SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Un mundo sin liderazgo

The Wall Street Journal

0
0 votos
21-06-2012
Publicidad
http://online.wsj.com/article/SB10001424052702303836404577474251143648614.html?mod=googlenews_wsj http://online.wsj.com/article/SB10001424052702303836404577474251143648614.html?mod=googlenews_wsj

Crecen los signos de desorden mientras retrocede la influencia de EEUU

No hace mucho tiempo gran parte del mundo se quejaba acerca de una América que era demasiado firme, una "hiperpotencia" que intentaba liderar con muy poca deferencia hacia los deseos de quienes hoy asisten a la reunión del G-20 en México. Bueno, felicidades. Un mundo sin el liderazgo de EEUU está llegando más rápido incluso de lo que los franceses esperaban. ¿Cuánto les gusta?

• En Siria, una revuelta popular contra el dictador amenaza con convertirse en una guerra civil, con Rusia e Irán reforzando a su cliente en Damasco y Occidente recurriendo fallidamente a unas inútiles Naciones Unidas. El conflicto amenaza con extenderse a los países vecinos.

• Irán continúa su marcha hacia la posesión del arma nuclear a pesar de más de tres años de ruegos y débiles (hasta hace poco) sanciones occidentales. Israel podría concluir que debe atacar a Irán antes para defenderse, a pesar de los riesgos militares, ya que carece de confianza en la voluntad de Estados Unidos para actuar. Si Irán tiene éxito, un desbordamiento de la proliferación nuclear en todo el Medio Oriente es probable.

• Una vez más el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha desairado la invitación del presidente Obama de asistir a la cumbre del G8 en Camp David y complica la diplomacia de EEUU en todo momento. Envía armas y misiles antiaéreos a Siria, bloquea las sanciones en la ONU y reafirma la influencia rusa en Europa oriental y Asia central. El "reset" de Obama en las relaciones tiene poco que hacer en ello.

• En Egipto, los militares y los Hermanos Musulmanes compiten por el poder después de la primavera árabe con EEUU convertido en gran medida en un espectador. Los demócratas no confían en unos Estados Unidos que les ayudaron muy poco en los días de Mubarak, mientras que los militares no confian en un Gobierno de EEUU que abandonó Mubarak al final. Egipto es cada vez más reacio a que la policía en su propia frontera con Israel controle el flujo de armas hacia Gaza.

• Los países de la zona euro dan tropiezos de un fallido plan de rescate al siguiente, poniendo en peligro una economía mundial aún frágil. La líder más impresionante actualmente del mundo, la alemana Angela Merkel, rechazó el consejo de Obama para utilizar el superávit de su país en políticas de estímulo en 2009 y está satisfecha de haberlo hecho. Su economía es hoy más fuerte.

La Administración Obama ha jugado desde entonces principalmente el papel de entrometido keynesiano, tomando partido del lado de los deudores de Europa para instar a Alemania a firmar grandes cheques y flexibilizar la política monetaria. El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, se abrió paso a codazos en la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro el pasado septiembre y luego criticó las políticas europeas, y últimamente los señores Obama y Geithner han estado culpando a Europa por los problemas económicos de Estados Unidos. No es de extrañar que a la señora Merkel no le importe mucho lo que EEUU piensa.

• Los países del sur de Asia están recalculando sus intereses a medida que Estados Unidos prepara la salida de Afganistán. Pakistán extorsiona con 5.000 dólares por cada camión para transportar suministros a las fuerzas estadounidenses, sin dejar de dar refugio a los líderes talibanes. Irán amplía su influencia propia en el oeste de Afganistán, mientras que los talibanes resisten a las súplicas de Estados Unidos para negociar un alto el fuego, pensando que pueden esperar a su salida.
***

Para los Putin del mundo y muchos liberales estadounidenses, estos signos de desvanecimiento de la influencia de EEUU son bienvenidos. Finalmente han atado al Gulliver americano. La era de la "seguridad colectiva" a través de la ONU ha llegado, y, cualesquiera que sean las dificultades en el futuro, por lo menos no habrá más Iraks.

Pero tengan en cuenta también que el sustituto al liderazgo de EEUU no es una nueva era de paz administrada por las Naciones Unidas. A menudo es un vacío llenado por los peores actores del mundo. En ningún sitio está más claro que en Siria, donde Rusia e Irán actúan por libre para fortalecer la dictadura de Assad. El precio es alto en masacres humanas, pero puede ser aún mayor en mostrar a otros dictadores que poco importa ya si el presidente de Estados Unidos declara que "deben irse". Lo que importa es si tienen socios en Moscú, Pekín o Teherán.

El otro reclamo, especialmente popular en Europa y China, es que esta retirada estadounidense es inevitable, porque los EEUU es más débil económicamente. No hay duda de que la recesión y la tibia recuperación han drenado los recursos y la confianza de Estados Unidos, pero el declive económico no es inevitable. Es, como Charles Krauthammer dijo en el año 2009, "una opción".

Estados Unidos puede optar por mantener su rumbo actual hacia una sociedad que se dirige a un lento crecimiento mientras liquida su patrimonio nacional, o se puede resolver para ser una vez más, una sociedad dinámica, dispuesta a la asunción de riesgos para crecer más de un 3% cada año.

Lo que EEUU no puede hacer es esperar a crecer a una tasa anual del 2% de la era de Obama y de alguna manera financiar tanto el ObamaCare como el gasto militar estadounidense actual. Con la tendencia actual, el presupuesto de defensa de Estados Unidos inevitablemente se reducirá, a medida que el gasto militar de Europa tiende al 3, al 2% ,o menos, del PIB.

Siempre hay límites al poder de EEUU, y el liderazgo de Estados Unidos no significa intervenir de cualquier manera o militarmente. Se requiere, sin embargo, que el presidente de Estados Unidos crea que la preeminencia de EEUU es deseable y una fuente para el bien, y que a veces ello implica liderar con la fuerza desde la primera línea del frente.

Sin ese liderazgo de Estados Unidos, los crecientes signos de desorden mundial serán el presagio de cosas mucho peores en el futuro.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS