SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Rajoy camina sobre un campo de minas polí­tico

The New York Times

5
1 votos
13-09-2012
Publicidad
http://www.nytimes.com/2012/09/11/business/global/spains-prime-minister-walks-political-minefield.html?pagewanted=2&_r=1&partner=rss&emc=rss http://www.nytimes.com/2012/09/11/business/global/spains-prime-minister-walks-political-minefield.html?pagewanted=2&_r=1&partner=rss&emc=rss

No espere que Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno español, salte sin mirar.

 A medida que Europa espera una decisión del tribunal alemán el miércoles que podría determinar si el nuevo plan de rescate de la zona euro del Banco Central Europeo puede proceder, está aumentando la presión sobre una parte de sus destinatarios: España.

El tribunal decidirá si Alemania puede contribuir a un fondo de rescate que tiene un papel fundamental en el plan del banco central para comprar los bonos de los gobiernos de la zona euro que piden ayuda como una forma de reducir sus costos de endeudamiento.

Debido a que es claramente un programa diseñado con España en mente, los analistas se preguntan cuanto va a tardar el señor Rajoy en levantar la mano. Los críticos advierten que si espera demasiado, correrá el riesgo de revivir los temores de los inversores que impulsaron las tasas de interés a niveles insostenibles a principios de este verano.

Hasta el momento, el señor Rajoy ha sido prudente acerca de o que hará. Tiene razones financieras, e incluso políticas aún más importantes, para proceder con cautela.

Para empezar, desde el inicio de la crisis de deuda del euro, el Banco Central ha comprado más de 200.000 millones de euros en bonos de gobiernos vulnerables –incluyendo cerca de 50.000 millones en bonos de Grecia– con pocos resultados.

El Sr. Rajoy podría preguntarse razonablemente por qué esta ronda de compra de bonos iba a producir un resultado diferente.

El nuevo giro en esta ocasión es que en la compra de bonos el banco central hará lo que sea para comprar bonos españoles a un nivel de alcance "ilimitado" – Un nivel que permita al gobierno de Rajoy seguir financiando su deuda y sus operaciones básicas.

Sin embargo, para asegurar que los gobiernos se ciñen de forma estricta a los recortes de presupuesto que ya han acordado con la zona euro, el Banco Central va a limitar las compras de bonos a la deuda con vencimiento a tres años o menos. El problema para España es que dos tercios de su deuda en bonos tienen vencimientos mucho mayores que eso.

En otras palabras, lo "ilimitado" del programa se limita a sólo una porción relativamente pequeña de la cantidad de deuda que Madrid ha expedido.

Lo que es más, para recibir la ayuda del programa del banco central, el señor Rajoy tendrá que estar de acuerdo con un escrutinio financiero aún más estrecho de los funcionarios europeos – y, posiblemente, del Fondo Monetario Internacional.

Ahí es donde entra el cálculo político del señor Rajoy.

Debido a que su Partido Popular obtuvo una aplastante victoria en las elecciones generales del pasado noviembre, el Sr. Rajoy es uno de los pocos líderes europeos que mantienen una cómoda mayoría parlamentaria. Pero las encuestas muestran que su popularidad se está hundiendo, y el señor Rajoy se enfrenta a dos elecciones regionales el próximo mes, incluyendo una en su región natal de Galicia.

Las otras elecciones regionales, en el País Vasco, podría acentuar el dolor de cabeza del Sr. Rajoy si se confirma el ascenso de Bildu, un partido independentista recién formado.

La campaña de austeridad del señor Rajoy ha tensado las relaciones entre Madrid y las Comunidades Autónomas, algunas de las cuales ya han solicitado financiación de emergencia por parte del gobierno central que les echa la culpa de la mayor parte de la superación de objetivo de déficit del año pasado.

El pueblo español ha salido a las calles, indignado, en particular, con un paquete de recortes de gastos y nuevos impuestos de 65 mil millones de euros anunciado en julio por el gobierno Rajoy para cumplir con los objetivos de reducción del déficit fijados por Bruselas.

Otra gran manifestación está prevista en Barcelona el martes, esta vez bajo el lema separatista de "Cataluña, nuevo Estado europeo".

El señor Rajoy se enfrenta también a la disidencia de los barones regionales de su Partido Popular. Durante el fin de semana, José Antonio Monago, el líder de la región de Extremadura, dijo que su región sólo aplicaría selectivamente el aumento del IVA que entró en vigor el 1 de septiembre. El Ministerio de Hacienda en Madrid inmediatamente advirtió el Sr. Monago que tenía que respetar la legislación tributaria nacional, así como su compromiso de reducir el déficit presupuestario de Extremadura.

Con una tasa de desempleo en casi un 25 por ciento y una previsión de dos años de recesión, los votantes españoles no están de humor para que una mayor disciplina económica se imponga desde fuera del país. A los ojos de los españoles, la asistencia del banco central debe ser la recompensa por el dolor sufrido ya.

"El temor de los españoles es convertirse en otra Grecia – que tiene que cortarse el brazo derecho para recibir una transfusión de sangre", dice Mark Cliffe, economista jefe de ING Bank en Amsterdam.

 "Pero no se trata de economía, se trata de la política", dice. Los españoles "tienen que demostrar que están haciendo un sacrificio material."

Los rendimientos de los bonos españoles han caído notablemente –a niveles no vistos desde mayo– tras el anuncio del programa de compra de bonos. Eso ha vuelto a abrir el acceso a los mercados de capital para la emisión de bonos de las principales empresas españolas, incluidos los bancos Santander y BBVA y la empresa energética Iberdrola.

Algunos economistas españoles dicen que el señor Rajoy ahora podría estar jugando a que mientras los inversores en bonos sepan que el banco central está dispuesto a intervenir, los costos del endeudamiento de España seguirán disminuyendo. Lo que permitiría al gobierno continuar financiándose con comodidad.

"Nadie sabe hoy si va a aguantar o se verá obligado a solicitar la ayuda", dice Carlos Rodríguez Braun, profesor de la Universidad Complutense de Madrid.

El lunes, en su primera entrevista televisada desde que asumió el cargo, el Sr. Rajoy insistió en que, en relación con una petición de rescate, "no he tomado ninguna decisión porque que hay que ver si es necesario.", Y agregó que no era una decisión "frívola", que pueda tomarse sin antes realizar un análisis cuidadoso.

"Sobre estas cuestiones, hay que ser prudente y no se puede trabajar a la ligera", dijo Rajoy.

Reconoció que había "pedido lo que se ha hecho" por parte del banco central. "Sólo el hecho de que el BCE haya enviado este mensaje ha provocado que las tasas de interés caigan significativamente en algunos países, lo que es una señal magnífica", dijo el Sr. Rajoy a un grupo de periodistas en la televisión española.

Con 20.000 millones de euros en bonos españoles con vencimiento en octubre, muchos analistas predicen que el señor Rajoy pedirá asistencia para ayudar a cubrir cerca de la mitad de los 180 mil millones de euros que el Gobierno necesita financiar durante el próximo año.

Pero hay límites a cuánto más sacrificio económico puede esperar el señor Rajoy que los votantes acepten. Él ha hecho varias promesas recientes de tomar cualquier decisión de rescate "desde el interés de los ciudadanos españoles".

El lunes, en una velada referencia a los funcionarios de la Unión Europea y el FMI, el Sr. Rajoy dijo: "No voy a aceptar que me digan lo que tengo que reducir".

El recorte de la de pensiones podría ser uno de los pocos importantes recortes de gasto adicionales que el señor Rajoy podría considerar hacer. Estos pagos representan el 25 por ciento del gasto público en España, según José Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de Fedea, un grupo de investigación de Economía en Madrid.

Pero el pasado jueves, en una conferencia de prensa con la canciller Angela Merkel de Alemania a su lado, el Sr. Rajoy cerró esa posibilidad. Dijo que los jubilados españoles no verán reducidos los pagos de sus pensiones.

Ya tiene bastantes grupos enojados con los que lidiar. El viernes pasado, como lo han venido haciendo en las últimas semanas, funcionarios de Madrid salieron de sus oficinas gubernamentales al mediodía, desplegaron pancartas y bloquearon el tráfico durante unos 15 minutos para protestar por la decisión del señor Rajoy de suprimir su paga extra de este año, lo que equivale al salario de un mes.

"Podríamos aceptar la necesidad de recortes si realmente sirve para algo", dice María Jesús Morcuende, una administrativa de 55 años de edad. "Pero en vez de eso la economía ha ido de mal en peor, y nadie está en posición de convencernos de que más recortes nos sacará de este lío."

Para el Sr. Cliffe de ING Bank ninguna de las opciones señor Rajoy son atractivas. "A medida que la austeridad haga sus efectos, el crecimiento va a decepcionar y el desempleo seguirá subiendo", dice. "Muy pocos gobiernos en Europa han sido capaces de sobrevivir a esto."

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS