SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Aguirre y las alarmas que deben sonar en el PP

El Confidencial

5
1 votos
18-09-2012
Publicidad
http://www.elconfidencial.com/opinion/notebook/2012/09/18/aguirre-y-las-alarmas-que-deben-sonar-en-el-pp-9866/ http://www.elconfidencial.com/opinion/notebook/2012/09/18/aguirre-y-las-alarmas-que-deben-sonar-en-el-pp-9866/

Todas las razones que expuso Esperanza Aguirre son, sin duda, ciertas. Son todas las que se dijeron pero no se dijeron todas las que explican su decisión. La presidenta de Madrid -sin decirlo, pero transmitiéndolo- se ha ido porque le ha volado la ilusión, porque el PP le aburría, porque sentía que estaba quemando los días en una acción política gubernamental de su partido que no compartía. No asumía la política económica -las subidas de impuestos- que ella quería más liberal; tampoco los criterios mullidos de algunos ministros; en absoluto los silencios presidenciales; no compartía, en definitiva, el alma, el espíritu del actual PP que, en su deseable moderación, no ha sabido aderezarla de viveza, rapidez y energía. La secuencia de los acontecimientos revela que este análisis anterior puede estar muy próximo a la realidad. Aguirre decide irse; se lo cuenta al presidente del Gobierno y del PP por la mañana; a primera hora de la tarde lo comunica y en el mismo acto designa a su sucesor sin dar pábulo a que sea el partido el que lo designe. Porque, además de González, Lucía Figar, estaba en esa carrera. ¿Alguien tiene el bastón del mando en el partido? (...)

Las alarmas deben sonar en el PP, Rajoy ha de cambiar sus modos de conducirse como presidente y como líder del partido, la secretaria general del PP ha de ser a tiempo completo, el partido debe acompañar al Gobierno, el Ejecutivo no puede seguir siendo escenario de batallas entre ministerios; los barones populares han de ser disciplinados y colaboradores… y todo eso se consigue con un proyecto que ahora no existe. Que Aguirre se marche, y que lo haga como lo ha hecho, aun cuando sus razones sean de peso, dejan espacio para una contemplación un tanto preocupada y preocupante del funcionamiento del partido que ganó las elecciones el 20-N y que se ha desgastado hasta la extenuación en apenas nueve meses. Aguirre y su decisión es el síntoma. El mal exige cirugía y sólo queda ya un facultativo al que parece temblarle la mano y receta la espera por todo remedio. Discrepando con Aguirre; divergiendo con Aguirre; considerando a Aguirre tantas veces confundida, su marcha es una pérdida para el PP en su aquí y en su ahora. Quizás no lo fuera más adelante y en otras circunstancias. Y por eso –y por muchas más cosas (el PP vasco, Monago, la Andalucía perdida, los malos quereres internos)-, alguien debe hacer sonar la alarma en Génova 13 para que se oiga en Moncloa. Tanto como se ha oído el campanazo de Esperanza Aguirre y Gil de Biedma que ha sido fiel a sí misma tanto con sus amigos como, sobre todo, con sus adversarios y compañeros de partido. Y el que quiera entender, que entienda.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad