SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

El enigma sobre la polí­tica exterior de Mitt Romney

The Washington Post

0
0 votos
26-08-2012
Publicidad
http://www.washingtonpost.com/opinions/david-ignatius-romney-remains-an-enigma-on-foreign-policy/2012/08/24/8aabfcf4-ee10-11e1-afd8-097e90f99d05_story.html http://www.washingtonpost.com/opinions/david-ignatius-romney-remains-an-enigma-on-foreign-policy/2012/08/24/8aabfcf4-ee10-11e1-afd8-097e90f99d05_story.html

Cuando los reporteros están escribiendo historias y aún no tienen una pieza necesaria de la información, a veces escriben "TK", es decir "por conocer." Me siento de esa manera sobre la política exterior de Mitt Romney. Además de su apoyo a Israel y disparos retóricos contra Rusia y China, es un misterio lo que Romney piensa sobre importantes asuntos internacionales y la posición que tomaría el país.

¿Es Romney un neoconservador que tiene una visión idealista de que EEUU debe transformar el mundo a través del poder militar y la defensa de la democracia? Podría sacarse esa impresión de algunos de sus discursos y documentos de toma  de posición, y del papel de los neoconservadores como Dan Senor entre sus asesores más cercanos.

¿O es Romney un realista que tiene una visión más pragmática de lo que algunos de sus discursos podrían dar a entender? ¿Él, como presidente, podría llegar a ser un moderado de Massachusetts, cercano a la tradicional línea republicana en política exterior? Muchos conservadores desconfían de Romney precisamente por esta razón – porque creen que el abrazo de Romney a posiciones de derecha es simple oportunismo político.

Una de las pruebas es especular con quién podría elegir Romney como secretario de Estado. ¿Sería alguien de la corriente principal de la política exterior republicana, como Steve Hadley o Bob Zoellick, quienes se desempeñaron como asesor de seguridad nacional y secretario adjunto de Estado, respectivamente, en el gobierno de George W. Bush? ¿O su elección sería alguien más duro, como el ex embajador ante la ONU John Bolton? Es una incógnita.

La falta de claridad de la política exterior de Romney fue dolorosamente evidente en la pelea tras el anuncio de que el súper-realista Zoellick dirigiría su equipo de transición de política exterior. Eso produjo una "tormenta de fuego" de protestas de los conservadores, según publicó el bloggero Jennifer Rubin, quien describió a Zoellick como "anatema" para los halcones. La campaña de Romney pareció echarse atrás con prontitud, con fuentes cercanas insistiendo en que Zoellick no jugaría ningún papel importante en la administración Romney.

El caso de que Romney (y el Partido Republicano, en general) ha sido capturado por los neoconservadores es un hecho para Robert Merry, editor de la National Interest, una revista que es la voz de los "realistas".

Merry argumentó en su libro de 2005 "Sands of Empire" que el moderno pensamiento republicano en política exterior ha tenido tres alas: los pragmáticos, representados por figuras tales como Brent Scowcroft y James Baker, los nacionalistas, encarnados por halcones como Dick Cheney y Donald Rumsfeld , y los neoconservadores, cuyas voces prominente incluyen a Paul Wolfowitz, Elliott Abrams y Eliot Cohen.

Lo que pasó después del 11-S, explica Merry en una entrevista, fue que los nacionalistas y los neoconservadores se unieron, creando una política exterior que era a la vez idealista y militarista, lo que llevó a las guerras en Irak y Afganistán. Este predominio de lo que Merry llama "wilsonianos militantes" parece haberse invertido durante el segundo mandato de Bush, pero con Romney parecen estar de vuelta, más fuertes que nunca (...)
 
Una opinión contraria proviene de un prominente neoconservador que simpatiza con Romney, pero cree que su política exterior ha sido poco más que "la búsqueda de a oposición," hasta ahora. "Romney no ha hecho nada para presentar una política exterior coherente", me dijo este simpatizante, prefiriendo una campaña de "disparar contr Obama", basada en una imagen caricaturizada del presidente como un liberal izquierdista contrario a la guerra. Aparte de apoyar a Israel, el Partido Republicano de Romney es "cada vez más aislacionista y nacionalista", se preocupa.

La Casa Blanca de Obama sospecha que Romney no puede realmente hacer lo que dice y que va a tener que cambiar las promesas de inmediato si es elegido: su promesa de declarar a China como país manipulador de moneda extranjera en su primer día en el cargo, por ejemplo, sería romper con décadas de la política del Partido Republicano y podría iniciar una guerra comercial. Su crítica sobre la supuesta debilidad de Obama sobre Irán, Siria y Afganistán pasa por alto la realidad de que, para un país cansado de la guerra, mantener a Estados Unidos fuera de otro conflicto es políticamente popular.

Un prominente republicano sostiene que todo lo que pueden parecer defectos de Romney como candidato en política exterior, sería muy diferente como presidente. "Bush cambió, Obama cambió, Romney va a cambiar", dice. Esa es la esencia del realismo en política exterior, esta creencia de que los parámetros que forman la estrategia –el conjunto de aliados, enemigos, problemas y herramientas– no varían mucho de una administración a otra. Y tampoco lo hace la política.

Esa es una pregunta para meditar mientras observamos a Romney la próxima semana en Tampa: ¿Ofrece una visión coherente de EEUU y del mundo, y realmente quiere decir lo que dice?

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS