SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

La algarabí­a de Madrid

La Vanguardia

5
1 votos
20-09-2012
Publicidad
http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120920/54350591664/enric-juliana-la-algarabia-de-madrid.html http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120920/54350591664/enric-juliana-la-algarabia-de-madrid.html

El diario ABC ha sugerido la suspensión de la autonomía catalana vía artículo 155 de la Constitución. El periodista Ramírez ha escrito que todo es broma, que todo es una opereta catalana, con un entre paréntesis recomendando el uso de la fuerza militar en caso de complicación (el artículo 8 del que tanto hablaba José Bono en tiempos de la España plural y de la sonrisa de Zapatero). Alfredo Pérez Rubalcaba ha dicho que el PSOE estará "enfrente", mirando de soslayo a Carme/n Chacón, que se mantiene agazapada. El grupo de extrema derecha Manos Limpias pide a la fiscalía que Artur Mas sea procesado por sedición. Al radiofonista Losantos le faltan palabras. Rosa Díez exige la aplicación del artículo 155, desafiando a Rajoy. Después del gesto de Rafael Spottorno en el hotel Ritz de Madrid, el Rey rompe el silencio e invoca el espíritu de la transición con vocabulario sonoro. Santiago Carrillo se da de baja el mismo día en que la transición es invocada con acento grave. Presionado desde todos los flancos, Rajoy preanuncia a Mas que no hay nada que discutir, sin mención alguna al artículo 155. Victoria Prego, siempre atenta, escribe: "Con su declaración oficial, el presidente de la Generalitat ha puesto en marcha mecanismos jurídicos y políticos que normalmente están en reposo". El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aboga en Bruselas para que la Unión Europea mantenga el voto por unanimidad a la hora de aceptar nuevos miembros. El diario francés Le Monde califica de "sorprendente" la carta del rey Juan Carlos y cita como único precedente el 23-F. El embajador de Estados Unidos en España, Alan D. Solomont, considera "admirable" el tono del debate catalán y pide a Artur Mas "una solución estable". Pocas veces, en los tiempos recientes, una quimera había traído tanta cola.

El malestar del Rey es capítulo aparte. Dejemos al Rey tranquilo. Vayamos a la política politizada. La corriente principal, la capa freática que circula bajo los centrismos, los silencios, los tiempos diferidos y los equilibrismos de Rajoy y su equipo, prefiere embestir antes que acotar. El apaciguamiento está mal visto. Se ponen muy serios y citan al apaciguador Chamberlain con cara de reproche. (Pese a la buena opinión del embajador Solomont sobre el tono "ejemplar" del debate en Catalunya, la analogía entre el catalanismo y el nazismo suele ser frecuente en determinados círculos madrileños). Embisten porque les gusta embestir. No estoy hablando de gente poco inteligente. Lo son y mucho. Saben negociar cuando les conviene, saben ser dúctiles y sutiles pese a los exagerados estereotipos sobre la España de blanco o negro, e incluso saben retirarse a tiempo cuando los intereses están en riesgo. (Verbigracia, la prudente retirada en Argentina tras el amago de enfrentamiento con Cristina Kirchner). Esta vez el partido de la embestida se está imponiendo, con tres consecuencias de notable alcance. Primera: la ampliación del malestar catalán, si el próximo domingo se volviese a celebrar la manifestación del Onze de Setembre, aún habría más gente en las calles de Barcelona. Segunda: la amplificación internacional de la cuestión catalana. Y tercero: la casi segura convocatoria de elecciones anticipadas en Catalunya, con aires de plebiscito.

Se les ha metido en la cabeza un Ibarretxe-2 ignorando las muy sustantivas diferencias entre Catalunya y el País Vasco. El CIS está efectuando estos días un gran sondeo en Catalunya, -informa Lluís Bou, periodista solvente que dirige El Singular Digital-. Preguntan por la queja fiscal. Y preguntan y repreguntan sobre Artur Mas.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS