SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Atraco perfecto

Público

0
0 votos
07-07-2012
Publicidad
http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2012/07/06/atraco-perfecto/ http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2012/07/06/atraco-perfecto/

El magistrado del Tribunal Supremo y último ex Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, dijo ayer que los recortes sociales que se están haciendo son la crónica de un atraco perfecto. Pocas veces se ha definido algo con tanto acierto y precisión. Hoy mismo, y si no la semana siguiente, parece que van a terminar el butrón en el Consejo de Ministros, perforando la caja fuerte del Estado de bienestar con el martillo pilón de la austeridad exagerada. Ni que decir tiene que los atracados somos nosotros, los ciudadanos. Porque efectivamente, señores del Gobierno, esto es un atraco en toda regla que ustedes tratan de justificar con que han ganado las elecciones y por tanto pueden hacer lo que les dé la gana, y sin tener en cuenta que si las circunstancias son excepcionales, la confianza otorgada en unas elecciones también deberá ser excepcional y sometida a ratificación.

Han enloquecido ustedes, han entrado en un campeonato de ver quien más recorta a nivel central, autonómico y municipal. Es como si hicieran caso a las ocurrencias del más tonto y cruel, desde poner garrafones con agua en los pasillos de los hospitales para que los enfermos se sirvan ellos mismos en self-service de ahorro hasta despedir a un millón de empleados no fijos para crear empleo, pasando por pensionistas de pensión rebajada en la práctica, y mil indignidades más, como la supresión de la histórica paga extraordinaria de Navidad para dejarnos sin cena. Todo forma parte del atraco. Naturalmente, ustedes son los atracadores, mezcla de rififís y rufufús, y siempre obedeciendo órdenes de sus jefes, el poder económico. Ni siquiera tienen autonomía política, son ustedes lacayos, satisfechos, eso sí, gozadores con los recortes. Y son maestros en el arte de la tortura, da la impresión de que disfrutan con ella, saben perfectamente hasta donde pueden darle una nueva vuelta de tuerca al potro sin que se nos descoyunten definitivamente los huesos, y sin que la revolución estalle. Nos atracan a cámara lenta.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS