Internacional, Chile lucha contra la impunidad

Chile lucha contra la impunidad, se reabre el caso de Carmelo Soria

Investigan una trama para falsear pruebas y testimonios que fueron decisivos en el cierre del caso, en 1996.

0
0 votos
20-01-2009
Publicidad
Soria residí­a en Chile desde fines de la guerra civil española, en 1939. Fue secuestrado el 14 de julio de 1976 y su cadáver, con huellas de tortura, fue encontrado dos dí­as después en el canal El Carmen, en la capital. Soria residí­a en Chile desde fines de la guerra civil española, en 1939. Fue secuestrado el 14 de julio de 1976 y su cadáver, con huellas de tortura, fue encontrado dos dí­as después en el canal El Carmen, en la capital.

El juez Chileno Alejandro Madrid, resolvió procesar a tres ex uniformados por el delito de asociación ilí­cita para obstruir la investigación del crimen del diplomático español Carmelo Soria, ocurrido en 1976.

Investiga una trama para falsear pruebas y testimonios que fueron decisivos en el cierre del caso, en 1996. Ahora debe decidir si encausa al ex fiscal militar Sergio Cea y algunos de sus ayudantes, así­ como al ex secretario de Pinochet, brigadier Jaime Lepe.

La investigación del crimen del diplomático español Carmelo Soria, amnistiada en 1996. Si bien el proceso abierto por su homicidio cometido por la DINA en 1976 fue cerrado por la justicia militar y la Corte Suprema, que le aplicó la ley de amnistí­a y el principio de la "cosa juzgada", el caso podrí­a reactivarse desde otro ámbito judicial.

Se trata de una operación concertada, a partir de 1993, entre la inteligencia del Ejército y la justicia militar, orientada a provocar una serie de acciones para obstaculizar la investigación, presionar al principal testigo y generar declaraciones procesales que, según estableció ahora el juez Madrid, fueron inducidas bajo amenaza, e incluso configurarí­an el delito de falsificación de instrumento público.

En el marco del acuerdo entre el estado de Chile y la familia de Carmelo Soria, el diplomático español torturado y asesinado por agentes de la DINA en julio de 1976, el gobierno se comprometió a solicitar la reapertura del proceso criminal en contra de sus victimarios.

El convenio estipula, además, que el gobierno reconoce su calidad de funcionario internacional, admitirá públicamente la responsabilidad de agentes estatales en su muerte y levantará una obra en su memoria. A su vez, la familia se desistirá de una demanda civil y considerará que las reparaciones acordadas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos son las únicas exigibles. El estado pagará ex gracia un millón 500 mil dólares, como indemnización, por medio de la Secretarí­a General de ONU.

Soria residí­a en Chile desde fines de la guerra civil española, en 1939. Fue secuestrado el 14 de julio de 1976 y su cadáver, con huellas de tortura, fue encontrado dos dí­as después en el canal El Carmen, en la capital.

Tras el derrocamiento de Salvador Allende, Soria habí­a decidido quedarse en Chile para intentar combatir el terror desde dentro del paí­s.

En aquel momento, el español recurrió a la inmunidad diplomática para poder ayudar a numerosas personas a asilarse en algunas de las embajadas de la capital.

Aquello convirtió rápidamente a Carmelo en un objetivo de la DINA, que sospechaba que en las valijas diplomáticas se escondí­an fondos económicos para la oposición al régimen.

El ciudadano español Carmelo Soria, funcionario de la ONU, jefe editorial en la sede de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) en Santiago .Soria militaba en el Partido Comunista de España (PCE).

El caso de Soria es uno de los casos más conocidos de la impunidad con que los militares chilenos han gozado todos estos años. Parece que en los últimos años el gobierno Chileno ha decidido arreciar en la lucha contra la impunidad.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad