SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Cómo Romney alimentarí­a la fuerza del Pentágono

The New York Times

0
0 votos
26-08-2012
Publicidad
http://www.nytimes.com/2012/08/26/opinion/sunday/how-mr-romney-would-force-feed-the-pentagon.html?_r=1&adxnnl=1&partner=rssnyt&emc=rss&adxnnlx=1345917609-05raWJsYmg682yQBaZVWaw http://www.nytimes.com/2012/08/26/opinion/sunday/how-mr-romney-would-force-feed-the-pentagon.html?_r=1&adxnnl=1&partner=rssnyt&emc=rss&adxnnlx=1345917609-05raWJsYmg682yQBaZVWaw

Mitt Romney y Paul Ryan se están retratando como guerreros del recorte del presupuesto, listos para cortar el gasto derrochador en todo tipo de programas y servicios del gobierno y llevar a Estados Unidos a reducir los impuestos y los déficits. Muchos expertos dicen que sus números no cuadran, incluso si trataran de imponer todos los recortes que quieren.

Sin embargo, nada de esta filosofía parece aplicarse al presupuesto de defensa – que representa aproximadamente la mitad de todo el gasto discrecional federal.

En lugar de proponer reducciones razonables y necesarias, podrían arrojar más dinero a un Pentágono que ha tenido un cheque en blanco durante más de una década. El presupuesto base para el 2013 –sin incluir los costos relacionados con la guerra– se estima en 525 mil millones de dólares, aproximadamente un 34% más que en 2001. En 2022, el plan del Sr. Romney aumentaría el gasto anual hasta los 986 mil millones, de acuerdo con un análisis realizado por Travis Sharp, del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense.

La pieza central de la propuesta del Sr. Romney es una promesa de dedicar al menos un 4% del PIB al personal militar, las adquisiciones, las operaciones y el mantenimiento, y la investigación y el desarrollo. Eso sería añadir hasta 2,3 billones dólares más a los niveles de gasto previstos para el presupuesto de defensa en 10 años a partir de 2013, de acuerdo con el análisis del Sr. Sharp.

Y aun con todos esos billones adicionales, no está claro que este dinero podría producir una estrategia de seguridad más eficaz. La vinculación del presupuesto al PIB es una forma extraña de hacer frente a las necesidades de defensa – que racionalmente debería basarse en un análisis disciplinado de las amenazas y la tolerancia de la nación al riesgo. Esto ciertamente no proporcionará ningún incentivo para la reforma en un Pentágono que pasa con más reservas y menos recortes económicos que otras dependencias federales. Algunos conservadores han defendido el porcentaje del PIB, diciendo que aseguran la fuerza militar, garantizando un mayor gasto de defensa a medida que aumenta la riqueza de la nación. Sin embargo, otros –como el gurú anti-impuestos Grover Norquist– han instado a los republicanos a plantear la reducción del presupuesto militar.

Romney no está manifestando ninguna restricción. A pesar de que las fuerzas estadounidenses están fuera de Irak y se retirarán de Afganistán a finales de 2014, sus sitios web de campaña dicen que va a revertir el plan del presidente Obama de reducir el Ejército y la Infantería de Marina en 100.000 soldados. Hacer eso, según el señor Sharp, costaría al menos 41 mil millones en cinco años (...)

Romney quiere que la Marina aumente la construcción naval desde 9 barcos al año a 15, a un costo de miles de millones más. Su documento habla de ampliar la presencia naval en el Pacífico Occidental para hacer frente a China, lo que Obama está haciendo ya (...)

Romney también promete un "robusto y multifacético sistema nacional de defensa de misiles balísticos" para defenderse de los ataques nucleares contra los Estados Unidos y sus aliados, a pesar de que el sistema ha estado en desarrollo desde hace años y todavía no hay garantía de que funcione.

¿Y cómo va a pagar sus enormes presupuestos de defensa nuevos? En una entrevista con Fortune, el Sr. Romney habló de "enormes oportunidades para la búsqueda de eficiencia y ahorro de costes en las fuerzas armadas." Sus objetivos, de acuerdo con su campaña, serían la fuerza laboral civil del Pentágono y las reformas del proceso de adquisición de armas. Tales reformas son necesarias pero no son fáciles, dadas las rivalidades entre los servicios y la influencia en el Congreso de un lobby de defensa bien financiado.

El gobierno de Obama se ha comprometido a reformas similares, que dicen que el Pentágono ahorrará 210 mil millones de dólares en seis años. Es un comienzo, pero todavía es sólo una fracción de lo que sería necesario para compensar el costo adicional del presupuesto ligado al PIB de Romney. La verdad es que el gasto militar adicional tendría que venir de devastar la mayoría de los otros programas federales, incluidos los que trabajan para los estadounidenses más vulnerables (...)
 
Tras una década de crecimiento del gasto sin control, el Pentágono prudentemente puede absorber una reducción significativa en momentos en que el país está bajo tensión económica. El presidente Obama ha comenzado a poner freno a los gastos al disminuir su ritmo de crecimiento. Pero miles de millones más podrían ahorrarse mediante la reducción de derroches innecesarios o programas de armas convencionales y nucleares.

Los electores tienen derecho a un debate honesto sobre las prioridades de la defensa. Necesitan escuchar que se habla no sólo las armas y los niveles de tropas, sino de las amenazas que los candidatos ven en el mundo y cómo la diplomacia y otras palancas de poder también puede ser usadas para la defensa de la nación. Hasta el momento, no hemos oído nada más que generalidades del Sr. Romney y el Sr. Ryan. Ninguno de los dos tiene experiencia en seguridad nacional, así que no es sorprendente que estén tratando de probar su buena fe al adoptar un presupuesto de defensa libertino.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS