Música

Munterohi: Los Nuevos Segreles.

Como auténticos juglares electrificados tentando al funky y al jazz, con atrevidas escaramuzas violí­n y flauta en mano, mareando a martillazo de loops, secuencias y distorsión…

0
0 votos
20-01-2009
Publicidad
423 son las melodí­as de las Cantigas de Alfonso X "el sabio", quince de las cuales fueron escritas por el propio Rey. Pero una gran parte de ellas fueron obra de los segreles. Eran escuderos o hidalgos de última clase, escuderos ajuglarados que recorrí­an las cortes aceptando paga por su arte "segrel". "El Rey sabio", uno de los más universales genetistas del español, es también el responsable del documento lí­rico-musical más importante que se conserva; en galaico-portugués, sin duda, las Cantigas son piezas únicas... "cousa de meigas" 423 son las melodí­as de las Cantigas de Alfonso X "el sabio", quince de las cuales fueron escritas por el propio Rey. Pero una gran parte de ellas fueron obra de los segreles. Eran escuderos o hidalgos de última clase, escuderos ajuglarados que recorrí­an las cortes aceptando paga por su arte "segrel". "El Rey sabio", uno de los más universales genetistas del español, es también el responsable del documento lí­rico-musical más importante que se conserva; en galaico-portugués, sin duda, las Cantigas son piezas únicas... "cousa de meigas"
Con una participación estelar en el Womex 2008, Munterohi - músicos de gaita sentida - avanza atravesando la burbuja en la que el folklore muchas veces encierra a sus mejores hijos. El Womex es según la UNESCO “la mayor feria internacional que reúne a profesionales de los mundos de la música de la gente, de las raíces, étnica y tradicional”. Un acontecimiento musical que desde hace quince años recoge lo mejor de cada casa; 1400 grupos y 90 países.
 
Y allí, los gallegos Munterohi, arrastraron al baile a la multitud como si fuera “cousa de meigas”. Pura rebelión contra la música taifática recogiendo en sus hechos “la voluntad de la tierra que da sus frutos para todos…” – Lorca dixit -. Muchos no los conocían, más han de conocerlos todavía.
 
Tondela, Lorient, Pontardawe, Monsac, Carballeira de Zas, Bergerac, Perth, New Castle y Solfest Solway son algunos de los festivales en los que los gallegos se han abierto paso siendo “acento” dentro de la argamasa musical de lo que se hace llamar música celta - que engloba a tantos y tan diferentes expresiones -.
 
Los Chieftains o Los Wolstones son embajadores de prestigio de la tradición contemporánea celta, de mano. Los mismos Munterohi han colaborado con ellos, y con muchos otros. Pero el sello particular de “a cova da meigas” parece otorgarles el papel de segreles modernos. Juan Carlos, Ivan, Blas, Carlos, David y Cesar han facturado 7 trabajos de impecable cierre escénico; si estás allí, te embrujan y bailas a timidez descarada.
 
Como auténticos juglares electrificados tentando al funky y al jazz, con atrevidas escaramuzas violín y flauta en mano, mareando a martillazo de loops, secuencias y distorsión… Munterohi es fiel a la tradición y la sabiduría del misterio gallego.
 
Su último trabajo, “Sete”, está compuesto por 11 temas. Cuentan en él con la colaboración del violinista Duncan Chisholm, de los Wolfstones, y la lujosa presencia de Cristina Pato. Si la virtuosa gaiteira se une a ellos es porque definitivamente han decidido hacer del folk gallego un embrujo universal con aliento segrel. No deben perdérselo.   
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad