Internacional, visita de ministro de asuntos exteriores Chino a Brasil

Brasil y China, socios estratégicos

China y Brasil han logrado notables éxitos en la cooperación en diversos terrenos como polí­tica, economí­a, comercio, cultura y ciencia y tecnologí­a, y su asociación estratégica tendrá un gran potencial de desarrollo en el futuro.

0
0 votos
19-01-2009
Publicidad
Brasil se ha convertido en el mayor socio comercial de China en América Latina, mientras China es el cuarto mayor socio comercial de Brasil. Brasil se ha convertido en el mayor socio comercial de China en América Latina, mientras China es el cuarto mayor socio comercial de Brasil.
El ministro de Relaciones Exteriores de China, Yang Jiechi, llegó el dí­a 18 a la base aérea militar de Brasilia para comenzar su visita oficial de tres dí­as a Brasil.

Desde el establecimiento de relaciones diplomáticas, en particular después de la formación de la Asociación Estratégica China-Brasil, las relaciones bilaterales han mantenido una buena tendencia de desarrollo, destacó Yang.

El canciller dijo que el continuo desarrollo de relaciones entre China y Brasil no sólo promueve el bienestar de los dos pueblos, sino también da contribuciones importantes para el fortalecimiento de la cooperación sur-sur y la promoción de la paz, la cooperación y el desarrollo del mundo.

Durante esta visita que durará hasta el martes, Yang sostendrá entrevistas con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y con su colega brasileño Celso Amorim, con el objetivo de intercambiar opiniones sobre las relaciones bilaterales en la nueva coyuntura y los temas internacionales y regionales de interés común.

China y Brasil han logrado notables éxitos en la cooperación en diversos terrenos como polí­tica, economí­a, comercio, cultura y ciencia y tecnologí­a, y su asociación estratégica tendrá un gran potencial de desarrollo en el futuro.

La cooperación entre China y Brasil en los terrenos espacial y aeronáutico sirve como un buen ejemplo para la cooperación sur-sur en alta tecnologí­a. Los dos paí­ses lanzaron conjuntamente dos satélites de recursos terrestres (CBER-1 y CBER-2) de su propia fabricación y diseño en 1999 y 2003.

Las imágenes enviadas de estos dos satélites han sido utilizadas para la agricultrura, silvicultura, tierras, recursos minerales, conservación del agua, cartografí­a, protección del medio ambiente, vigilancia de desastres y urbanismo.

China y Brasil planean enviar otros tres satélites del mismo tipo en los próximos años, según Sun Laiyan, director general de la Administración Nacional del Espacio (ANE) de China.


La Empresa Brasileña de Aeronáutica (Embraer) estableció una empresa de inversión mixta con un socio chino en la ciudad nororiental china de Harbin. Esa empresa mixta, con una capacidad de producción anual de 24 aviones regionales, ha entregado a South China Airline la primera serie de aparatos.


En cuanto a la cooperación energética, la empresa brasileña Petrobras y la china Sinopec establecerán empresas mixtas para la explotación petrolera en todo el mundo.

Ambas partes explotarán petróleo en los mares de Brasil y China en un futuro cercano, y en los mares de África, Venezuela, Colombia y México a largo plazo,

Las empresas chinas también han aumentado inversiones en Brasil aprovechando sus ventajas de capital y tecnologí­a. La Empresa Siderúrgica Baoshan en Shanghai está construyendo un complejo siderúrgico en el paí­s sudamericano, que es uno de los mayores proyectos de inversión china en el exterior.

Brasil se ha convertido en el mayor socio comercial de China en América Latina, mientras China es el cuarto mayor socio comercial de Brasil.

Posee la sexta mayor reserva de uranio del mundo, pero puede pasar el tercer lugar si amplia sus exploraciones, que hasta ahora cubrieron sólo 30 por ciento de su territorio.

A China le interesa tanto el uranio como la ingenierí­a nuclear brasileña, que ofrece costos más bajos y tecnologí­a también competitiva, sostuvo. Brasil pasarí­a entonces a disputar el mercado mundial del sector, estimado en 20.000 millones de dólares anuales.

Tendrí­a un impacto comercial, económico e incluso geopolí­tico, Sumado a la cooperación aeroespacial entre Brasil y China, considerado un éxito ejemplar, contribuye a incrementar el peso internacional del bloque de los grandes paí­ses en desarrollo.

Brasil es uno de los poderes en alza del Sur que iniciaron un cambio en los ejes del poder global en la última década. Su reclamo por un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y el rol protagonista que juega en el G20, son sólo dos indicadores del fortalecido rol que Brasil juega como un poder Regional con ambiciones globales. Su creciente importancia se ve también reflejada en el surgimiento del paí­s como un donante de asistencia para el desarrollo de otros paí­ses en ví­as de desarrollo.

China percibe a Brasil como un socio estratégico en el proceso de redefinición del orden internacional.

Durante años, China y Brasil han implementado una cooperación polí­tico-estratégica tendiente, sobre todo, a lograr un cambio en las reglas de juego del comercio internacional. Estableciendo un tipo de relaciones que se encamina a dar una respuesta multipolar no solo a las cuestiones comerciales sino polí­ticas y militares en el mundo.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad