El Estado de Israel y el imperialismo

El sheriff de Oriente Medio (6)

En los años 80 la llegada de Reagan a la Casa Blanca para frenar al expansionismo soviético supone un incremento de la tensión en Oriente Medio. Israel invade Lí­bano en una sangrienta guerra.

0
0 votos
16-01-2009
Publicidad
Fue Eisenhower el primero que denominó a Oriente Medio como "el área de mayor importancia estratégica del Mundo". No se puede entender la existencia del Estado de Israel -ahora que han pasado 60 años desde su creación- de su colocación en el tablero mundial, y de su papel, absolutamente estratégico para el hegemonismo norteamericano, de gendarme de sus intereses en el Medio Oriente. Fue Eisenhower el primero que denominó a Oriente Medio como "el área de mayor importancia estratégica del Mundo". No se puede entender la existencia del Estado de Israel -ahora que han pasado 60 años desde su creación- de su colocación en el tablero mundial, y de su papel, absolutamente estratégico para el hegemonismo norteamericano, de gendarme de sus intereses en el Medio Oriente.
6. La Primera Guerra del Líbano (1982)
 
A finales de la década de los 70 y principios de los 80 la Guerra Fría da un salto cualitativo. EEUU ha quedado sumido en una profunda crisis política, social, económica y militar tras el fracaso de Vietnam, y cada año pierde terreno ante la otra superpotencia o ante el avance de los pueblos del mundo. La clase dominante norteamericana no es capaz de articular una respuesta, y eso permite a Jimmy Carter llegar al poder, con una línea de “promoción de la democracia y los derechos humanos” en todo el mundo.
 
La URSS de Breznev, en la cúspide de su poderío –ha sobrepasado a EEUU en tropas y armamento convencional e igualado en el armamento nuclear- aprovecha el retroceso norteamericano y la inconsistencia de la línea Carter y se lanza a la ofensiva. En diciembre de 1979, los tanques soviéticos invaden Afganistán, cuestionando abiertamente el reparto del mundo surgido de la II Guerra Mundial.
 
El enfrentamiento entre las dos superpotencias da un salto cualitativo, colocándose en un plano de antagonismo superior. La Guerra Fría entra en un etapa prebélica. La invasión de Afganistán supone un revulsivo para la oligarquía norteamericana, que reacciona defenestrando a Carter y colocando en la Casa Blanca a Reagan y su equipo de “halcones”, decidido a plantar cara a la URSS y ganar la Guerra Fría. EEUU va a poner firmes a todos sus aliados y satélites, en función de la nueva situación, y esto se va a trasladar inmediatamente a Israel y Oriente Medio.
 
La OLP de Yasser Arafat se había asentado en la frontera de Jordania, pero los sangrientos hechos de septiembre de 1969 –lo que se conoce como el septiembre negro- , donde el ejército real de Jordania atacó los campamentos de refugiados, masacrando a decenas de miles de palestinos, provocaron un éxodo masivo de palestinos a Siria y sobretodo a Líbano.
 
Lïbano era  entonces la “Suiza de Oriente Medio”, un país multiétnico que había escapado relativamente a los enfrentamientos con Israel. El asentamiento en el sur de Líbano de gran número de refugiados palestinos, hizo que los enfrentamientos entre las guerrillas de la OLP y el ejército israelí fueron subiendo de tono.
 
En 1978, Israel invade el sur de Líbano en lo que se conoce como la “Operación Litani”, matando a más de 1000 civiles en el ataque. La ONU aprobó varias resoluciones que instaban a Israel a abandonar el sur de Líbano. Tel Aviv se retiró, aunque dejó ocupada una franja denominó una “zona de seguridad”. Pero durante los meses de invasión, Israel había formado y entrenado una milicia cristiana libanesa –las falanges cristianas del Ejercito del Sur de Líbano (ESL)-, creando el germen de la guerra civil.
 
En el verano de 1982, el Tsahal, al mando del general Ariel Sharon invaden nuevamente Líbano en la operación llamada “Paz para Galilea”. Pero en esta ocasión la invasión busca un objetivo distinto. Beirut es sitiada y bombardeada durante dos meses, hasta que las fuerzas de la OLP aceptaron salir de la capital.
 
Durante el asedio y ocupación de Beirut se vivió una de las peores masacres perpetradas por el Estado de Israel contra el pueblo palestino: las matanzas de Sabra y Chatila. Dos campamentos de refugiados palestinos situados en las afueras de la capital fueron rodeados y acordonados por el ejército israelí al mando de Sharon. Por la noche, el Tsahal abríó las puertas del cordón para que penetraran las falanges de la ESL a perpetrar una orgía de sangre contra hombres mujeres y niños. Más de mil refugiados fueron ejecutados con gran violencia.
 
Las fuerzas israelíes se retiraron hasta el norte de Sidón en julio de 1983, ocupando la zona entre Sidón y la frontera hasta 1985, replegándose al la “zona de seguridad”. Mientras tanto Líbano, y principalmente su capital Beirut, se desgajaban en una sangrienta guerra civil entre las facciones palestinas y la guerrilla libanesa de Hizbulá, y las facciones armadas por Israel. Como en tantas partes del mundo, las dos superpotencias se enfrentaban a través de fuerzas interpuestas (las guerrillas palestinas estaban fuertemente influenciadas por la URSS).
 
La Primera Guerra de Líbano dejó un balance de decenas de miles de muertos. Pero no será la última vez que Israel agredirá al vecino del norte. En la próxima entrega trataremos como el fin de la Guerra Fría, el colapso de la URSS y la llegada del Nuevo Orden Mundial norteamericano van a cambiar el panorama en Oriente Medio.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad