Elecciones Cataluña 25-N

Un programa de 10 puntos para el 90%

Artur Mas, el más fiel y aventajado discí­pulo del FMI y Merkel en aplicar recortes salvajes contra el 90% de la población, dice ahora que Cataluña necesita un Estado propio para no seguir siendo "expoliados" por España. Pero ¿quién es el primero que expolia a Cataluña y a los catalanes?

5
11 votos
31-10-2012
Publicidad
Todos los argumentos de Mas son una enorme mentira para ocultar que su gobierno es el que más recursos económicos consume, pero el que menos dedica a gastos sociales de toda España. En relación al PIB regional, la Generalitat gasta un 7,1% de dinero público más que la media de las comunidades españolas. Pero dedica un 1,2% menos a sanidad y educación que cualquiera de ellas. ¿Dónde está ese 8,4% de diferencia?
 Mas habla de la necesidad de tener un Estado propio, pero es para que no se hable de cuánto están recortando y cuánto han robado y dilapidado
Mas habla de la necesidad de tener un Estado propio, pero es para que no se hable de cuánto están recortando y cuánto han robado y dilapidado
Todos los argumentos de Mas son una enorme mentira para ocultar que su gobierno es el que más recursos económicos consume, pero el que menos dedica a gastos sociales de toda España. En relación al PIB regional, la Generalitat gasta un 7,1% de dinero público más que la media de las comunidades españolas. Pero dedica un 1,2% menos a sanidad y educación que cualquiera de ellas. ¿Dónde está ese 8,4% de diferencia?

Mientras que el PIB per cápita de Catalunya es del 117% del promedio de la UE-15, el gobierno de Mas destina el 17% del PIB a gasto social, frente al 27% de la media de los países de la UE con un nivel de riqueza equiparable al de Cataluña. ¿Dónde van a a parar cada año esos 19.000 millones de euros de diferencia?

Si la Generalitat gasta más dinero público que nadie, pero menos en sanidad y educación; si la riqueza de Cataluña es superior a la media de la UE pero dedica un 10% menos a gastos sociales, ¿dónde va a parar todo ese dinero? ¿Quién se lo queda? A esto es a lo que tiene que responder Artur Mas, en lugar de azuzar la división entre los catalanes, y de éstos con el resto de España.
¿Qué hay expolio en Cataluña? Desde luego. Pero el primero de todos es el que lleva realizando la casta política que representa Artur Mas y los suyos en los últimos 30 años.

Mas habla de la necesidad de tener un Estado propio, pero es para que no se hable de cuánto están recortando y cuánto han robado y dilapidado. Algunas de las grandes fortunas catalanas financian ahora una alternativa de independencia, pero es para que no se hable de la redistribución de la riqueza como la alternativa que necesita Cataluña para salir de la crisis y acabar con el paro.

Lo que el 90% de los catalanes necesitamos es unidad con el pueblo de todas las nacionalidades y regiones de España para imponer una política de redistribución de la riqueza que acabe con los recortes y el empobrecimiento al que nos está sometiendo una ínfima minoría al servicio de los dictados del FMI y Berlín y de sus propios intereses.

Por eso, el programa de las candidaturas De Verdad contra la crisis-Unificación Comunista de España proponemos:

1º.- Eliminación inmediata del copago farmacéutico. Ampliación de los presupuestos en sanidad, educación y gastos sociales, en una primera etapa como mínimo al nivel que tenían en 2008. Reapertura de los CAPs, plantas y quirófanos cerrados. Contratación inmediata de los 20.000 profesionales interinos de la sanidad y la enseñanza despedidos. Rebaja de las tasas universitarias al nivel anterior y devolución de la cantidad y la cuantía de las becas universitarias y escolares.

Para hacer esto, proponemos reducir en un 30% de los gastos de la administración pública catalana, empezando por suprimir los gastos innecesarios y los privilegios y el despilfarro de la clase política. Lo que significa un ahorro anual de 10.000 millones de euros, 20 veces más de lo que este año ha recortado en Sanidad la Generalitat. 

2º.- Un plan de choque para crear 800.000 puestos de trabajo en la próxima legislatura mediante una fuerte inversión pública de 40.000 millones de euros que salga de aumentar
hasta un 50% los impuestos sobre beneficios de bancos, monopolios y multinacionales, de recuperar el impuesto sobre patrimonio y de sucesiones y de atajar el fraude fiscal. 

3º.- Redistribución salarial. Nadie con un sueldo inferior a 1.000 euros al mes, nadie por encima de 10.000.

4º.- Elevar la cuantía de las pensiones mínimas hasta los 1.000 euros en los próximos cuatro años. Ninguna de los 180.000 personas dependientes en Cataluña sin las ayudas económicas y el personal de apoyo necesario. Para eso, dejar de pagar 3.000 millones de euros de deuda pública, negociando una moratoria del pago del 70% de la deuda pública durante los próximos 4 años.

5º.- Referéndum para incluir en la Constitución que las pensiones ni se tocan ni se privatizan, para que los catalanes “podamos decidir”, de verdad, sobre nuestro futuro y el de nuestros hijos y nietos.

6º.- Renta básica universal de 450 euros mensuales para los adultos y de 225 para los menores destinada a todos aquellos que, habiendo agotado las prestaciones, se encuentran sin recursos para vivir. Implantar para ello una reforma fiscal progresiva, elevando el tramo autonómico del IRPF hasta el 55% para las rentas superiores a los 300.000 euros anuales y del 75% para las superiores a los 600.000 euros.

7º.- Aprobación de una Ley autonómica antidesahucios que paralice inmediatamente la amenaza sobre las 70.000 familias catalanas sometidas actualmente a procesos de ejecución hipotecaria. Puesta en el mercado a precios de alquiler social de las viviendas en propiedad de los bancos y cajas catalanas que han recibido dinero público del rescate bancario.

8º.- Devolución inmediata del dinero estafado a los pequeños ahorradores con las preferentes. Transformación de CatalunyaCaixa en un banco público controlado por ahorradores y depositantes para que sus recursos se dediquen a financiar créditos blandos a pymes y autónomos.

9.- Frente a una clase política que miente y traiciona sus promesas electorales, Asambleas de Electores donde los cargos públicos estén obligados a rendir cuentas de su gestión. Y los ciudadanos podamos revocar el mandato de los representantes políticos que incumplan su programa.

10.- El avance en el autogobierno no está enfrentado al fortalecimiento de la unidad de Cataluña con el resto de España. Todo lo contrario. Cataluña solo podrá tener plena autonomía y capacidad de decisión dentro de una España soberana e independiente de Washington y Berlín.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS