el déficit sin aumentar los impuestos o realizar importantes recortes en Medicare, simplemente no ha funcionado.

Una gran mayoría de los votantes dijo que el presidente George W. Bush es el culpable de la situación de la economía y no Obama. Y los votantes mostraron una mayor sutileza en el análisis económico del que Romney probablemente esperaba. Aquellos que pensaban que el mercado de la vivienda y el desempleo son los mayores problemas del país, dijeron que votaban por Obama. Los más preocupados por los impuestos votaron ampliamente por el Sr. Romney.

Significativamente, el 60 por ciento de los votantes dijo que los impuestos deben plantearse a los ricos como todo el mundo. Sólo el 35 por ciento dijo que no debería plantearse en absoluto; ese grupo, naturalmente, votó en gran medida por el Sr. Romney. Las encuestas han dejado en claro que los estadounidenses están descontentos con el status quo económico, y un número considerable de votantes dice que la economía estaba empeorando. Pero Romney no parece convencer a los votantes de que el déficit es un problema básico. Sólo 1 de cada 10 votantes dijo que el déficit era el problema más importante que enfrenta el país.

Los republicanos tienen que estar decepcionados por los resultados de su combate implacable a la ley de Obama de reforma sanitaria. Sólo alrededor de una cuarta parte de los estadounidenses dijo que debería ser derogada en su totalidad.

Las personas que se siente cómodos con el desizamiento hacia la derecha del Partido Republicano (medido por su comodidad con el Tea Party) votaron en gran medida por el Sr. Romney (...)
 
Las encuestas son alentadoras en cuanto indican que una sólida mayoría de los estadounidenses creen que el aborto debe ser legal, y que la mitad de los estadounidenses dicen que sus Estados deberían reconocer los matrimonios entre parejas del mismo sexo.

Que la carrera se redujera a un número relativamente pequeño de votantes en un número relativamente pequeño de Estados no habla bien de un aparato electoral nacional tan dependiente de unos sistemas de votación mal diseñados y mal gestionados en todo el país. Los retrasos y averías en las máquinas de votación han sido inexcusables.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS