El paro, principal problema para la mayorí­a de ciudadanos

Paro, inmigración e información tendenciosa

A medida que la crisis se agudiza...

0
0 votos
16-01-2009
Publicidad
A medida que la crisis se agudiza, los mismos que ayer alentaban la llegada de trabajadores inmigrantes, hoy se alarman ante el germen de conflicto social que su existencia puede desatar. Sólo unas horas después de que el parlamento no considerara urgente la comparecencia de Zapatero para explicar sus medidas contra la destrucción de empleo y la retrasara hasta mediados del mes de febrero, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hací­a pública su encuesta del mes de diciembre, en la que el 47% de los encuestados contesta que el paro es el principal problema que existe actualmente en España.
 (EFE) Zapatero rechaza explicar este mes en el Congreso sus medidas contra el desempleo, pero el paro se ha convertido en la principal preocupación de los españoles
(EFE) Zapatero rechaza explicar este mes en el Congreso sus medidas contra el desempleo, pero el paro se ha convertido en la principal preocupación de los españoles
A medida que la crisis se agudiza, los mismos que ayer alentaban la llegada de trabajadores inmigrantes, hoy se alarman ante el germen de conflicto social que su existencia puede desatar. Sólo unas horas después de que el parlamento no considerara urgente la comparecencia de Zapatero para explicar sus medidas contra la destrucción de empleo y la retrasara hasta mediados del mes de febrero, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hací­a pública su encuesta del mes de diciembre, en la que el 47% de los encuestados contesta que el paro es el principal problema que existe actualmente en España.
En segundo lugar, pero ya a gran distancia, para el 26,7% el principal motivo de preocupación son los problemas de índole económico. El terrorismo ocupa el tercer lugar con el 5,9%, mientras la inmigración se sitúa en cuarto con el 4,5%. Idéntico porcentaje, aunque suene sorprendente (pero no lo es tanto ya que sistemáticamente aparece en un puesto similar), a los que piensan que el principal problema de España son la clase política y los partidos políticos.

Al descender sin embargo al terreno personal, es decir, no lo que uno piensa que son los principales problemas del país, sino aquellos que más le afectan personalmente, aparece una clasificación distinta. En la que los problemas de índole económico ocupan el primer lugar para el 31,6% de los encuestados, el paro viene a continuación para el 25,7%, e inmediatamente después se sitúan la vivienda (para el 4,9%), las pensiones (para el 2,7%) y la inseguridad ciudadana (con el 2,6%).
Pero si hay un hecho de la encuesta del CIS que sobresale por encima de cualq
uier otro es la presentación que de él han hecho una buena parte de los medios de comunicación, y en primer lugar la mayoría de las televisiones, con mucho los medios con mayor impacto en la creación de opinión pública por su audiencia masiva. Habitualmente, en sus barómetros mensuales, el CIS añade una serie de preguntas sobre un tema específico, en este caso la existencia o no de discriminación en la sociedad española por motivos étnicos, de sexo, de religión, de orientación sexual...

A la pregunta de si el encuestado prefiere vivir en una sociedad con personas de diferente origen, cultura y religión, el 43% contestó afirmativamente, mientras que un 44,7% se mostró partidario de una en la que la gran mayoría de la gente tenga el mismo origen, cultura y religión. Es decir, lo que en técnica electoral se llamaría un empate técnico.

Pues bien, el titular con el que la mayoría de telediarios abrían ayer su información es que “la mayoría de españoles preferiría vivir en una España en la que la gente tenga el mismo origen, cultura y religión”. Un titular que, así presentado, tiende a llevar a la conclusión de que una mayoría social considera excesivo, o al menos “molesto”, la gran afluencia de inmigrantes en los últimos años a España por la diversidad de orígenes, cultura y religiones que traen consigo. 

Si de entrada ya es sorprendente que una encuesta dirigida a conocer el grado de discriminación existente comience con una pregunta de esta naturaleza, la sorpresa da paso a la indignación al conocer el tratamiento informativo que se le da. ¿Qué es lo que se busca con ello? ¿Qué clima de opinión se trata de inculcar en la sociedad española? ¿A qué ese interés en ofrecer conclusiones falaces e informaciones tendenciosas que sólo contribuyen a dar cobertura a los argumentos de tipo racista y xenófobo?

A medida que la crisis se agudiza, los mismos que ayer alentaban la llegada de trabajadores inmigrantes en cualesquiera condiciones a fin de explotarlos a conciencia, hoy se alarman ante el germen de conflicto social que su existencia puede desatar. Hay que estar alerta.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad