SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

España, punto focal de la crisis

The Wall Street Journal

0
0 votos
16-06-2012
Publicidad
http://online.wsj.com/article/SB10001424052702303822204577465882028259536.html?mod=WSJ_hp_us_mostpop_read http://online.wsj.com/article/SB10001424052702303822204577465882028259536.html?mod=WSJ_hp_us_mostpop_read

Los costos de endeudamiento de España se dispararon a un récord el jueves, avivando los temores de que el paquete de ayuda de 100 mil millones de euros previsto para los bancos no será suficiente para evitar un rescate mucho más grande para todo el país.

España acordó la semana pasada un plan de recapitalización bancaria – con el que esperaba restaurar la confianza de los inversores en la solvencia del país. En cambio, los inversores han seguido deshaciéndose de deuda española en medio de preocupaciones de que el acuerdo de hasta 100 mil millones cargue al gobierno con más deuda en un momento de profundización del malestar económico.
 
El rendimiento del bono del gobierno de España a 10 años terminó el jueves a un nivel récord en la era del euro: 6,931%, frente al 6,184% antes de que el acuerdo fuera anunciado el pasado fin de semana. Eso es preocupante porque el apetito de los inversores extranjeros en deuda española nueva ya se ha secado, obligando al gobierno a recurrir en gran medida a los bancos en dificultades del país para refinanciar su deuda.

Los economistas dicen que la dependencia cada vez mayor entre el Estado y sus atribulados bancos es insostenible y, finalmente, obligará a España a seguir Grecia –que tiene unas cruciales elecciones nacionales el domingo–, Portugal e Irlanda en la petición de un rescate en toda regla.

"Con los niveles de interés actuales, parece que algún tipo de asistencia a nivel estatal está en camino", dice Lyn-Graham Taylor, estratega de renta fija de Rabobank en Londres.

Esto probablemente requeriría un compromiso de varios cientos de miles de millones de euros, según los analistas. Lo que llevaría los recursos financieros de Europa hasta el límite, ya que España, la cuarta economía más grande de la zona euro, es significativamente más grande que cualquiera de los otros países que han necesitado ayuda. Un rescate de esa magnitud también pondría a prueba la cohesión política de la zona euro en medio de crecientes resistencias a los rescates en Alemania y otros países del norte de Europa.

Lo mucho que hay en juego en España se ha convertido en el punto focal de la crisis. España es probable que encabece la agenda de la reunión de la próxima semana del Grupo de los 20 países industrializados y en desarrollo en México. El primer ministro Mariano Rajoy puede reunirse el lunes con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, François Hollande, y el presidente de EEUU, Barack Obama, dijeron funcionarios.

Obama y sus principales asesores económicos han llevado a cabo una oleada de llamadas con los líderes del G-20 en los últimos días, tratando de construir un mensaje unificado acerca de reclamar una acción más rápida y más fuerte de Europa en su crisis de deuda.

Los funcionarios españoles, por su parte, continúan insistiendo en que tienen la situación bajo control. "Es importante mantener la calma, tenemos una hoja de ruta en términos de política económica y de las medidas que deben adoptarse", dijo el ministro de Hacienda, Luis de Guindos, aunque agregó que los costos de los préstamos actuales no son sostenibles.

El Servicio de Calificación de la firma Moody 's Investors socavaba aún más la confianza en la noche del miércoles, ya que rebajó tres escalones a España hasta Baa3.

"La acción de Moody para colocar la deuda del gobierno un punto por encima del grado de especulativa refleja la opinión de la agencia de calificación de que España se ha movido a una situación mucho más cercana a tener que buscar una ayuda directa" de los fondos de rescate de la UE, dijo Moody.

Los analistas de JP Morgan dicen que un programa de préstamos de tres años para el Gobierno español, los bancos del país y sus gobiernos regionales costaría entre 350 y 450 mil millones de euros. Eso tensaría los recursos de los fondos de rescate de la zona euro, que están programados para tener poco más de 700 mil millones a partir de julio, sobre todo si Italia, la tercera economía más grande de la región, necesitara también apoyo.

En una nueva señal de las dificultades económicas, el descenso de los precios de la vivienda en España se aceleró a una tasa de 12,6% anual en el primer trimestre, tras caer un 11,2% en el cuarto trimestre y el 7,4% en el tercero, lo que indica que la caída de la vivienda en España seguirá pesando en su economía. Después de caer un 26% desde su pico más alto en el tercer trimestre de 2007, muchos economistas estiman que tienen que caer todavía en torno al 25% antes de tocar fondo.

Por otra parte, los datos publicados por el banco central de España muestran que los préstamos netos medios a los bancos españoles del Banco Central Europeo en mayo subieron a 287,31 mil millones de euros, desde los 263,54 en abril. Como resultado de las dificultades que enfrentan los bancos locales en el acceso a los mercados financieros internacionales, España representa actualmente alrededor del 35% de los préstamos del BCE, mucho más que su cuota del 12% de la economía de la eurozona.

"Creo que esto probablemente es una bandera que marca algunas señales de advertencia en este momento.... que podrían presionar a los bancos españoles para obtener financiación en otro lugar", dice el economista de BNP Paribas, Ricardo Santos.

Esto elevaría la presión sobre el gobierno español, que ha llegado a confiar en los bancos locales que utilizan fondos del BCE para comprar deuda soberana. Según los últimos datos del Tesoro español, mientras que los inversores extranjeros han reducido sus tenencias de bonos españoles al 32% del total en marzo desde un 36% en diciembre, los bancos españoles han aumentado sus tenencias al 41% del total en marzo desde un 35% en diciembre.

Sin embargo, muchos observadores dicen que creen que España tiene algo de espacio para maniobrar. El Tesoro español ha recaudado alrededor de 50 de los 86 mil millones de euros previstos en emisiones de bonos durante 2012, y los analistas creen que tiene alrededor de 44 mil millones de dinero en efectivo. Tiene grandes amortizaciones de bonos en julio y otra en octubre, pero coinciden con el momento de grandes entradas de ingresos fiscales.

Huw Worthington, estratega de tasas europeas de Barclays Capital, dice que un rendimiento de los bonos a 10 años del 7% no necesariamente significa que España vaya a perder el acceso a los mercados financieros. "Los rendimientos italianos a 10 años llegaron a cotizar al 7,14% el año pasado" y luego se relajaron de nuevo, señala.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS