Luchas vecinales: La Macarena.

Arrancando el duende a 13 familias

Es regalar un bocado suculento a las constructoras sedientas en estos momentos de beneficios, en este barrio histórico de la Macarena,

0
0 votos
18-01-2009
Publicidad
Arrancando el duende a 13 familias
No es nada nuevo, empresas constructoras compran a bajo precio edificios con bastantes años y se encargan de desalojar bien por ruinas, bien por amenazas, a vecinos y ancianos que viven en ellos toda su vida y que de pronto se ven en un proceso en el que solo les queda reclamar el hogar en el que siempre han vivido o verse al cielo raso.
El barrio de Begoña (en la Macarena) de Sevilla se concentrarán durante 12 horas el próximo miércoles frente al ayuntamiento portando sus muebles para pedir una solución para un grupo de vecinos de la zona que tienen anunciado el desahucio.
Carlos Serrano, portavoz de los vecinos afectados declaró que ni la Junta de Andalucía ni el Ayuntamiento les ha dado ninguna solución al respecto y recordó que estos vecinos están amenazados de desalojo y “acosados” por la especulación desde que una empresa constructora compró el edificio. De las 25 familias que vivían el el en régimen de arrendamiento, 13 de ellas ya se han ido por miedo, y todo el barrio apoya a las familias que quedan. El lunes se celebrara del juicio de una de ellas Esperanza de 88 años.
Es necesario que se tomen medidas ante hechos como este, que especulan con la vida y el hogar de la gente una vez que se les ha sacado el pringue. Se diseña un proyecto para un barrio sin contar con los que en ellos viven, la ley es solo la del beneficio, poco importan los contratos de arrendamiento o de renta antigua, la vía mas rápida y rentable para quitarse de encima negociaciones para que la gente decida sobre sus hogares y sus derechos que de poco parecen valer en este caso. Es regalar un bocado suculento a las constructoras sedientas en estos momentos de beneficios, en este barrio histórico de la Macarena, suculento bocado de un barrio de arraigo en la que el día a día de tantos años y tantas familias han ido forjando la personalidad de un lugar al que uno va cuando pasa por Sevilla.
Los vecinos por su parte nunca dejaron de pagar el alquiler ni la comunidad, pero por supuesto, como suelen hacer en estos casos, la estrategia ha sido la dejadez del mantenimiento del edificio lo que da lugar a la esperada situación por parte de los constructores de poder desahuciar y llevar a delante sus proyectos.
Esperemos que esta lucha vecinal nos traiga buenas noticias, que los vecinos puedan mantener sus hogares, y que el barrio de la Macarena sigua teniendo ese duende que tanto atrae a todo el que pasa.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad