SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Reputación, reputación, reputación

La Vanguardia

5
1 votos
16-10-2012
Publicidad
http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20121016/54353094788/reputacion-reputacion-reputacion-enric-juliana.html http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20121016/54353094788/reputacion-reputacion-reputacion-enric-juliana.html

Inglaterra ha vuelto a cruzarse en el camino de España. La Pérfida Albión, que diría Matías Prats padre. La imagen del día: David Cameron y Alex Salmond firmando el acuerdo para la celebración de un referéndum sobre la independencia de Escocia en 2014. El apretón de manos en Saint Andrews y las palabras del líder conservador: "Escocia votó por un partido a favor del referéndum y yo acuerdo que lo tengan". Londres cederá competencias constitucionales al Parlamento de Edimburgo para que la consulta pueda tener lugar.

Hay algo de justicia poética en este mensaje de Londres al mundo. Una reparación que muy posiblemente Cameron y Salmond ignoran. En 1714, los ingleses dejaron a los catalanes en la estacada en el tramo final de la guerra de Sucesión española -una guerra de dimensión europea en la que estaban en juego los equilibrios de poder en el continente- y ahora les regalan un frame posmoderno, un potente marco mental: 2014, año del derecho a decidir, En la Europa democrática del siglo XXI, las nacionalidades que no lograron generar un Estado westfaliano pueden perseguir algo más que la autonomía administrativa. Al menos tienen derecho a plantearlo en la actual fase magmática de la Unión Europea. Ese es el mensaje de Londres. A la misma hora, en Madrid, el ministro de Justicia del Gobierno de España, el centrista Alberto Ruiz-Gallardón, amenazaba al presidente de la Generalitat con llevarle a la cárcel o a la inhabilitación, si persiste en su intento de convocar un referéndum similar en Catalunya. No hay nada más que añadir. Las dos escenas parecen sacadas de una serie histórica de la BBC.

La jugada de Londres es genial. Los ingleses ganarán con toda seguridad el referéndum, darán una lección de modales democráticos al resto de Europa -una más-, y acentuarán algunas de las contradicciones territoriales de la Europa del euro: en Flandes, donde los independentistas flamencos acaban de ganar las elecciones locales, en la Catalunya emprenyada, y algo menos en el País Vasco, puesto que Euskadi se dirige a una inteligente conservación del fuero fiscal realmente existente. Los primeros en ver venir a los ingleses han sido los italianos. La burguesía milanesa y piamontesa, fundadora plenipotenciaria de la Italia moderna, sabe cuál es el precio del euro: seguir haciéndose cargo del deprimido sur. La Liga Norte, hija del descontento de las clases medias bajas y de los obreros reconvertidos en autónomos -hábilmente usufructuada por el berlusconismo-, será frenada.

Insisto, los conservadores ingleses acaban de ejecutar una jugada maestra que va más allá de la pelea doméstica entre los guardianes de la Torre de Londres y los orgullosos clanes de las Highlands. La hegemónica Inglaterra ganará el referéndum escocés, no tengan de ello ninguna duda, y dará una lección de modales al mundo. Reputación, reputación, reputación. Y el premier escocés Salmond también ganará. Escocia consiguió la autonomía hace poco más de diez años. El nuevo Parlamento de Edimburgo (obra de un arquitecto catalán, el fallecido Enric Miralles) abrió sus puertas en 1998. En apenas trece años, el National Scottish Party habrá conseguido convocar su primer referéndum de independencia. ¿Principal víctima del evento? A ver si lo adivinan. El Partido Laborista, hasta hace unos años primera fuerza política en Escocia.

Apretón de manos en Edimburgo y griterío en Madrid: unos amenazan con la Guardia Civil y otros con el Código Penal; salen federalistas de debajo las piedras, Carme Chacón sufre por su hijo, el inefable Pedro J. Ramírez abraza la causa asimétrica el día que no trata de nazis a los catalanistas, y el ministro Wert habla en catalán en Herrera en la Onda. Algo se está moviendo -las inteligentes palabras del Príncipe el 12 de Octubre- pero aún tardaremos en saber exactamente qué. Lo importante ahora son las elecciones en Galicia. La estabilidad política de España, créanme, se dirime este domingo en Galicia.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS