La UE contradice a Solbes y advierte de que la crisis es aún más grave

Ocultando la verdad

Zapatero reconoció que "2009 será un año de no crecimiento". Justo en ese mismo momento, la Comisión Europea hací­a público un informe según el cual la economí­a española decrecerá este año un 2%

0
0 votos
19-01-2009
Publicidad
Zapatero empieza a estar poseí­do por una peligrosa patologí­a. Cuando habla sobre la crisis, sus cejas se arquean temblorosamente, y entonces empieza a mentir de manera compulsiva sobre las terribles consecuencias del crack para España, a difundir conscientemente datos falsos y a camuflar la verdad hasta hacerla irreconocible.
 (EFE)
(EFE)
Zapatero empieza a estar poseí­do por una peligrosa patologí­a. Cuando habla sobre la crisis, sus cejas se arquean temblorosamente, y entonces empieza a mentir de manera compulsiva sobre las terribles consecuencias del crack para España, a difundir conscientemente datos falsos y a camuflar la verdad hasta hacerla irreconocible.
La entrevista concedida por Zapatero a la cadena SER clarifica los rasgos de la patología.
En un alarde de distorsión del significado de las palabras, Zapatero reconoció que “2009 será un año de no crecimiento”. Justo en ese mismo momento, la Comisión Europea hacía público un informe según el cual la economía española decrecerá este año un 2%, cuatro décimas más de lo que Solbes anunció hace escasos días.
¿Cómo puede calificarse de “no crecimiento” a la peor recesión de la economía española en cincuenta años?
A partir de ese momento, Zapatero se deslizó rápidamente en el terreno de la mentira y el engaño.
Insistió en que el presente año “será difícil”, aunque dijo esperar que “remonte en 2010”. Por el contrario, todas las previsiones de los organismos internacionales auguran para 2010 un mayor agravamiento de la crisis, especialmente en España.
Auguró que “están en marcha unas 20.000 obras públicas que crearán 250.000 empleos directos y amortiguarán la pérdida de trabajos de la construcción”. Predicciones que chocan con el informe de Bruselas, donde se anuncia un espectacular incremento del paro, que llegaría al 16,1% de la población activa en 2009, y al 18,7% en 2010, superando los cuatro millones de parados y duplicando la media europea.
El cinismo alcanzó nuevas cotas cuando Zapatero pidió a los ciudadanos que “tengan confianza y consuman de forma normal, porque de lo contrario se afecta a las empresas y trabajadores”.
Perdemos el empleo, dedicamos la mitad de nuestro salario a pagar hipotecas y préstamos con los bancos, se nos amenaza con la congelación salarial y la reducción de las pensiones hasta en un 30%... Pero eso sí, debemos “consumir de forma normal” si no queremos cargar con la culpa de paralizar la economía.
Y resonó como una bofetada en el rostro de todos los trabajadores las palabras de Zapatero afirmando que “hay una parte importante de la población que cuenta con más renta disponible gracias a las bajadas de los tipos de interés”.
Zapatero es responsable del mayor trasvase de rentas de la historia desde los bolsillos de los trabajadores a las cuentas de bancos y monopolios. Disponemos de 3.000 euros menos de “renta disponible”, que hemos dejado de percibir al profundizarse la injusta distribución de la riqueza.
Zapatero no puede hacer otra cosa que mentir, engañar y confundir. El origen de este extraño síndrome está en las palabras de Emilio Botín, calificando a Zapatero de “hombre providencial”.
Toda la política de Zapatero ha estado, desde su llegada a la Moncloa, orientada a favorecer la expansión de los sectores oligárquicos nucleados en torno a Botín.
¿Cómo no va a mentir Zapatero? ¿Acaso puede confesar la verdad, declarándose el “hombre [providencial] de Botín”, que ha favorecido su crecimiento en perjuicio de los intereses nacionales y de los trabajadores?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad