SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

El dominio alemán en duda tras la derrota en la Cumbre (1)

Der Spiegel

0
0 votos
04-07-2012
http://www.spiegel.de/international/europe/german-dominance-in-doubt-after-summit-defeat-a-842056.html http://www.spiegel.de/international/europe/german-dominance-in-doubt-after-summit-defeat-a-842056.html

Der Spiegel, la revista alemana de mayor tirada y  cuya página web es la octava mas vista en Alemania, acaba de publicar un extenso reportaje con la reconstrucción de lo que denomina "la derrota de Merkel" en el último Consejo Europeo y que constituye un muy interesante acercamiento a la opinión de las élites políticas germanas sobre los cambios en la correlación de fuerzas europea cristalizada en la útima cumbre. El texto, elaborado por casi una decena de sus reporteros,  se remonta a la cumbre del G-20 en México días antes, donde comenzó una presión insostenible sobre la canciller alemana, con participación del presidente Obama como aliado del premier italiano Monti. Dado el interés y la extensión del reportaje, lo publicamos en dos entregas consecutivas. Mañana, en esta misma sección, encontrará la segunda parte. [NdE]

La canciller Merkel sufrió una dura derrota en la cumbre de la semana pasada en Bruselas después de que los líderes de Italia, España y Francia se confabularan en ella. Como resultado las relaciones de poder en Europa han cambiado. Parece que Alemania ya no tendrá la última palabra en la UE

Fue, según todos los presentes, Monti, "Super Mario", como le llaman en Berlín. El afable profesor de economía de Lombardía, el hombre que la Cancillería alemana creía que era lo mejor que le podía haber pasado a Italia. El hombre que podía "salvar Europa", al menos según la revista Time.

Fue Monti, de todas las personas, la que lanzó la bomba a las 7 de la tarde del jueves pasado. En la cumbre del Consejo Europeo en Bruselas, el primer ministro italiano anunció que no firmaría el pacto de crecimiento a menos que los jefes de Estado y de gobierno europeos hicieran algo por las altas tasas de interés que Italia se ve obligada a pagar por sus bonos gubernamentales. Y Monti no era el único. Su homólogo español, Mariano Rajoy, estaba detrás de él.

"¿Está usted tratando de tomarnos como rehenes?", dijo indignado el primer ministro danés Helle Thorning-Schmidt. A continuación, la canciller alemana tomó la palabra y dijo: "esto no es útil", una frase que Angela Merkel reserva para situaciones graves.

El primer ministro italiano no debió creer que la escalada del conflicto cambiara nada, cuando Merkel dijo, y remarcó: "Tengo que volar a Berlín mañana al mediodía para una votación en el Bundestag." Sin embargo, Monti se mantuvo firme, sabiendo lo mucho que tenía por ganar. Los mercados estaban esperando una decisión. "Vaya por delante, vuele a su país el viernes, y que voten en Alemania", dijo a Merkel. "Tengo hasta el domingo, y voy a esperar hasta que regrese."

No tuvo que esperar tanto tiempo. Menos de 10 horas después, tuvo el documento que quería. Merkel cedió y rubricaba lo que había rechazado anteriormente. "Un simple acto de solidaridad sin recibir nada a cambio, sería absolutamente fatal para el desarrollo global del euro", había insistido anteriormente. Para Merkel, esta era la más roja de todas las líneas rojas, y ahora la había atravesado.

Si el fondo de rescate europeo compra bonos de un gobierno en el futuro para estabilizar los precios de los bonos, el país que solicita la ayuda se salvará la visita de la troika, el temido equipo de supervisión de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE ) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Este es el acto fatal de solidaridad sin nada a cambio que Merkel había rechazado hasta ahora. Es otro paso hacia la conversión de la zona euro en una unión europea de la deuda.

Las demás concesiones parecen inofensivas en comparación. Los bancos en dificultades podrán recibir ayuda directamente desde el fondo de rescate europeo en el futuro, a condición de que un regulador de la banca europea sea establecido en el Banco Central Europeo (BCE). En relación con el paquete de ayuda para los bancos españoles, los socios europeos acordaron renunciar a la llamada condición de acreedor privilegiado para el fondo de rescate, lo que significa que el Fondo correrá tanto riesgo como los inversores del sector privado.

Merkel se convirtió en víctima de su propia gestión de las expectativas. En sus años en la Cancillería, se ha convertido en una maestra de esta disciplina. Una y otra vez, ha logrado poner el listón sobre las principales decisiones europeas lo bastante alto como para poder saltar fácilmente sobre é, terminando a menudo como ganadora. Los alemanes se han mostrado agradecidos con ella. Según las encuestas, Merkel sigue siendo el político más popular en Alemania.

Pero ¿por qué puso la semana pasada e listón tan alto? Después de su comparecencia ante el grupo parlamentario de sus socios de la coalición, el pro-empresarial Partido Democrático Libre (FDP), donde hizo el comentario ahora famoso de que no habría responsabilidad conjunta "mientras yo viva", fue festejada como la "Canciller de Hierro". El influyente diario sensacionalista Bild quería saber: "¿Por qué la canciller ha tomado una línea tan dura en la crisis del euro?"

Con su apoyo público al campo más duro e intransigente, Merkel había llevado al extremo una estrategia que le había sido de utilidad general en el pasado. Ella explota sus limitaciones políticas nacionales para lograr que se conceda lo menos posible en el ámbito europeo.

Esta vez fue aún más vociferante y redujo su propio espacio de maniobra con sus comentarios. Pero ahora parece que la canciller había ido demasiado lejos - y encontró a su par en el primer ministro italiano.

Monti, ex comisario europeo de competencia de la Unión, logró derrotar a Merkel con sus propias armas. Bloqueó un pacto de 120 mil millones de euros para el crecimiento hasta el viernes por la mañana. Él sabía que Merkel no podía ir a casa sin ese paquete. Lo necesitaba con el fin de conseguir que el centro-izquierdista Partido Socialdemócrata (SPD) y el Partido Verde apoyaran el pacto fiscal, que tiene por objeto obligar a los países signatarios a ejercer una estricta disciplina presupuestaria, en una votación parlamentaria clave el mismo viernes. (Al final, el pacto fiscal fue aprobada con la necesaria mayoría de dos tercios.)

Monti fue capaz de imponerse, porque tenía un poderoso aliado. El equilibrio de poder en Europa ha cambiado desde que el nuevo presidente francés, François Hollande, llegó a la presidencia. Su predecesor, Nicolas Sarkozy, ha apoyado por lo general la posición alemana al final. Pero Hollande ha obligado a Merkel a situarse la defensiva con sus propias propuestas, asegurándose a España e Italia como aliados importantes.

El socialista francés también tiene seguidores dispuestos en Alemania. La dirección del SPD reclama orgullosamente que, junto con Hollande, ha arrinconado a la canciller - una impresión que no es probable que Hollande contradiga. Pero es una estrategia arriesgada para los socialdemócratas. Muy pronto podría ser contraproducente, cuando se ponga de manifiesto lo costoso que la derrota de Merkel será para los alemanes.

Inusual alianza
El hecho de que Monti podría usar todo tipo de trucos para romper la resistencia alemana a los préstamos de rescate ya se advertía con claridad antes de la cumbre de Bruselas. El italiano dio el primer paso en la cumbre del G20 de las principales economías industrializadas y emergentes, hace dos semanas en México.

Durante un receso, los miembros europeos del G-20 se reunieron con el presidente de EEUU, Barack Obama, en una habitación más pequeña en el centro de conferencias en Los Cabos. Para sorpresa de Merkel, Monti y Obama entregaron un documento en el que abogaban por la compra directa de deuda soberana por parte del fondo de rescate del euro, sin condiciones especiales. Hollande y el primer ministro español, Mariano Rajoy apoyaron la inusual alianza italo-americana.

Merkel no estaba contenta, y se levantó la sesión. Otros que estuvieron presentes, entre ellos el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, consideraron que era inapropiado discutir un problema interno europeo con el presidente de los EEUU.

Cuatro días más tarde, Monti hizo otro intento a puerta cerrada. En una reunión de los cuatro dirigentes en Roma, Monti, apoyado por Hollande y Rajoy, trató de razonar con Merkel. Pero ella se mantuvo firme.

La buena relación de Merkel con Monti se enfrió hace algún tiempo. Ella lo valoró en un primer momento, porque él y su gabinete de tecnócratas no partidistas estaban dispuestos a aplicar medidas de austeridad y no rehuir las reformas estructurales.

Pero entonces la fortuna de Monti desapareció, y los medios de comunicación italianos empezaron a pintarlo como un agente de la política de austeridad "La Merkel". "Ella nos va a matar", escribió Il Giornale, propiedad del hermano de su antecesor, Silvio Berlusconi, en un artículo de portada. Monti se hizo más y más firme en su demanda de que el énfasis en la austeridad se ampliará para incluir una dimensión de crecimiento.

De este modo, Monti fue apartándose del campo de Merkel. Durante semanas, llamó a la emisión de bonos en euros e ignoró los rechazos de un cada vez más irritado Berlín. Luego se enojó a la canciller, llamando para un fondo conjunto de reembolso de la deuda, que ella ya había rechazado cuando fue propuesto por el Consejo Alemán de Expertos Económicos, que asesora al gobierno. "No necesitamos nuevas ideas constantemente aireadas en público", se quejó el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

Monti no se dejó intimidar. De hecho, comenzó a invocar a la catástrofe que podría ocurrir si la próxima cumbre de la UE no se ponía antes de acuerdo con medidas eficaces para aliviar la presión de las tasas de interés sobre Italia y España. "Hay 10 días para salvar el euro", advirtió, exactamente 10 días antes de la cumbre.

No negó los rumores de que renunciaría si la canciller no daba su brazo a torcer, y al final amenazó públicamente cn que un fracaso de la cumbre bien podría enviar el euro "al infierno", una estrategia arriesgada que también podría ser vista como una invitación a los mercados a apostar con más fuerza contra el euro. El hasta entonces socio de Merkel se había convertido en uno de sus más duros adversarios.

El último miércoles por la noche, la Asociación de Contribuyentes de Europa homenajeaba a Monti como reformador en una recepción en las oficinas del estado alemán de Baviera, en Bruselas. Incluso tuvo unas palabras de alabanza para sí mismo, diciendo que era el "más alemán de todos los primeros ministros italianos hasta la fecha." Y por eso, añadió, Merkel debe acomodarse ahora y hacer algo acerca de las altas tasas de interés.

Merkel había sido advertida, y sin embargo, al final, se sorprendió todavía cuando Monti mantuvo como a un grupo de rehenes a los líderes europeos. Después de todo, él mismo había promovido el pacto de crecimiento que ahora estaba bloqueando.

Atmósfera gélida
Cuando los líderes de los 10 países que no forman parte del euro salieron de la reunión a la 1 am, dejando a los 17 líderes de la zona euro continuar la discusión, el ambiente era gélido. En una conferencia de prensa poco después de medianoche, el presidente francés había tomado partido por los italianos y los españoles una vez más, diciendo que "entendía" sus reivindicaciones.

Después de eso, los participantes en la reunión a puerta cerrada se pusieron a trabajar en serio. El primer ministro finlandés, Jyrki Katainen luchó contra la colectivización de la deuda. Dejó en claro que su país necesita garantías sólidas a cambio de esos préstamos, lo que ya había pedido con anterioridad a Grecia. España, Chipre e Italia, añadió, también tendrán que proporcionar garantías a los finlandeses, o su país no vendrá en su ayuda.

El primer ministro holandés Mark Rutte ya no pudo controlarse, diciendo que él, como los finlandeses, también quería ver las garantías de España si los países del norte de Europa llevaban a cabo la ayudar del rescate. "De lo contrario, ya no habrá bases para la asistencia por parte de mi país", dijo Rutte. Estaba claro que Merkel no estaba sola en su posición. Cuando se trataba de detalles importantes, la canciller podría contar con el apoyo de Austria, Malta, Eslovaquia y otros países.

Sin embargo, Monti contó con el respaldo de dos de los mayores países de la UE, España y Francia. Y con países como Irlanda y Portugal, que esperaban que el líder italiano prevaleciera, sabiendo que si lo lograba ellos también podrían mantener la esperanza de recibir ayuda, sin las duras condiciones impuestas por la troika.

Los líderes europeos estaban tan divididos que el presidente chipriota, Dimitris Christofias, el patriarca del grupo, finalmente tuvo que apelar a la conciencia de sus contrapartes. "Ahora entiendo por qué siempre voy a China y Rusia, cuando necesita ayuda rápidamente", dijo el chipriota. Esto era sólo una verdad a medias. Chipre también presentó una solicitud de ayuda del fondo de rescate del euro el lunes de la semana pasada, debido a que Rusia y China ya no estaban dispuestos a prestarle asistencia.

Compromiso típico
Poco después de las 4 de la mañana del viernes, el grupo de 17 accedió finalmente a uno de los compromisos que son tan típicos de Bruselas. Expertos como Guntram Wolff, del think tank Bruegel con sede en Bruselas, ha elogiado en un artículo la declaración de cierre de la cumbre, en particular. "Es una revolución que la zona euro esté ahora por fin dispuesta a conseguir una supervisión bancaria eficaz y compartida", dice Wolff.

Pronto, los bancos ya no se regirán por organismos nacionales, sino por una institución central. Es un intento de poner fin a la desastrosa dependencia mutua entre bancos y gobiernos.

Los bancos españoles, por ejemplo, están sufriendo pérdidas considerables, debido a que tienen una gran proporción de bonos del gobierno español. Para rescatar a los bancos, el ministro de Hacienda tiene que contraer más deuda. Esto reduce la calificación de crédito de España, con el resultado de que el valor de los títulos públicos se hunde aún más.

En el futuro, las ayudas a los bancos serán asumidas directamente por el fondo de rescate permanente, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM), de modo que los países en cuestión no se verán obligados a incurrir en deuda adicional. Sin embargo, esta ayuda sólo estará disponible una vez que exista y funcione la supervisión de la banca europea. Esta es la salida que impusieron los alemanes, siguiendo su lema: no hay dinero sin supervisión. Fue su único éxito en la cumbre.

Debido a que tomará un tiempo hasta que la nueva agencia de supervisión bancaria esté operativa, los líderes europeos han ideado un truco para ayudar a los españoles de inmediato. La ayuda, que podría ascender hasta los 100 mil millones, se desembolsará no al fondo gubernamental de rescate bancario, sino a una institución privada. El atractivo de esta solución es que no aumenta la deuda nacional de España. La mitad del dinero está asegurado por una garantía del gobierno español.

Mensaje devastador
La canciller sufrió su mayor revés en otro tema. En el futuro, a los países que reciban dinero del fondo de rescate se les impondrán requisitos menos estrictos de reforma que antes. Será suficiente con que se adhieran a las recomendaciones de la Comisión Europea, que generalmente son menos exigentes que las condiciones impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Como resultado de ello, es poco probable que los países se coloquen bajo la supervisión de la troika de la UE, el BCE y el FMI en el futuro.

Esto envía un mensaje devastador a los países asolados por la crisis: no hay por qué adoptar más medidas de reforma que las absolutamente necesarias. "Es inaceptable que los países grandes como España e Italia deben cumplir menos requisitos de reformas que los países pequeños como Portugal e Irlanda", dice Michael Hüther, director del Instituto de Investigación Económica de Colonia. Todo parece indicar que los países que ya han recibido rescates, además de Grecia, pronto exigirán una flexibilización de sus condiciones de austeridad.

¿Significa esto que los programas de rescate no serán supervisados por la troika? "Eso es incorrecto. No es tan sencillo", dice un negociador del gobierno alemán, en defensa de los resultados de la cumbre. La relajación de las restricciones, explica, sólo se aplicará en el caso de que el fondo de rescate permanente deba comprar de forma rápida bonos del gobierno.

Los alemanes se consuelan con que puedan retrasar los pagos de las ayudas si consideran que los esfuerzos de reformas son demasiado laxos. Ellos tienen, después de todo, una minoría de bloqueo en los órganos de toma de decisiones del fondo de rescate.

Al final, sin embargo, es difícil evitar la impresión fatal de que los europeos sienten que necesitan jugar constantemente con el marco de los instrumentos que ya han acordado. Tan pronto como un país se ve afectado, hace todo lo posible para relajar las reglas.

¿Qué te ha parecido el artículo?