SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

El PP cae 9 puntos y el PSOE sólo sube 8 décimas

El Mundo

0
0 votos
23-07-2012
http://2.bp.blogspot.com/-o7g0g6M30Oo/UAzbcBdidPI/AAAAAAAAB8E/BFVKu7wHD_Y/s1600/1+SONDEO+EL+MUNDO+-+SIGMA+DOS+%28II%29+Evolucion+del+voto+y+comparativa.jpg http://2.bp.blogspot.com/-o7g0g6M30Oo/UAzbcBdidPI/AAAAAAAAB8E/BFVKu7wHD_Y/s1600/1+SONDEO+EL+MUNDO+-+SIGMA+DOS+%28II%29+Evolucion+del+voto+y+comparativa.jpg

Ni uno solo de los datos del sondeo elaborado por Sigma Dos para EL MUNDO favorece al Gobierno en lo que se refiere al apoyo o a la comprensión de la ciudadanía ante las medidas de ajuste adoptadas.

Si ayer una aplastante mayoría expresaba su desacuerdo con los recortes ya puestos en marcha, hoy traduce ese desacuerdo en una rotunda retirada de su intención de voto. En algo menos de siete meses de ejercicio, el Gobierno ha perdido casi nueve puntos de apoyo, la tercera parte de ellos en los últimos 30 días.

Esta es la traducción práctica en términos de respaldo electoral de la posición ciudadana ante un esfuerzo colectivo del que ya ha dicho mayoritariamente que no espera resultado positivo alguno. Eso significa que un pesimismo radical se ha instalado en el ánimo de los españoles.

Y, sin embargo, ese brusco y brutal descenso no sirve para reforzar al PSOE, que no se beneficia de la desafección hacia el PP, sólo sube ocho décimas y sigue sin superar el 30% en la intención de voto.

Sólo IU y UPyD dan un salto importante en la encuesta, pero sin que ninguno de los dos partidos llegue a constituirse ni remotamente en una opción real de Gobierno para España.


Casi nueve puntos de pérdida en apenas siete meses en intención de voto. El sondeo de Sigma Dos para EL MUNDO ofrece este espectacular balance de la travesía del Gobierno en mitad de una crisis que no amenaza todavía con llevarse al Ejecutivo por delante por la única y decisiva razón de que dispone de una amplísima mayoría absoluta que le asegura una gran estabilidad, al menos, parlamentaria.


Con una mayoría más escasa, como la que tuvo, por ejemplo, José Luis Rodríguez Zapatero en su última legislatura -169 diputados-, procedería ahora mismo estar hablando de una ineludible convocatoria de elecciones anticipadas.

No es el caso aún. Pero ahí están los datos: 44,6% de votos reales logrados en las elecciones generales de noviembre pasado y 35,8% de intención de voto, en el sondeo de Sigma Dos realizado a lo largo de la semana que ayer terminó. Nunca antes un Gobierno había perdido tanto apoyo en tan poco tiempo. Pero tampoco nunca antes un Gobierno había tomado tantas medidas impopulares en un espacio tan corto como un semestre ni se había enfrentado a una crisis de las dimensiones como la que ahora padecemos.


Si nos remitimos al precio que el anterior Gobierno, el de Zapatero, pagó por tomar las primeras medidas de ajuste, nos encontramos con una cifra simbólica: 8,8 puntos de pérdida desde las elecciones generales de marzo de 2008 hasta mayo de 2010, cuando tuvo que plegarse a las medidas que impuso Bruselas. Son esos mismos 8,8 puntos los que ha perdido Rajoy desde las elecciones hasta ahora, cuando ha aprobado los recortes que, en forma de recomendaciones de obligado cumplimiento, han salido desde Bruselas. Pero es que, de esos 8,8 puntos, 3,3 los ha perdido en el último mes.

Las cifras de pérdida son idénticas pero los plazos en los que la pérdida se ha producido son muy distintos: 26 meses en el caso del socialista, siete meses en el caso del popular. Y por eso, en esta ocasión, más que de descenso procede hablar de batacazo. El Gobierno se está despeñando por el barranco de la opinión pública y, en su caída, se está dejando los votos a chorros.

El panorama se oscurece todavía más si se mira la situación del partido político que está llamado a ser alternativa de gobierno en España: el PSOE no remonta. Desde aquel humillante 28,8% de los votos recibidos en las elecciones, y después de lo que le está sucediendo al PP, los socialistas no han conseguido arañar más que unas tristes ocho décimas. Ahora mismo están en el 29,6% de intención de voto. Es decir, los casi nueve puntos que pierde el Gobierno no se refugian en el PSOE que, mientras no se demuestre lo contrario, es el único que podría sustituir al PP al frente del Gobierno de España. La conclusión es descorazonadora: no hay alternativa, el desánimo del ciudadano no encuentra de momento una opción realista que le dé alguna esperanza de cambio verosímil.


Porque en este panorama hay dos partidos que suben exponencialmente pero que no alcanzan, ni de lejos, el porcentaje de apoyos populares necesarios para situarles en la rampa de salida de Gobierno.

A la izquierda del PSOE, Izquierda Unida sube como la espuma: nada menos que 4,8 puntos de incremento en intención de voto, desde el 6,9% obtenido en las últimas elecciones, al 11,7% en este sondeo de Sigma Dos. Si esos porcentajes se mantuvieran en el tiempo, cosa que está por ver, IU pasaría a tener opciones de condicionar el futuro Gobierno si fuera asumido por el PSOE. Pero ahora mismo esa es una hipótesis imposible.

En el centro del paisaje político, entre PP y PSOE se alza y crece la opción de UPyD, ésa que los dos grandes partidos detestan porque a ambos amenaza. Esta formación gana más de tres puntos: del 4,7% de votos obtenidos en noviembre al 7,8% en intención de voto registrado en el sondeo. Una subida importantísima que, de nuevo, puede darle mejores y más potentes posiciones en el Parlamento pero que de ningún modo resuelve el gran dilema de la gobernación española, dilema que se resume en la siguiente pregunta: si ahora se celebraran elecciones generales y las perdiera el PP ¿quién las ganaría? Nadie, es la respuesta.
Pues ése es exactamente el problema de España a día de hoy.

¿Qué te ha parecido el artículo?